jueves, 23 de julio de 2015

ECHO & THE BUNNYMEN: 35 AÑOS DE CROCODILES

CROCODILES
ECHO & THE BUNNYMEN
KOROVA (1980)
Tuve la oportunidad de verlos dos veces en vivo, la última, el pasado mes de noviembre en Lima, promocionando su nuevo material pero sin duda la primera década de los 80s fue la época del esplendor creativo de Echo & The Bunnymen, y su álbum debut Crocodiles, lanzado el 18 de julio de 1980, significó el punto de partida para una seguidilla de obras maestras de la música contemporánea, Heaven Up Here (1982), Porcupine (1983), y Ocean Rain (1984). 
El antecedente más remoto de los bunnymen fue The Crucial Three, una pseudo-banda conformada por Ian McCulloch, Julian Cope (después fundador de Teardrop Explodes) y Pete Wylie, líder de Wah!, grabando solo un par de canciones y nunca presentándose en vivo. Es así que la historia de los "hombres conejo" y su LP estreno empieza en 1978, cuando Ian McCulloch (5/5/59) conoce al cheff de cocina y guitarrista Will Sergeant (12/4/58) y ambos empiezan a ensayar acompañados de una caja de ritmos, que la llamarían "Echo" para luego unírseles el bajista Less Pattinson (18/4/58), amigo de la escuela de Will, grabando algunos demos, siendo su primera presentación oficial el miércoles 15 de noviembre de 1978 en el Eric’s Club en Mathew Street de su natal Liverpool, Inglaterra -un club punk donde desfilaban las “estrellas” del futuro- teloneando a los Teardrop Explodes, de Julian Cope, fungiendo su caja de ritmo como baterista. Unos nerviosos Bunnymen, con un Ian de cabello multicolor emulando a su ídolo David Bowie, tocarían ante unas 30 personas por casi 15 minutos.
15/11/1978 el debut de Echo & The bunnyen en el Eric's Club de Londres
Bill Drummond de Big In Japan (años después The KLF) crearía el sello ZOO, y lanzaría justo cuando Ian cumple los 20 años, el primer single de la banda “Pictures On My Wall”/Read It In Books”. Esta producción les serviría para firmar por el sello Korova en diciembre de 1979. En 1980 llegaría un baterista de carne y huesos, Pete De Freitas (2/8/61) natural de Puerto España, Trinidad y Tobago, quien dejaría deslumbrado a los otros integrantes de la banda tras una audición. Una vez en Korova, se lanzó el single “Rescue”, producido por Ian Brudie (The Lightning Seed) otra vez en el onomástico de McCulloch. En mayo de 1980 conocen al fotógrafo Anton Corbijn, quien les ayudó a definir su look (que en sus inicios era de tendencia militarizada -cercana al film Apocalypse Now- e hizo que sus seguidores imitarán su vestimenta) y más adelante dirigiría algunos videoclips del cuarteto como “Seven Seas” y “Bring On The Dancing Horses”.
La banda en virtud a sus generosos directos y buenos comentarios de la crítica, iría ganando adeptos y también notoriedad, gracias a las polémicas declaraciones de su vocalista, quien por esa razón llegaría a ser conocido como “Mac La boca”.
CROCODILES 
Less, Ian y Will aún sin Pete
Grabado en tres semanas en los estudios Rockfield de Gales, producido por Ian Broudie y The Chamelons (el alias usado por la dupla Bill Drumnond y David Balfe), Crocodiles colocó el sombrío punto de partida, de la obra de los bunnymen. 
Esta primera obra de la banda va desde los intensos y enrarecidos crescendos de “Going Up” introduciéndonos por sus hipnóticos parajes, impregnándose en medio de sus nebulosas atmósferas, las espectrales voces de McCulloch. La nostálgica "Stars Are Stars" es melódico pop combinándose con psicodelia, mientras que "Pride" posee arrebatos de soniridad "setentera" y exhibe las primeras experimentaciones de la banda con sonidos exóticos, como sus pinceladas de guitarra arabesca y percusiones tribales. La fantasmal voz de Ian, el pegadizo "Keymon", teniendo como fondo una siniestra guitarra, son adictivos en "Monkeys", casi sin respirar prosigue esa frenética marcha rítmica de bajo y batería, concebida por la endiosada sociedad Pattison-DeFreitas en "Crocodiles", tema que da titulo al disco, para luego yuxtaponerse los guitarrazos rocanroleros de Sergeant y McCulloch.  
El pop clásico de "Rescue" es más que cautivador, imposible no contagiarse del "...Is this a blues I'm singing?..." .La genial y ascendente "Villiers Terrace" cimentada sobre los mágicos teclados de Balfe, suena realmente majestuosa. Los fantasmales climas sonoros de “Picture On My Wall”,  la tensa “All That Jazz”,   hasta las tenebrosas y macabras atmósferas de “Happy Death Men” son otros puntales del disco debut. El sonido del álbum es contundente a pesar de su minimalismo, exhibiendo a un precoz McCulloch imponiendo con autoridad su voz de barítono y a un Sergeant de impresionante firmeza con la guitarra.
Dos décadas después de su lanzamiento Ian McCulloch declararía sobre el álbum, "existía una verdadera primavera. la guitarra de Will podía arrancarte la cabeza. Las líricas trataban de nosotros creciendo. La gente siempre decía que en el LP parecíamos drogándonos. Pienso que reflejaba a los tres rockeando en esos días", efectivamente la fuerza que Pete DeFreitas le imprimía a su batería era extraordinaria, así como su asociación rítmica con el bajo de Less Pattison, las experimentaciones de Will con su guitarra de lo más delirantes y la épica voz de McCulloch alcanzaban niveles sobresalientes. Crocodiles resultó la combinación ideal entre el fatalismo y el optimismo, el inicio del divino sonido bunnymen que treinta y cinco años después continua siendo un deleite  a los oídos. 

"The pictures on my wall/Read it in books"-el primer single

"Rescue"- el segundo single

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario