jueves, 19 de diciembre de 2013

JULIA HOLTER: ¿Y AHORA QUIÉN LA DETIENE?



LOUD CITY SONG
JULIA HOLTER
DOMINO (2013)
Julia Holter es una de las artistas más prolíficas del momento, tres álbumes en tres años es una muestra de ello. Su anterior trabajo, Ektasis (2012), me dejó boquiabierto, considerado por muchos como uno de los mejores es del año pasado, a mi gusto dentro del top 10. Clasificar la música de Holter resulta desafiante, pues se trata de música muy sensitiva que tiene en su voz, a su centro gravitacional, por el que se giran diversas sonoridades etéreas, ambient, folk, jazz, electrónica y estilos tan disimiles entre sí. Siendo una muestra de su riquísimo bagaje musical y su iluminada creatividad para recrear con ellas, las melodías más hermosas de la música actual. Su último álbum, Loud City Song, lanzado en agosto, es un testimonio de esa marcha en ascenso que su música ha ido experimentando, una obra que significa ese paso hacia adelante que se espera de toda compositora que aspirante a liderar la vanguardia (vaya si le interese ello), de lejos, estamos frente al álbum del año.
Para llegar a comprender el por qué del éxito, quizás no de ventas, pero sí en la consecución de geniales obras musicales en la corta carrera profesional de Holter, tenemos que remontarnos a su “background”. Julia Shammas Holter nació el 18 de diciembre de 1984, en Los Angeles, de una peculiar familia, su padre guitarrista mientras que su madre una prominente académica miembro de la  John R. Hubbard Chair in History de la University of Southern California, pasó su juventud haciendo música, trabajando en una organización sin fines de lucro para adolescentes en el sur central de Los Angeles, brindando servicios de tutoría. Una vez graduada como compositora, de la CalArts, participó durante el 2008 en múltiples álbumes compilatorios, presentándose con la Open Academy Youth Orchestra en el LA Road Concert celebrado en el Washington Boulevard del 2009. Al año siguiente colabora con Linda Perhacs, ese mismo año lanza un CD-R titulado Celebration   y una colección de registros en vivo.
Su primer álbum fue Tragedy, lanzado en agosto del 2011, aparecido inicialmente en dos tiradas de solo 500 copias del sello Leaving, reeditado posteriormente en vinilo, inicia su interés por empalmar su música con la literatura, en este caso inspirándose en Hipólito de  Eurípides y parte de la mitología griega, el disco recibiría muy buenos comentarios de la prensa especializada.
EKTASIS (2012)
Julia Holter se desnuda ante el mundo para mostrarle su rico bagaje musical, con una obra llena de interesantes matices, ofreciéndonos un sonido tan personal como especial, teniendo a su hermosa voz como el centro de la misma, explorando estilos tan dispares como el folk, indie-rock, ambient y la electrónica experimental, combinándolos con sutiles arreglos orquestales, sampleos de voces, sonidos de piano Rhodes, predominando lo minimalista, consiguiendo finalmente un álbum majestuoso, en donde juguetear con la ambigüedad es la razón de ser del mismo.
La antigua Grecia sigue siendo la fuente de inspiración de las letras de Holter para este álbum, pero se suman también,  las influencias de Frank O'Hara, Virginia Woolf, and el film  de 1961 Last Year.
“Marienband”, la pieza que da inicio al álbum, sintetiza todo lo antes dicho, hermosas voces que juguetean, que se van alternando, que vibran y nos van introduciendo a un ambiente de cuento de hadas. Sobre algunas bases electrónicas y endiosados teclados, se erigen delirantes voces tanto en  “Our Sorrows” como “In The Same Room”, construyendo melodías que suenan genialmente mágicas. El prolongado intento ambient, “Boy In The Moon”, ofrece extensos momentos de tensión que por momentos resultan perturbadores. Lo bizarro se mezcla con lo  luminoso en “Für Félix”, cuyas sonoridades sobre el final alcanzan ciertos aires siniestros, creando una atmosfera sónica realmente colosal. El seductor minimalismo “Goddess Eyes II” y “Goddes Eyes I” con sus robóticas y sintetizadas voces, es una muestra de experimentación electrónica de la Holter. El emocionante eclecticismo de  “Four Gardens” y sus saxofones, así como “This Is Ektasis”, cuyas etéreas sonoridades van confluyendo hasta disolverse en medio de trazos free-jazz, poniéndole el broche de oro a esta obra de arte, elaborada en la habitación de la compositora.
