jueves, 6 de febrero de 2014

ARCADE FIRE: DALE RETRO PARA ENTENDER (2006-2008) Parte 2 - NEON BIBLE



Pop barroco, es una de las etiquetas con las que es señalada la música que desarrolla Arcade Fire. Lo barroco se relaciona con lo excesivamente complicado o retorcido, con lo muy ornamentado, pues el deseo del artista barroco es deslumbrar y llegar hasta los sentidos con su obra. Neon Bible el segundo álbum de la banda canadiense, es su trabajo que más se aproxima con la definición designada por los críticos, por su amplia variedad de instrumentos y texturas sonoras que pueblan el disco, logrando un registro rimbombante.
Los orígenes mismos de la historia de Neon Bible tienen bastante que ver con lo antes dicho. En el 2006, la banda compra una extinta iglesia en un pequeño poblado de Quebec, aproximadamente a 70 kilómetros al sureste de Montreal, para convertirlo en un estudio de grabación. Este ambiente ofrecería al álbum un sonido más acústico y espectral. El grupo aumentaría a siete el número de sus integrantes, si bien se fue Howard Bilerman, ingresarían la violinista Sarah Neufeld y Jeremy Gara.
Régine tocando un hurdy-gurdy
Para junio de ese año, la banda ya tenía 15 canciones caracterizadas por el uso de una amplia gama de instrumentos en donde se interrelacionan guitarras, percusiones, bajo, violín, viola, cello, contrabajo, xilofón, teclados, sintetizadores, acordeón, mandolina, arpa, lira, instrumentos de viento y un hurdy-gurdy (también conocido como zanfona, es un instrumento de cuerda como una especie de organillo. Si eres mayor de 30 años ¿Recuerdas ese pequeño espectáculo ambulante, dónde un señor le daba cuerda a un aparatito para que su mono domesticado baile?). El hogar de Win y Régine también sería parte de la sesiones de grabación de algunas canciones.
Los arreglos musicales del disco incluyeron desde aplausos hasta un órgano de tubos, desde sonidos orquestales hasta corales e inclusive la participación de una banda militar húngara. Aunque el álbum fue producido por los mismos integrantes de la banda, contó con el valioso aporte del productor Nick Launay en la mezcla de varios temas del álbum como “Keep The Car Running”, “Intervention”, “Ocean Of Noise”, “(Antichrist TelevisionBlues)” entre otros. Ante tanta pomposidad, Win describiría al sonido del álbum como “permanecer de pie sobre el océano”.  El mismo Butler en otra entrevista aclaró que el título del álbum, no tenía nada que ver con la novela de John Kennedy Toole, sino que la imagen de la Biblia de neón siempre había llamado su atención.
Superar o por lo menos mantener el nivel mostrado en Funeral se erigía como un deber para con los fans, la crítica y aún la misma banda, así como el anhelo de no quedarse relegada a asumir el papel maldito, de muchas bandas al no poder superar el éxito de su primer álbum o que tras varios intentos fallidos se queda condenada a vivir de los recuerdo del debut. Ante toda esta presión o simplemente la frescura de seguir explorando con diversos instrumentos, la grandilocuencia se presentaba como una atractiva propuesta.   
Neon Bible vería la luz el 5 de marzo del 2007 en Norteamérica y un día después en Europa, a través de Merge Records y Rough Trade respectivamente. A primeras el disco no te enamora, se hace difícil quererlo de buenas a primeras, los once temas en su conjunto no lucen homogeneidad, sino se exhiben particularmente disparejos, y aunque parezca mentira es allí que el disco muestra su atractivo. Conforme vamos escuchando una y otra vez cada uno de sus once temas, descubrimos cosas nuevas que resultan agradables pero también otras que no terminan de convencer, o nos hace sentir los síntomas de un empacho sonoro producto del exceso, ¿Valía la pena tanto sinfonismo en algunas canciones?    
En esta ocasión las liricas de las canciones reflejan hastío, a pesar de la aparente alegría que refleja mucha de ellas. Sobre esto Win declararía: “Las letras manejan diferentes niveles y hablan de experiencias y emociones que van más allá de si conoces o no la realidad de los suburbios de una gran ciudad norteamericana. En realidad éste es nuestro intento de componer nuestro particular White Album, con canciones muy diferentes entre sí en el aspecto sonoro, pero letras que se repiten, autorreferencias y solapan a lo largo y ancho del disco”.
Parece que Arcade Fire la tenía clara para este álbum, a pesar de nuestro desconcierto inicial, lograr un disco que mostrará la belleza de lo oscuro, de lo desesperanzador y de los contrastes, por eso la disparidad sonora que resalta entre canción y canción, muy semejante al de nuestras vidas ¿Sería esta divertida sin oposición, o sin situaciones cambiantes, a pesar que al comienzo nos resultan frustrantes?    
AF y su primera vez en Saturday Night Live
El segundo álbum no podía tener mejor despegue que con el espectacular sonido del piano in crescendo de “Black Mirror”, al que se unirán diversidad de capas sonoras, marcando desde el inicio que el territorio sonoro de este disco será más oscuro que su antecesor, aunque por momentos se torna algo luminoso, gracias a las pegadizas cuerdas de “Keep The Car Running” y su jubiloso ritmo, que se contrastará con la lóbrega y triste “Neon Bible”, de melodía lenta y minimalista. Los grandilocuentes sonidos de un órgano a tubos de “Intervention”, llenan de emotividad el ambiente, logrando que suene como una avasalladora marcha épica, un tema realmente hermoso que une lo hecho en Funeral con lo que se pretendía lograr con este Neon Bible.
“Black Wave/Bad Vibrations” es un tema partido en dos, el primero esboza ciertas referencias a Pulp, una especie de melodía bailable en medio de las tinieblas, en donde se erige la voz de Régine como atracción principal, el segundo irrumpe con sus grandiosas y densas murallas sonoras y la voz de Win, sonando paradójicamente tierna y tenebrosa a la vez. Prosigue la elegante y melancólica “Ocean Of Noise” una balada atípica, compleja, triste y emotiva, cuyas arrulladores cuerdas y piano terminan dando paso al sonido de trompetas, impregnando a la atmosfera cierto aire de ranchera melodramática.
“The Well And The Lighthouse” luce una peculiar sonoridad vertiginosa que no llega a ser post-punk pero coquetea con este, que sobre la mitad se vuelve como una especie de vals mágico. La blusera de ritmos incesantes “(Antichrist Television Blues)”, derrocha ironía por doquier al narrar la historia de un padre que le pide a Dios que transforme a su pequeña de 13 años en estrella de televisión, en donde de su devoción inicial pasa a convertirse en un tirano. Otra vez los contrastes vuelven al disco con “Windowsill” y sus esporádicas ráfagas de emotividad a lo Funeral.
Pero sin duda la mejor pieza del álbum es “No Cars Go”, mucho en parte a ese simple pero efectivo “Hey!” que evoca gritarlo en medio de las masas en un concierto de los canadienses, la única de este trabajo, que suena a himno esperanzador, algo que era fácil de encontrar en Funeral. Finalmente el blues bizarro de “My Body Is A Cage” prosigue esa senda dispareja que caracteriza al álbum, pero que por momentos resulta funcional tanto contraste en esta obra, tema in crescendo sobre la base de un órgano, percusiones y los coros soul. Quizás esta canción hubiera sido colocada en otra posición para que el cierre sea perfecto con “No Cars Go”.
Neon Bible a diferencia de Funeral, es un disco sin himnos, salvo “No Cars Go”, es menos apoteósico, pero que conquista con sus contrastes, que nos muestra una banda ambiciosa y creativa, dispuesta a seguir experimentando aún a costa de perder su sitial privilegiado, un álbum que pocas bandas se atrevería a hacer y que nos dejaría con la expectativa de saber qué más seguiría en el siguiente capítulo de su historia.
KEEP THE CAR RUNNING
Neon Bible se convertiría N°1 en Canadá e Irlanda, y N° 2 en los Estados Unidos, más de medio millón de copias vendidas confirmaría la popularidad en ascenso de la banda. El 24 de febrero del 2007, Arcade Fire se presentaría por primera vez en el programa Saturday Night Live interpretando “Intervention” y “Keep The Car Running”, así mismo durante ese año se convertiría en una de las principales atracciones de los festivales Glastonbury y Lollapalooza. El álbum figuraría entre las listas de mejores discos del 2007.
En el 2008 la banda iría de gira por primera vez a Australia y Nueva Zelandia. Neon Bible Tour duró cerca de un año, fueron 122 shows (incluyendo su participación en 33 festivales) en 75 ciudades de 19 países.
Arcade Fire comenzaba a tener al mundo a sus pies, sin necesidad de vender su alma al mainstream, sino imponiendo sus condiciones, haciendo lo que les daba la gana y de paso alcanzando el éxito. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario