jueves, 7 de septiembre de 2017

STORMS, LA MADUREZ SÓNICA DE THE DEAD-END ALLEY BAND

STORMS
THE DEAD-END ALLEY BAND
Necio Records / Inti Records / Forbidden Place Records
(2017)
El cuarteto psicodélico capitalino antes de emprender su tour europeo (2015), dejó algunas maquetas para trabajarlas a su retorno, de estas se desprenden los seis temas que conforman esta nueva producción (se anuncia para la edición en vinilo un “bonus track”), una placa donde el “fuzz” y el farfisa se dan maña para recrear atmósferas densas y pesadas, siempre con esa sensación de zozobra, de misterio que hacen fascinante la música de la banda.
Storms, su reciente producción, sirve como testigo del progreso del grupo por hacernos delirar con sus parajes oníricos, claustrofóbicos, tétricos, una clara muestra de ese afán por fantasear con lo “pesadillesco”, aspecto que destacamos de su anterior entrega, recala en la densa “The Clock Has Stopped”. Este nuevo álbum significa el logro de los músicos en la consecución de su propio estilo, de una maciza y compacta sonoridad menos “vitange” pero a la vez más etérea, donde una detenida audición de la espectacular pieza de cierre “Waiting For The Void”, sintetizará lo que trato de explicar.    
El arranque del disco no puede ser más alentador, con la ascendente “Red Woman”, donde unos teclados siderales uniéndose con la guitarra in crescendo consiguen una ambientación épica, para que luego la rugosa voz de su líder Sebastián Sánchez-Botta, la lleve por terrenos mefistofélicos; el vertiginoso y explosivo estruendo sonoro emprendido por Javier Kou (bajo) Leonardo Alva (guitarra) y Jafer Diaz (batería) colocarán el broche de oro para esta apoteósica pieza, que sin duda es uno de los mejores temas del año.    
Los pesadísimos punteos y riffs de la densa “Headstone Fortress”, resultan delirantes, donde somos retorcidos una y otra vez por sus abrasivas cuerdas y el canto angustiado de su vocalista. Por ese mismo sendero de lisérgico “hard-rock” se desplaza la psicodélica “Need Yout (It’s Enough)”.  
Para “Thunderbolts & Lace”, los Dead-End irradian desenfreno rocanrolero, con su delirante farfisa, unos envolventes “wah-wah”, así como resonantes guitarras e inquietantes percusiones, para luego por unos instantes ponernos el ambiente más tensa, arrojándonos por mundos enajenados con sus sonidos misteriosos pero nos harán retornar finalmente a la pista de baile.
“The Clock Has Stopped” es otro “temón” del disco, una canción que resalta por su impecable estructura, narcotizándonos de inmediato con su enigmático teclado y sus claustrofóbicas cuerdas, para posteriormente dar rienda suelta a la experimentación y la espontaneidad, donde cada uno de sus integrantes exhiben sus destrezas con sus instrumentos, concluyendo con una intimidante marcha.
El lanzamiento en vinilo se hará a través del sello Clostridium Records
Cierra la volátil “Waiting For The Void” merced a sus flautas pan, percusiones nativas, sonoridades étnicas y otras virtudes ya mencionamos, sirviendo como perfecto colofón de esta nueva entrega, donde The Dead-End Alley Band aflora la madurez y auspicioso ensamble conseguido por el proyecto sonoro emprendido por Sánchez-Botta y compañía, que seguramente los catapultará al primer plano de las producciones nacionales del 2017, no en vano el interés de gente de sellos foráneos en editar este material. Recomendadisimo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario