jueves, 19 de mayo de 2016

POUNDA & NOMODICO: SONANDO COMO BESTIAS

SONIDO BESTIAL
POUNDA & NOMODICO
Independiente (2016)
Parecía que veíamos lejanos los “tiempos violentos” y crudos que se viven en los suburbios norteamericanos, pero ahora forman parte de nuestra realidad, o mirábamos con indiferencia su existencia,  sobre todo en la capital, estilos como el rap y el hip-hop se erigieron como estandarte de la expresión de estos guetos “gringos”, presentando “radiografías” sonoras del contexto socio-cultural que los rodea. Combos como N.W.A., Cypress Hill o Public Enemy, además de relatar la realidad callejera, dieron al mundo una propuesta musical rica en el empleo del sampler, jugar con textutas sonoras y  fusión ecléctica, mientras que en UK, gente como Tricky o Massive Attack, evolucionaron hacia el trip-hop.
NoModico & Pounda
En el Perú si bien asomaron algunos cultores de estos estilos, creo que hasta la fecha no hemos estado ante una propuesta sólida, es así que Pounda & NoModico a través de su álbum Sonido Bestial, sobresale como un abanderado del rap y el hip hop de “vieja escuela (old school)” dentro de nuestra escena, por su esmerado trabajo de producción y esas letras que hacen saltar la “pus” de una nación infectada por diversos males.
Aunque todo no es pesimismo, pues “Danger”, tema que prosigue al “Intro”, se constituye en un justo tributo para aquellos que “sudan la gota para llenar la olla”, que comprenden la mayoría de la clase trabajadora subempleada de nuestro país, y que precisamente no es la que está en las oficinas ni viste saco y corbata, sino que vive del día al día, como se observa en su videoclip que circula desde octubre pasado, otro aspecto destacable del tema es su pegadizo sampleo de cuerdas extraídas de un “bolero cantinero”. 
El sensual soul que rodea “Voz” (con la dulce participación de “Fefa”) resulta somnífero,  el arranque “sinfónico” de “Actitud”,  la etérea “Madre e hija”, de una crudeza desgarradora en sus liricas y bases jazzísticas, la atmósfera siniestra de la breve “Interlude Luciérnaga”, envuelta por capas de sonoridades industriales, la hibridez experimental de “Interestelar”, de ambientes espectrales y nebulosos, con coqueteos trip-hop e insinuaciones hacia el “despegue” hacia otras latitudes espaciales, sin duda es la más experimental y mejor canción del disco, los beats y demás elementos de percusión en la maquinal “Maniquí” (con el avasallador rapeo de “Anco”), la alucinada (y por momentos sonando a pieza embrujada) “Divina Comedia” (con “Marzhial” en el rapeo), creando paralelismos entre el relato de la obra y nuestra realidad, los sombríos beats y voces fantasmales de “Luciérnaga”, la enrarecida atmósfera de “Blur Love”, el contagioso falsete fantasmagórico que acompaña a los ritmos de “Sonido Bestial” a largo del tema, los sonidos delirantes de “Ojos de Gato”, la indescriptible y a la vez sugestiva “Outro”, demuestran los generosos dotes creativos y de producción  que posee el dúo, donde Francisco de los Heros, “Pounda”, se encarga de la instrumentación (además del diseño de las portadas de los discos) mientras que Richard Collantes, “NoModico”,  de los arreglos musicales, mezcla y masterización, cuyos variopintos sonidos yuxtapuestos transitan sobre un sólido “asfalto” hip-hop en su “estado más puro”, como lo señalan sus seguidores.
Estamos ante un buen álbum que lleva a buen puerto lo ensayado en Cosmofonica, su producción anterior.  Un disco de feliz experimentación hip-hop, grabado y producido por los propios artistas en Respect, su estudio personal, que si bien se lanzó de manera virtual en diciembre pasado, este año ha visto la luz su edición física. Por ahora Pounda y NoModico están preparando el material de su nuevo álbum, que esperamos siga “golpeándonos” los sentidos como lo ha hecho este Sonido Bestial, una producción rica en texturas sonoras como pocas.     




No hay comentarios:

Publicar un comentario