viernes, 29 de junio de 2018

LA VIE: ALUCINACIÓN SINTÉTICA

MAGIC MUSHROOM
LA VIE
(2017)
Diego Romero, La Vie, reaparece con otro magnífico trabajo, esta vez alejado de las guitarras para abrazar la electrónica, pero conservando ese estilo “espirituoso” de rasgos oníricos y nostálgicos que caracteriza su música, además de presentarnos su “apología a los hongos mágicos”.
Si bien sus primeros ensayos con los sintetizadores datan desde su álbum The Days in The Capital (2012) y con mayor profundidad, en su Ep Do It Now (2013), ahora para emprender este nuevo “viaje”, lo hace al cien por ciento y sin intervenciones vocales, aspectos que ya lo había abordado en su "single" antecesor, el tétrico y enajenado "For La Monte Young" (nueve minutos de lóbrega locura en tributo al compositor vanguardista, totalmente opuesto a su anterior sencillo, "Cada día es una vida en pequeño", corte de bellos arpegios). Desde el saque, sus sonoridades alucinógenas nos capturan con “Engaño Mental”, cuyos trazos “ambient” sirven de plataforma para el tránsito de una volátil secuencia de cajas de ritmos y “sintes” que emulan punteos de guitarra.
Las ambientaciones cibernéticas y ufológicas de “Magic Mushroom”, de embriagadora línea de teclado, en medio de frenéticas percusiones, nos avasallan de inmediato, pero con el transcurrir de los minutos hasta desacelerar y dejarnos en estado post-psicótico, estado ideal para ser tomado por la dócil “Más allá del pensamiento”, cuyos teclados nos relajan con sus paisajes espaciales.  Luego se suceden golpes sintéticos en medio de dramáticos sintetizadores en “Cuando no hay un yo hay dicha”.
Ahora Diego cuelga la guitarra y toma el sintetizador para empredner pistas de ensueño
La eufórica electrónica estalla con “Libertad”, pero sin desprenderse de esas nostálgicas líneas de sintetizadores que habitan a lo largo del disco. En la palpitante “La atención es el principio de la inteligencia”, Diego explora por terrenos IDM, para entregarnos minutos para delirar con lo inhóspito. Por ese mismo sendero, de atmosféricos teclados reposa la pieza final “El silencio de la mente es la belleza en sí misma”, corte que sirve de correcto epilogo, para esta obra dispuesta a sedar nuestra conciencia.
Como ya viene siendo una sana costumbre en las obras del artista arequipeño, Magic Mashroom logra hacernos despegar por unos momentos los pies de esta tierra para encontrarnos con nosotros mismos.





RETROSPECTIVA
   





2 comentarios:

APOPHENIA: ALE HOP. Reseña.

APOPHENIA ALE HOP Buh Records (2019) La cuarta entrega sonora de Alejandra Cárdenas, Ale Hop, nos lleva a terrenos aún más abstr...