Ektasis logra cautivar nuestros sentidos, a través de sus texturas synth, de la estructura abstracta de sus canciones,  de su exquisita instrumentación, en donde los instrumentos clásicos se mezclan con los modernos. Una obra que puede compararse con lo hecho por Beach House, pero que va unos pasos más allá, con un sonido revolucionario e innovador, dispuesto a romper esquemas y etiquetas, creando simplemente música bella, sin complejos ni poses, auténtica, escudriñando lo ensoñador y sacándolo a luz de manera sencilla. Con Ektasis, Julia Holter se colocó al frente de su propio movimiento musical, y teniendo al álbum como punto de inicio.
COMPRENSIÓN  LECTORA
Al igual que sus obras anteriores, Loud City Song tiene su propia temática,  basándose en la novela Gigi del francés Colette de 1944, y su respectivo musical del mismo nombre, producido por la MGM. Gigi, es la historia de amor entre la joven Gigi y el adinerado Gastón, un hombre maduro,  aburrido de los convencionalismos sociales. El relato amoroso se sucede entre los balnearios de Praga y parajes de la alta sociedad parisina entrando en el siglo XX.
Lo que hace Julia Holter con la novela, es trasladar la historia al contexto de Los Angeles, presentándonos personajes de carne y hueso, que buscan huir de lo común y ordinario, tratando de sobrevivir en medio de la vorágine diaria, buscando prevalecer sus sentimientos. ¿Por qué escoger la historia de Gigi como inspiración para su nuevo álbum? “Gigi comparte sus sentimientos acerca de los asuntos que le parecen aburridos, creo que me gusta bastante su carácter y quería hacer algo con este relato tan inspirador para mi,  pensando en mi propia experiencia en LA en comparación con la suya en Paris”.
Julia Holter ha manifestado que su álbum, consiste en su “propia interpretación perdida de Gigi”, y en entrevista a Pitchfork, también declaró que la temática del álbum “gira alrededor de la ruidosa sociedad: medios, chismes,  obsesión por las celebridades”.  Teniendo clara las ideas principales del nuevo álbum de julia Holter, ahora sí podemos comentar sobre él.
LOUD CITY SONG (2013)   
Para grabar este disco, Julia Holter “abandonó” su cuarto, que había fungido como estudio de grabación de sus dos primeros álbumes, para irse a uno profesional. Esta vez su experiencia es enriquecida notablemente, al poder contar con el apoyo de un mayor número de músicos. Logrando una grandiosa instrumentación acústica través de trombones, percusión, contrabajo, saxofón, violín, cello, entre otros instrumentos.   
Loud City Song coloca la música de Holter en su perfecto equilibrio, entre su sensibilidad melódica y sus aspiraciones experimentales, un disco complejo y muy inspirado, que presenta  nuevos matices en la narrativa de la compositora.  La música de Holter no es  pop, tampoco  plenamente experimental,  sino es elaborada en base a sus conocimientos académicos, sin arrogancia y con mucha autenticidad, pero difícil de ser admirada a la primera escucha. Si no hay que contemplarla pista por pista e ir redescubriéndola repitiéndola una y otra vez, hasta que podamos visualizar ante nosotros su esplendorosa belleza.  Es como tratar de admirar una ciudad desde el cuarto de un hotel, sin salir a conocerla.
El álbum se inicia con “World”, pieza cuya instrumentación es dirigida por la solitaria y delicada voz de Holter, exhibiendo una composición de gran factura, por lo disciplinada que se muestra, propia de la música de cámara, en donde la artista se despoja de esas etiquetas Indie Pop  teñidas con electrónica con que muchos la habíamos catalogado. Su música nos introduce en las sensaciones y esperanzas de Gigi hasta su enamoramiento con Gastón, todo bajo un ambiente de envolvente calma. La música de “Maxim’s”, evocando a un restaurante de París,  donde el prolongado rasgueo de los platillos con las escobillas, dan paso a un teclado etéreo, nos empujan como si fueran oleaje al interior de la ciudad, para presenciar todo el glamour de la alta sociedad parisina de comienzos del siglo pasado. Si bien hasta aquí se nota un aminoramiento de la presencia de la voz de Holter, esta acción va en favor de una instrumentación más ornamentada y exquisita que en “Ektasis”, de aires más barrocos y hasta jazzísticos, sin que esto quiera decir que la voz de Holter no siga resultando hermosa y atractiva.
Un ambiente claustrofóbico, paranoico y peligroso es el que nos trae “Horns Surronding Me”, cuyos sonidos de murmullos, pasos, bocinas y percusión edifican una sensación de persecución e incomodidad, musicalmente me remite a los inicios de Björk y a los cantos más tensos de Souixie. Una canción sensacional, agresiva y desgarradora, una siniestra delicia, que contrastará con la sonoridad exótica de “In The Green Wild”, destacando el sonido del contrabajo elástico, construyendo una pieza melódica encantadora, y Gigi proclamando Am I too bored to understand? Well good I’m done; off to the wild for me.”  Pero la cúspide del disco llegará con el excelente cover del tema de Barbara Lewis, “Hello Stranger”, música emocionante y difusa que lleva nuestros pensamientos hacia bellos atardeceres frente al mar, justo en el momento del sunset, consiguiendo sonoridades paisajísticas, muy visuales, gracias a sus cuerdas que van en un aparente eterno  “in crescendo”, así como sus teclados y esos efectos de sonidos donde se dejan escuchar muy sutilmente a las aves marinas y el rugido de las olas, logrando una canción espectral, ofreciéndonos una sensación de calma y serenidad. Esa quietud es perturbada por la marciana “Maxim’s II”,  de estructura ruinosa en su primera parte en gran medida por sus siniestros y tensos sonidos de vientos y percusión que se encargan de crear caóticos  ambientes, propios de una pesadilla o film misterioso y que sobre el final emprenden una anárquica improvisación jazzística, logrando otro grandioso momento para el álbum.  
La breve “He’s Running Through My Eyes” nos da un reparador respiro, meciéndonos suavemente mediante sus tiernas melodías de piano y la voz de Holter, el acurruco continuará con la bella “This Is A True”, cuyos coqueteos con la bossa nova resultan dulces, elegantes y frescos. “City Appearing”, es música propia de un soundtrack para ambientar nuestro subconsciente, pone el cierre perfecto a esta historia de soledades emocionales, frustración ante un incompresible entorno, en medio de delicadas sonoridades.
Loud City Song es un magistral disco conceptual, de aquellos que solo las iluminadas(os) pueden crear, y que ante la sequía innovadora de algunos actos dirigidos por las féminas de nuestros días,  Björk por citar la más conocida, o el prolongado silencio de Enya, por citar otro,   Julia Holter nos hace revivir nuestra esperanza en el futuro glorioso que las mujeres pueden ofrecer al mundo de la música, y teniendo a ella como su estandarte máximo, sí, izándose muy por encima de todas. Ante tantas “reinas” y “princesas” pop prefabricadas, Julia Holter las hace verse como plebeyas. Sus dos últimos discos, sin duda pasarán a la historia como los mejores de la presente década  y su música como propia no de reinas sino como el de una divinidad.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario