viernes, 3 de junio de 2016

CHOLO VISCERAL: VOL.II -Reseña

VOL II.
CHOLO VISCERAL
Cuaderno Roto Producciones/Necio Records/Tóxiko Producciones (2016)
Espontaneidad, experimentación e improvisación constituyen los postulados sonoros sobre los que se sostiene el sonido de Vol II el nuevo trabajo de Cholo Visceral, estableciendo una senda sónica compleja y singular, para nada convencional, ni fácil de explorar, donde el stoner, la psicodelia, el free-jazz, el progresivo, el space y hard-rock transitan aleatoriamente para fusionarse y recrear ambientes delirantes, por momentos enajenados, colindando con lo inclasificable.  
Cholo Visceral, el vinilo debut de la banda
Su auspicioso epónimo debut (2013), cimentó su manifiesto psicodélico, destacando sus prolongadas piezas, modelo que prosigue en esta segunda producción. La banda conformada por Arturo Quispe (guitarras, ruido, teclado & voces), Israel Tenor (guitarras y ruido), Manuel Villavicencio (bajo, guitarra acústica/eléctrica & voces), Joao Orosco (batería), Silvana Tello (theremin, voz y percusiones) y Max Vega (saxofón alto)  en esta ocasión  nos conducen por una serie de ambientes y atmósferas cargadas de inestabilidad sonora, comenzando con el vigoroso bajo de “Explosión del Misti”, sopesando la amenazante avalancha sónica conformada por guitarra, saxofón y percusión, revolcándonos de un lado a otro. Luego en “Muca” (hacer añicos en quechua), tras una “intro” de rugosas guitarras enmarañadas, un “descontrolado” saxofón sobre el pináculo dirige una instrumentación inconexa,  construyendo pacientemente un atmosférico Huaylas del Mantaro, consiguiendo una espectacular sonorización, sin duda el momento más brillante del disco, que tras una pugna entre guitarrazos y sonoridad vernacular se desvanece hacia ambientes free-jazz.
Fotografía por Noisy eyes Tatiana Alfaro Chávez
Nuevamente un sinuoso bajo inicia la delirante marcha en “Cholacos”, estrellándose otra vez las cuerdas y saxofones contra la percusión, transitando hacia parajes espectrales, sucediéndose una serie de ambientes sonoros a lo largo de sus 16 minutos de duración.  La sutil pero trastornada “Jarjacha” (en la cultura de los andes, así se le conoce al demonio del incesto) pretende capturar la cosmovisión andina a través de sus cuerdas acústicas que se combinarán con guitarras noise, theremin y las sugestivas onomatopeyas de Silvana Tello, logrando otro genial momento del LP, mientras que en la enigmática “Cholo Visceral”, iniciada por un atrayente huayno, que servirá para catapultarnos hacia ambientes espaciales, alternándose nuevamente con sonoridades andinas, volvemos a ser presa del desvarío ante la alta dosis de delirante space rock y el revuelco de percusiones con osciladores y demás instrumentos.
En la misteriosa “10 años de terror” un bajo cavernoso, aunándose con desgarradoras guitarras, ensayan una jornada de ultratumba, cuyas fantasmagóricas sonoridades se tornan asfixiantes, sucumbiendo ante los sombríos guitarrazos del cierre. Este ambiente lóbrego proseguirá en la aterradora “El paso entre las lomas”, la pieza más breve del disco, pero de una brillante aura siniestra, empujada por unos “embrujados” pianos y teclados, para transformarse posteriormente en taciturnos solos de piano, poniendo sin duda un estupendo cierre para este alucinante álbum.

Foto por Ale Jandra Orosco
Los Cholo Visceral en esta nueva entrega nos ofrecen una serie de lisérgicos parajes sonoros, inspirados en el subconsciente y sus complejidades, donde el deliro, la paranoia, el terror, el pánico y los “excesos”, intentan ser representados a través de sus siete partes, además de destacar la inclusión de elementos andinos en su paleta sónica y conceptual. Vol. II, grabado, mezclado, masterizado y producido por sus propios artífices en Fonoteca Studio entre los meses de agosto y diciembre del 2015, transmite ambientes y sensaciones caóticas,  por momentos incompresibles pero nunca superfluos, logrando otro valioso aporte para la escena psicodélica-progresiva peruana.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario