jueves, 23 de abril de 2015

FRONT 242: REGRESANDO DEL FUTURO

Recuerdo aquel jueves de pascua del 2007, cuando salté de alegría al ingresar a la website de Front 242 y ver incluida a Lima dentro de su gira a nuestro continente, la presentación sería un 25 de octubre, pero llegado el mes de agosto el tour se canceló, dejándonos a los fans con los crespos hechos. Si bien los belgas no habían hecho (y siguen sin hacer) nada del otro mundo hace años, resultaba emocionante ver en vivo a una de las bandas pioneras y revolucionarias del techno de vanguardia y una referencia obligada para entender la evolución de la “electrónica”, precursores del EBM (Electronic Body Music) y a los que otros catalogaron su música como industrial. Lo cierto es que en los 80s y aun comenzando los 90s, los sonidos expuestos por los belgas en sus diversas piezas musicales, se encargaba de recrear en nuestras juveniles mentes, paisajes futuristas, galácticos o causar la sensación de estar sumergiéndonos en las profundidades de un videojuego.
Mañana, sábado 25 de abril, por fin mañana tendremos la oportunidad de hacer estrellar el cuerpo al ritmo de sus sintetizadores, samplers, percusiones programas y toda la parafernalia electro liderada por Codenys, y las voces transgresoras de Jean-Luc de Meyer y Richard 23. Para las nuevas generaciones que desconocen de Front 242 aquí una pequeña biografía.
      

La ciudad de Aarschot, situada a 38 minutos de Bruselas fue el espacio elegido por el destino, para que los programadores, Daniel Bressanutti y Dirk Bergen (también diseñador) en 1981 dieran rienda suelta a sus instintos de innovación artística, concibiendo música a partir de las herramientas electrónicas emergentes, esos ideales se plasmarían ese mismo año por medio del single “Principles”. Paralelamente otro programador, Patrick Codenys (Daniel B. Prothese) y el cantante Jean-Luc De Meyer formaron Bajo Visor, ambos dúos terminaron uniéndose en 1982. Al principio Bressanutti, Codenys y De Meyer alternaron voces, pero De Meyer quedaría como vocalista y letrista principal.
Existen diversas hipótesis sobre el origen del nombre del grupo. Se cree que proviene de un levantamiento popular organizado, otra posición afirma que fue extraído del decreto que estableció la ONU en 1979 para establecer lo que sería la primera semana de paz después de la guerra de los seis días que tuvo su origen en el conflicto árabe-israelí, Resolución 242 del Consejo de Seguridad, en la que Israel debía retirarse de los territorios ocupados de Palestina, “o interpretado según la ideología del grupo, sería el avance del débil sobre el fuerte”. En una entrevista para la televisión belga, realizada a inicios de los 90s, Daniel Bressanutti dijo que “242” se usaba en vez de la expresión “¡maldita sea!”. También podría ser, por los 242 ciudadanos belgas condenados a muerte por colaborar con los ocupantes alemanes después de la Segunda Guerra Mundial. Para terminar con el origen del nombre, se presume que sencillamente Front 242, no tiene ningún significado en particular.
ESCULPIENDO EL FUTURO DESDE LOS 80S
El segundo single “U-Men”, precedería al lanzamiento del álbum debut Geography (1982) y posteriormente Dirk Bergen dejaría la banda para dedicarse por completo al diseño gráfico. En las presentaciones en vivo se sumaría a la banda, el percusionista Geoff Bellingham y Richard Jonckheere, más conocido como Richard 23 ingresaría formalmente como otro vocalista más.
Front 242 recogía la influencia de los alemanes Kraftwerk, pioneros de la música electrónica, el hibrido punk y electrónico de Throbbing Gristle, la enajenación techno expuesta por Cabaret Voltaire,  y reminiscencias del synthpop de comienzos de esa década, pero matizándolas con alta dosis de agresividad y ambientaciones futuristas pero embargadas por la angustia, dando origen al EBM, y cuyo EP No Comment (1984) se exhibe como influencia principal de dicho estilo.
En 1987 Front 242 sería fichado por el sello norteamericano “industrial” Wax Trax!, relanzando algunas de sus grabaciones previas y sacándolas a través de la colección de rarezas Back Catalogue (1987). Ese mismo año la banda lanzaría un nuevo álbum Official Version, mostrando un sonido más sólido y contundente destacando la adictiva “Masterhit”. Al año siguiente vería la luz, Front By Front, sin duda el mejor disco de los belgas, teniendo en “Headhunter” su primer éxito, alcanzando el puesto #13 en el Billboard Dance/Club Play Songs en los Estados Unidos. Durante los 80s, los belgas marcaron el sendero por donde debía transitar el futuro de la música electrónica.    
Hacia finales de los 80s Front 242 daría el gran salto al firmar con Epic Records, subsidiaria de la transnacional Sony Music,  siendo el primer álbum en lanzarse con su nueva casa discográfica Tyranny (For You) (1991), logrando escalar hasta la posición #95 en el Billboard 200. Posteriormente se reeditarían todos sus álbumes con nuevos artes de portada y trayendo como bonus tracks: Eps, singles, rarezas, demos y tomas en vivo. 

UNOS FUTURISTAS PERDIDOS EN EL FUTURO (1993-2015)
En 1993 la banda lanzaría dos álbumes, que podríamos decir seguían un mismo concepto, sonar más experimentales, espaciales, arriesgados, incluyendo guitarras sampleadas, voces femeninas y sonoridades más “ruidistas”. 06:21:03:11 Up Evil y 05:22:09:12 Off  descritos por la banda como “la dualidad del bien y del mal”, mostraban ambientes más tensos, siniestros, abrasivos, tortuosos y perturbadores, pero que no terminaron de cuajar ni mostrarse sólidos, el resultado fue poco convincente e hizo que muchos seguidores dejarán de seguirle el rastro a Front 242 de ahí en adelante, yéndose en pos las nuevas propuestas electrónicas que se asomaban por la época que también combinaban la música de baile con sonidos violentos como The Prodigy.  Ese mismo año Richard 23 haría mutar su nombre a Richard J.K.   
En 1994 se lanzaría Live Code, disco en vivo que recogería temas clásicos y del Up Evil, luego el álbum de remixes, Mut@ge.Mix@ge (1996), a pesar del auge de la música electrónica por aquella década, Front 242 optó por permanecer dentro de los circuitos alternativos, aunque más por una cuestión de crisis creativa que idealista. En 1998 saldría otra producción en vivo Re:Boot (1998).
Durante 5 años a causa de los diversos proyectos en que se involucraron sus integrantes, la banda no publico nada y sus apariciones en vivo se volvieron esporádicas, hasta el lanzamiento de su EP Still & Raw (2003), con el retorno de Daniel Bressanutti  y la aparición de un nuevo álbum Pulse, donde los músicos ensayaron sin éxito reinventarse a través de sonidos glitch y voces procesadas, aún en el look de sus protagonistas, hace rato habían colgado los atuendos militares y agresivos, para lucir más “cool” y aún como  inofensivos hip-hopers.
RETORNANDO DEL FUTURO

Desde el lanzamiento de su compilatorio Moments (2008) hacia adelante, Front 242 está yendo a lo seguro, presentando en sus shows en vivo, sus temas ochenteros más emblemáticos con ciertos arreglos aplicando la tecnología musical de vanguardia, además de regresar sus integrantes a su estética “castrense” pero no tan extrema como la de sus inicios, lo que ha significado que las presentaciones de los belgas se conviertan en una especie de “revival”, sino revisa sus conciertos en el youtube, sobre todo la de  los dos últimos años, ocasionado que la banda nos vuelva  a emocionar y escarapelar el cuerpo al escuchar su música. Sería engañarnos que los belgas hayan hecho algo decente en dos décadas pero su legado futurista ha sido más que suficiente, pues aquellas obras de arte bosquejadas por sus sintetizadores y computadoras sigue deslumbrándonos como antaño y haciéndonos apreciar el futuro todavía algo distante, por lo que el poder verlos mañana en la capital se convierte en una cita obligada.  


No hay comentarios:

Publicar un comentario