martes, 4 de junio de 2013

DURA COSA TE ES DAR COCES CONTRA EL AGUIJÓN- (Mi conversión al mundo sonoro de Nick Cave & The Bad Seeds) (Parte 1)



La última producción de Nick Cave & The Bad seeds ha generado reacciones favorables entre sus fans, algunos amigos “le han pedido perdón públicamente”  por haber blasfemado en su contra tras opinar desfavorablemente sobre lo que consideraban algunos fallidos álbumes. Push The Sky Away lanzado en febrero pasado, es la obra redentora de Cave que ha logrado renovar la fe de sus devotos seguidores, y sobre todo de aquellos que creyeron que ya la creatividad era algo que se le estaba apagando de a pocos al “crooner infernal y sus malas semillas”.
Mi intención no es ahora escribir mis impresiones sobre el último disco de Nick Cave (aunque me muero de ganas de hacerlo ya) sino hacer una serie de reseñas sobre mi reciente conversión a su “sacrílega” e innovadora obra musical que abarca un periodo de tres décadas, e ir desde sus inicios hasta el Push Away The Sky, con la única intención de mostrar mi admiración por este grande de la música contemporánea y por allí conseguir algunos  “nuevos conversos” a su perturbador credo.
“MI CAMINO A DAMASCO”
¿Por qué no escuchabas mis discos?
Kicking Against The Pricks es el título de uno de sus primeros álbumes de Nick y su banda, en la que se hace referencia a la cita bíblica del libro de Hechos de los Apóstoles capítulo 29:14 cuando Pablo relata ante el rey Agripa su conversión al cristianismo. Conocido como Saulo de Tarso, este hombre era un implacable perseguidor del cristianismo, pues desde su perspectiva de fariseo muy instruido creía que estaba en lo correcto hasta que un día cuando viajaba hacia Damasco, se le apareció Jesús y le preguntó: “Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? Dura cosa te es dar coces contra el aguijón”.
En tiempos antiguos, para hacer andar a un animal de tiro y entonces dirigirlo, se usaba un aguijón, o sea, una vara larga que tenía una punta de metal. ¿Qué pasaba si el animal se resistía a ir en cierta dirección? Pues daba de topes, o coces contra el aguijón. Sólo se conseguía lastimar a sí mismo con la punta de metal. Para Pablo perseguir a los cristianos era igual que pelear contra Cristo y hacerse daño a sí mismo. Él había tenido tan cerca la verdad pero sin embargo había actuado con resistencia rebeldía e indiferencia ante ella, pero desde el día que se convirtió fue un ferviente defensor y propagador de su nueva fe.  
Guardando las distancias, algo similar me ocurrió cuando hallé la música de Nick Cave & The Bad Seeds, pues siempre la tuve muy cerca pero a la vez la ignoré con absoluta indiferencia durante muchos años (aún décadas), a pesar de los halagadores comentarios que siempre hicieron de su obra mis  amigos Marco Rivera y Carlos Quinto, tanto en la época de  Caleta como en la de Interzona, no sabiendo que yo mismo me estaba excluyendo realmente de disfrutar de música fuera de este mundo, de aquella que sólo la crean ciertos iluminados; pero creo que Carlos siempre tuvo fe de que algún día me dignara a escuchar a Nick. Hasta que hace un par de años, hastiado de escuchar lo mismo de siempre y con ansias de hallar sonidos nunca antes oídos que me causen emociones no experimentadas, me atreví a obtener algunos discos de Nick y por fin darle “pelota” a esos plásticos que por casi dos décadas menosprecié, compré su disco Tender Prey a penas escuché “The Mercy Seat” sentí algo maravilloso dentro de mi ser, una mezcla de emociones que pocas veces una pieza musical había logrado, “City of Refuge” me hizo alucinar con su pestífero y salvaje mezcla de blues, western y rok’n’roll, era realmente lo que estaba buscando, experimenté una especie de epifanía musical, y decidí ir en la búsqueda de más música de Cave.
Quizás por mi nobilísima conversión musical al mundo sonoro de Nick Cave & The Bad Seeds no sea el más indicado para hablar sobre su obra pero no puedo ir contra mis ganas de hacerlo, y compartir mi nuevo “credo” musical. Así que ahí le vamos y haber qué tal sale.
ERASE UNA VEZ THE BIRTHDAY PARTY
Nicholas Edward Cave nació en Warracknabel, Australia, el 22 de septiembre de 1957.  El que su padre haya sido profesor de literatura y su madre bibliotecaria, parece haber influenciado en gran manera en la prolífica pluma lirica de Nick. Así como el haber sido de niño, miembro del coro infantil de la iglesia anglicana. Luego se mudaría a Melburne en donde uniría al coro de la escuela y practicaría el piano.
En 1973 Nick conoció en Caulfield Grammar a Mick Harvey, Tracy Pew y Phill Calvert, respectivamente el guitarrista, bajista y baterista de lo que sería su primera banda. A los 19 años Nick perdería a su padre quien murió en un accidente automovilístico.  
Harvey, Nick,Pew y Howard, desquiciados rostros.
Después de dejar la escuela en 1977 bautizaron su banda con el nombre The Boys Next Door, Rowland S. Howard se uniría a la banda en 1978 como guitarrista. Esta banda hasta el año de su disolución en 1980 exploró con diversas variantes del punk para luego cambiar de nombre a The Birthday Party y emprender la marcha hacia Londres, desanimados por la falta de progreso en su nativa Australia y buscando un lugar donde puedan abrirse las puertas para su salvaje pero creativa música. Sin embargo se llevarían una gran sorpresa al descubrir una ciudad dominada por los nuevos románticos y el pop. A pesar de ello allí estaban los rupturistas de 4AD para abrirles las puertas y sacar el álbum Prayers On Fire en 1981, llamando la atención por sus desquiciadas, y a menudo violentas presentaciones. Por aquella época destaca su descarnado tema de aliento gótico “Release The Bats”.  Pero su obra cumbre sería sin duda Junkyard , disco psicótico en donde el caos se ve reflejado en la música tan poderosa, sucia y sin adornos que estos tipos podían crear. Basta con escuchar “Dead Joe”, "Kiss Me Black", “6 Gold Blade”, “Hamlet” (Pow Pow Pow) o “Junkyard” para dar testimonio de ello.  El álbum a pesar de mostrar ciertos aires jazzísticos y bluseros en piezas como “She’s Hit” o “The Dim Locator”, es considerado por muchos como rock gótico, quizás más inclinados en destacar el look de Nick que en escuchar atentamente su música. Junkyard  luce visceral, genial y fresco a pesar de los años transcurridos.
La última edición de Junkyard

El año pasado este álbum fue remasterizado de las cintas originales, y lanzado en una edición especial en vinilo, acompañado por el 7” Bonus de “Release The Bats” y “Blast Off” y que además trae el cd conteniendo el álbum completo más las canciones extras. 
Antes de separase, la banda sacaría el EP Mutiny! (1983). En su última presentación los Birthday Party pondrían el colofón perfecto a su obra, tras atacar a su público (entre los que estaba Dave Gahan [depeche mode]) y desatar una gresca descomunal en pleno concierto, en un interminable intercambio golpes. The Birthday Party había sido la banda más original y vanguardista de Australia. Nick Cave y Rowland S. Howard cada quien por su lado iniciaría sus propios proyectos. 
“NO SON TODOS, PERO SON TODOS LOS QUE TENGO”
Por ahora mi colección completa
Por mi reciente conversión al mundo sonoro de Nick & The Bad Seeds no tengo toda la colección completa, pues todavía me falta adquirir tres álbumes de estudio, Henry’s Dream, No More Shall We Part  y Nocturama, además de un par de discos en vivo, recopilatorios y videos en concierto;  pero creo que tengo los básicos (mira la foto) y que para mi suerte en su mayoría pertenecen a la excelente reedición que sacó Mute Records el 2009 de toda la colección completa, en la que cada disco remasterizado viene acompañado de su respectivo dvd-documental y booklet que me permite hablar un poco sobre cada álbum y su contexto. Otra ayuda son las añejas publicaciones de mi archivo con información y comentarios sobre la banda.
Algo que resalto en la obra de  Nick & The Bad Seeds es que se trata de álbumes de una calidad superlativa (por lo menos los que tengo), en donde no hay ninguno que sea bueno, sino que todos son excelentes, podría escucharlos uno y otra vez sin saltearme las pistas.
Sin más preámbulos vayamos desde los inicios…
FROM HERE TO ETERNITY(1984)
Una vez terminado The Birthday Party Nick Cave, ya tenía material listo para crear una nueva producción. Para este disco Nick trabajó con Blixa Bargeld, líder de  Einstürzende Neubaten, Hugo Race, Barry Andamson ex bajista de Magazine, Mick Harvey ex Birthday Party y Anita Lane. 
En 1984 vociferando cantos (gritos y alaridos) desgarradores, angustiantes y  torturantes, muy bien acompañados por perturbadores y abrasivos redobles de batería con extraños arreglos de guitarra, filosos punteos de bajo y tétricos golpes de piano, Nick Cave & The Bad Seeds realizan un más que auspicioso debut, un certero golpe a los nervios con desquiciada y esquizofrénica  música. Suspenso, rabia, paranoia son solo algunos sentimientos que hacen escarapelar nuestro cuerpo al escuchar una y otra vez este magnífico álbum compuesto por sólo siete pero extensas canciones en donde lo infernal y visceral se unen para darnos casi una hora de desconcertante cautividad sonora. Nick y su banda plasman un álbum totalmente alejado de los estándares del rock convencional y nos brinda un bosquejo de hacia dónde se perfilará su obra musical en los siguientes álbumes.
From Her To Eternity luce innovador sin recurrir a la tecnología (tan en boga por aquella época) sino simplemente utilizando instrumentos básicos como guitarra, bajo, batería, piano y armónica, y tomando como referencia el blues y el Western, de allí lo innovador, reinventar la música con estilos menospreciados por esos años. Para Nick fue un disco muy experimental, algo opuesto a lo que era la música por aquel entonces, en un ambiente británico dominado por el pop, el post-punk y la new wave. La música producida por los Bad Seeds era una especie de mezcla entre Elvis Presley, Johnny Cash y los Sex Pistols, con un sonido vanguardista y noise.
Mick Harvey el multiinstrumentista (batería, bajo, guitarra, piano, etc.) Bad Seed que por décadas acompañó a Nick manifestó lo siguiente con respecto a la visión de Cave para este álbum: “Nick estaba buscando hacer la música que realmente quería hacer, pero entonces no sabía muy bien cuál era…”. Nick también habría manifestado a algunos allegados “quiero componer canciones muy tristes. Tan tristes como cogerle el meñique a alguien y partírselos en tres pedazos”. El enfermizo rostro de  Nick Cave en la portada del álbum es una clara muestra de lo que musicalmente vendría dentro del empaque.
Los culplables de concebir tremendo disco
El álbum se inicia con “Avalanche” un cover del gran Leonard Cohen, versionado por Nick de una manera siniestra y misteriosa logrando una atmósfera terrorífica alucinante. “Cabin Fever” es una marcha atronadora que se inicia con el punteo salvaje del bajo y prosigue con una sarta de golpes enfermizos de batería y guitarras que parecen estar siendo estranguladas y que se confabulan a la perfección con el malsano y demente ¿canto? de Cave. En “Wall Of Misery” los golpes secos de la percusión y los rabiosos gemidos acompañados por el canto de Cave y un coro que parece de almas condenadas en el infierno (“Oh the same God that abandon'd her Has in turn abandon'd me /Deep in the desert of despair /I wait at the well of misery”), son tamizados por los sonidos de la armónica y otra vez esas bizarras guitarras, que nos transportan a un ambiente de western maldito, dando brillos por momentos del blues más salvaje y crudo. Luego vendría la excelente “From Her To Eternity” canción que da título al álbum, compuesta por Nick y su novia de esa época Anita Lane,  que lo escribieron sentados en la cama de un hotel de Brixton, en cuanto a la música Blixa y Hugo Race logran crear unas capas sonoras alucinantes con sus guitarras que no suenan para nada a guitarras convencionales, el tema es una marcha en ascenso a la que se va uniendo siniestros golpes de piano y los alaridos de Nick, esta pieza junto con “Saint Huck”, llevan al disco a su clímax máximo, en este tema otra vez la dupla de guitarras se encargan de crear ambientes sonoros surrealistas, así como ese infernal bajo y canto orate de Cave, además de esa batería golpeada con rabia construyendo una sonoridad oscura y aterradora, simplemente genial. Cierran el álbum “Wing Off Flies” otro crudo blues con minimalista instrumentación y su jocoso inicio con Nick relatando “…She loves, she loves me not” como deshojando margaritas con patética ironía, y “A Box For Black Paul” con un Nick relatando al compas de los lúgubres y misteriosos sonidos producidos por su piano, parte de su historia con The Birthday Party.
From Her To Eternity es sencillamente un álbum genial, quizás entre los 10 mejores álbumes debut que banda o solista alguno dentro del mundo de la música contemporánea haya podido concebir. En la excelente reedición del 2009, lanzada por Mute Records, está acompañada por un dvd que contiene el audio de “In The Ghetto” el primer single de la banda, lanzado antes del LP, un excelente cover que hace de Elvis Presley y que formaba parte de su repertorio en sus presentaciones en vivo, así como “The Moon Is In The Gutter” y la versión de 1987 de “From Her To Eternity” usada por Win Wenders para el film Der Himmel Über Berlin (El cielo sobre Berlín).  Además de un interesante documental sobre el contexto en que se realizó el álbum, con declaraciones de gente allegada a Nick Cave, y el video de “In The Ghetto”. 
THE FIRSTBORN IS DEAD(1985)
Hacia noviembre de 1984 la banda se reduce a cuarteto, conformado por Nick, Blixa, Adamson y Harvey quienes graban este álbum en los míticos Hansa Studios de Berlín que según los músicos contribuyó en sobremanera a las atmósferas sónicas del discos, logrando plasmar un sonido de sucio folk que nos evoca a desérticos ambientes western. Mick Harvey definió  a The Firstborn Is Dead como “un álbum absolutamente pervertido de blues…” que lo hicieron a sabiendas que no se  trataría de uno de blues tradicional. Al igual que su anterior disco, está conformado por siete extensas canciones de música densa, oscura y extraña  totalmente fuera del contexto ochentero, se trata pues de un álbum totalmente alternativo, pues en esa época ¿a quién se le ocurriría hacer un disco inspirado en el blues?  Solo a Nick Cave & The Bad Seeds.
The Firstborn Is Dead, muestra la obsesión de Nick hacia la música de la parte sur de los Estados Unidos y la literatura gótica sureña. La temática del álbum transcurre entre la opresión y la libertad, el lamento y la pérdida. Musicalmente nos  muestra una sonoridad básica y cruda, un trabajo que serviría de transición a lo que Nick y su banda presentaría más adelante.
Fotografía que se uso de portada para el single "Tupelo"
“Tupelo” es la pieza que inicia el disco y comienza con el sonido de una tormenta eléctrica, con un bajo de ritmo repetitivo, Barry Andamson mencionaría que solo trataba de hacer su interpretación del sonido del trueno. Este tema se inspira en la canción de John Lee Hooker  de 1959, “Tupelo Blues”, acerca del nacimiento de Elvis (Tupelo, Misisipi) en medio del diluvio universal   en clara referencia bíblica, mezclándose lo real con lo ficticio. Los instrumentos son ejecutados de manera salvaje logrando una sonoridad cruda y estridente creando un ambiente claustrofóbico. Los sencillos riffs bluseros en “Say Goodbye To The Little Girl” van construyendo un dinámico e inusual sonido que resulta difícil describirlo. Los alaridos de Nick anuncian la llegada de uno de mis temas favoritos “Train Long-Suffering”, ¿cómo lo definiría? Simplemente como una marcha frenética “sureña” con alta dosis de adrenalina. “Black Crow King” es un psicodélico y rudimentario blues (I am the black crow king/Keeper of the nodding corn/Bam! Bam! Bam! Bam!/All the hammers are a-talking/All the nails are a-singing/So sweet and low). “Knockin’ On Joe” es una excelente pieza marcada por el sonido seductor y siniestro del piano que transcurre de manera ondulante, además del peculiar canto de Cave a manera de lamento, pues relata como un prisionero se autolamenta porque es su única vía de escape.
Adamson, Harvey y Blixa en los míticos Hansa Studios
Puntos en alto es la extraordinaria interpretación de “Wanted  Man” una canción reescrita por Nick basada en el tema de Bob Dylan que fue popularizado por Johnny Cash, en donde nos muestra su versión subjetiva del blues, utilizando otra vez ese exquisito recurso de crear esas marchas en ascenso que poco a poco nos lleva hacia el clímax sonoro. Terminamos con “Blind Lemon Jefferson” cuya música gira alrededor del rarísimo y potentísimo efecto del bajo de Andamson, un blues salvaje, crudo y básico al extraño estilo de Nick Cave & The Bad Seeds.    
Conseguimos lo que esperamos, que era no hacer un disco de blues, sino un álbum que tuviera unas atmósferas concretas y una intención, y un aire blues sin tener ninguna de las ataduras  estilísticas  de esa clase de música. No tener que depender de los límites de esa música” es la conclusión que tiene Mick Harvey sobre los resultados finales de este álbum.
The Firstborn Is Dead, es simplemente un álbum atemporal, clásico, demente, feroz y de magníficos arreglos que lo hacen una de las mejores obras del rock’n’roll.
La reedición del 2009, contiene la cruda, lánguida y densa “The Six Strings That Drew Blood” , que sirvió de lado B del single “Tupelo”, en formato dvd audio que también trae el respectivo documental del álbum  y los videos de “Tupelo” y “Wanted Man”.
KICKING AGAINST THE PRICKS(1986)
A fines de 1985 con la inclusión de Thomas Wydler en la batería, se inicia la grabación de este álbum de versiones o covers, en la que también colaboraron Hugo Race (quien pegó la vuelta para algunos temas) y los ex Birthday Party Rowland S. Howard  Tracy Pew, teniendo nuevamente en la producción a Tony cohen y Flood. De título bíblico, Kicking Against The Pricks marca la pauta de la evolución musical de los Bad Seeds rindiendo homenajes a Johnny Cash, Roy Orbison, y otros personajes del country, blues y el western, pasando también por Jimmi Hendrix y Velvet Underground. Dándoles dosis de dramatismo y desesperación al mencionado material ajeno mostrándonos cuán creativos podían ser Nick y su banda.
Con este trabajo Nick Cave marcaría distancia de aquellos que lo etiquetaban como músico gótico o post-punk, además de sacudirse del fantasma de Birthday Party, ampliando el horizonte sonoro no sólo de la banda sino de sus seguidores quienes en su mayoría nunca escucharíamos ese tipo de música pero gracias a Nick nos la muestra en una presentación impecable.
"Nick quería hacer otro álbum, pero él  no podía escribir pues estaba trabajando en su novela”
¿Por qué un álbum de “covers”? Mick Harvey Harvey cuenta que “Nick quería hacer otro álbum, pero él  no podía escribir pues estaba trabajando en su novela” y esto haya sido una de las probables causas y otra es que tanto Nick como Harvey volvieron a escuchar por esa época la música que les había influenciado a través de su niñez.  
Antes de empezar a comentar sobre este disco debo confesar que no he escuchado la mayoría de las versiones originales de este álbum así que me es imposible determinar si los covers o versiones realizadas por Nick y su banda superan a las originales pero sí varios que han tenido la oportunidad de hacerlo han manifestado que superan a la originales o son excelentes interpretaciones de las mismas, además de ser efectivos homenajes a sus creadores.
“Muddy Water” es el corte de blues minimalista que da inicio al álbum y que contó con la participación de la madre de Cave en el violín, sigue “I’m Gonna Kill That Woman” otro blues pero esta vez irradiando crudeza, primitivismo y algo de salvajismo, más que todo alentado por las guitarras de Blixa y el psicópata canto de Nick. Prosiguen la melódica e hipnótica pieza “Sleeping Annaleah”, y “Long Black Veil” con su sonido denso y críptico que nos trasporta hacia un viaje por la carretera en medio de un desierto maldito bajo un abrasador sol.
La versión de “Hey Joe” de Hendrix luce siniestra, tétrica y oscura, gracias a las reverberaciones de las guitarras, además de sus rarísimos y sucios efectos producidos por Hugo Race, y la marcha del piano creando una alucinante atmósfera sónica, a la que se le une a mitad del tema unos lacerantes y hermosos violines, encima ese canto grave y gótico de Nick, una cosa realmente fuera de este mundo. “The Singer” es otra pieza de atmósferas oscuras en donde Nick transmite toda la tristeza de un cante condenado a errar sin destino alguno y sirve de idóneo preámbulo para la excelente versión de la velvet Underground  “All tomorrow’s Parties” en donde los crudos riffs de las guitarras de Blixa y Mick se unen a la épica y lóbrega entonación en coro de la banda, construyendo un sonido acelerado, violento y de yuxtaposiciones que logran otra delicia sónica. Este trío de canciones llevan al álbum a su esplendor musical, sencillamente alucinantes.
“By the time I Get To Phoenix” es una bella canción en donde el bajo sirve de correcto fondo para que el piano y los otros instrumentos ejecutados sutilmente transcurran a lo largo del tema, ofreciéndonos momentos para la melancolía, confabulado con el triste y emotivo canto de Cave. “The Hammer Song” es una bizarra y lúgubre marcha blues que nos dejan la mesa servida para recuperar algo de calma y deleitarnos al escuchar los bellos sonidos del piano de “Something’s Gotten Hold Of My Heart”  en donde Nick demuestra cómo canta un crooner. “Jesus Met The Woman At The Well” es un gospel que luce ciertos aires irónicos por no decir “cachacientos”.  El cierre perfecto para este extraordinario álbum lo logran con la épica y melancólica  marcha de “The Carnival Is Over”, transportándonos otra vez a un viaje en carretera por en medio del desierto, pero esta vez luego de despedirnos en un triste adiós. Esta es una excelente interpretación en la que Nick y Harvey  rinden homenaje a sus héroes australianos de infancia The Seekers.
Blixa y Nick en concierto
La reedición del 2009, en su dvd extra trae la excelente versión de “Black Betty” en donde Nick se manda un parafraseo ¿rap? Acompañado por el descarnado golpe de tambores de Harvey, y la versión de “Running Scared”  de Roy Orbison. Además del video de “The Singer”  y el respectivo documental del álbum.
A través de tres fantásticos álbumes Nick Cave & The Bad Seeds, habían demostrado que eran una de las bandas más experimentales del mundo, sin necesidad de recurrir a la tecnología, y que a diferencia de otras agrupaciones su música iría en ascenso, y así lo harían con sus siguientes álbumes, demostrando que aún tenían mucha más creatividad e innovación por ofrecer, a un público ansioso de experimentar nuevos sonidos, pero eso será parte de la siguiente entrega.  



No hay comentarios:

Publicar un comentario