jueves, 15 de agosto de 2013

DAVID BOWIE: UN RETORNO NEOCLÁSICO



THE NEXT DAY
DAVID BOWIE
SONY MUSIC (2013)
La primera vez que leí sobre el anuncio del nuevo álbum de Bowie, me llamó la atención su “peculiar” portada, que pensé era momentánea hasta que saliera la oficial, pues me parecía de mal gusto colocar una hoja blanca sobre la carátula del Heroes, y escribirle el título de la nueva obra.
No saldría de mi asombro, al comprobar en el esperado día de su lanzamiento que la imagen de la carátula seguía siendo la misma. Su creador, Jonathan Barnbrook, quien también diseñó las portadas de Heathen y Reality, justificó su idea, planteando que “si vas a subvertír [alterar el orden] un álbum de David Bowie hay muchos para elegir, pero este es uno de los más venerados, tenía que ser una imagen que sacudiese a la gente si se subvertirse de alguna manera, y pensamos que Heroes funcionaba bien”, y vaya que funcionó, pues logró captar la atención de los seguidores de Bowie y el deseo por escuchar cuanto antes el nuevo acto del “camaleón del rock”. 
Dejando a un lado el arte de la portada, que puede resultar irrelevante a la hora de valorar lo que realmente nos interesa, la música, estamos ante un espectacular retorno de Bowie,  pues la sensación que causa el escuchar The Next Day, es la de estar escuchando una perfecta compilación de los diversos estilos musicales recorridos por Bowie a lo largo de su extensa carrera. Una gran obra que servirá para que los advenedizos y los todavía incrédulos a su propuesta musical, puedan comprender y valorar su legado.
VISCONTI EL PROPULSOR DE THE NEXT DAY
Brian Eno, Tony Visconti, y Bowie, durante la época de la trilogía de Berlín
El proyecto para la creación del álbum se mantuvo en reserva, pues tanto Bowie como el productor Tony Visconti, lo trabajaron en secreto, a esta labor también se incorporaría el ingeniero Mario J. McNulty. El proceso de elaboración del disco, se inició dos años antes, con sesiones de grabación esporádicas, sobre las mismas Visconti recuerda: “Sterling Campbell estaba en la batería, David en el teclado, Garry Leonard en la guitarra. Al final del quinto día, habíamos grabado demos de una docena de canciones, solo sus estructuras, sin letras, sin melodías y títulos temporales. Es así que empieza todo con él (Bowie). Luego se las llevó a casa, y no volvimos a saber nada de él durante cuatro meses”.
Durante los recesos, Visconti caminaba por las calles de New York escuchando la música grabada en sus audífonos y recuerda que mientras lo hacía, miraba a la gente con polos de Bowie y pensaba “Si  supieseis lo que estoy escuchando ahora”. Visconti fue quien eligió a la balada  “Where Are Now?” como el primer single promocional del nuevo álbum, pues lo consideraba como “el único tema del álbum que va hacia el interior” y que su naturaleza introspectiva la hacía una elección apropiada.     
Tony Visconti quien había producido los dos últimos actos de Bowie, Heaten (2002) y Reality (2003), y los añejos pero célebres Space Oddity, The Man Who Sold The World, Diamond Dogs, y colaborando en la denominada trilogía de Berlín, conformada por los álbumes Low, Heroes y Lodger,  retorna para inyectar a The Next Day  ese sonido glorioso de los setentas. Es en gran parte  el responsable de que el álbum sea tan bueno, y de paso de su eficiente promoción. Pues Bowie ha optado por el mutis.  
THE NEXT DAY, CUANDO LA IMAGEN VALE MÁS QUE MIL PALABRAS
En febrero de este año, se difundió el video de su lúgubre y melancólico single “Where Are We Now?”, causando gran expectativa  entre los fans, quienes ansiaban una nueva entrega de su ídolo, tras diez años de silenciosa incertidumbre discográfica, tras su cirugía al corazón. El segundo single, “The Stars (Are Out Tonight)”, se lanzaría para descarga en línea. Posterior a la salida del álbum, en el mes de mayo, saldría el video del tercer single  “The Next Day” el cual generó la polémica y el escándalo entre los sectores del catolicismo, “gracias a ello” el video fue retirado del youtube a horas de su emisión.
El videoclip creado y protagonizado por Bowie, y los populares actores Gary Oldman (El comisionado Gordon de la trilogía Batman) y Marion Cotillard, quienes representaban a un sacerdote y una ramera respectivamente.
¿El Mesías o profeta glam?
El clip es ambientado en un bar, donde  suceden actos de auto flagelación, sacerdotes conquistando mujeres y seduciendo monjas, y Bowie  mostrándose como una especie de mesías o profeta, que junto a su banda, parece cantar y señalar la crisis moral del clero, lógicamente las imágenes fueron sentenciadas como sacrílegas. Aunque luego el sitio web de videos en línea aseguraría que el mismo fue retirado por error y no por ser censurado, siendo posteriormente repuesto colocándole un mensaje de advertencia y restricciones de edad.  Este acontecimiento, simplemente contribuyó a generar más promoción al nuevo álbum del  ex “duque blanco”, sin que éste tenga que decir ni una sola palabra sobre su nueva obra, las imágenes de su conflictivo video valieron más que mil palabras, nuevamente Bowie había dado en el clavo.
Bowie, por ahora "perfil bajo"
Bowie, ha optado por el  hermetismo casi total como propuesta “promocional” para su nuevo disco, sólo ha atinado a decir que The Next Day, es un álbum que representa aislamiento. Y es que  Ziggy Stardust”, “Aladdin”, “Halloween Jack”, “the Man Who Fell to Earth”, “el duque blanco”, “Mayor Tom”, y esa larga lista de personajes que ha representado, hace tiempo que ha reemplazado la efectiva extravagancia o “peliculina” por el perfil bajo, y ahora mostrarse simplemente como un silencioso observador, y vaya que esa también es otra valedera estrategia. 
Tras su lanzamiento la prensa musical le otorgaría puntajes sobresalientes a la nueva obra de Bowie, The independent lo señaló como “el mejor álbum regreso de la historia del rock and roll”, The Guardian considera que el disco “invita a la reflexión, extraño y lleno de grandes canciones”, y la BBC comentó que se trata de “…un retorno triunfante, casi desafiante. Innovador, oscuro y creativo, es un álbum que solo David Bowie podría hacer”.
THE NEXT DAY
Lanzado el 8 de marzo, con un David Bowie estrenando sus 66 años de edad, The Next Day se convierte en el vigésimo cuarto álbum del artista, en donde Bowie se ha reinventado mirando su propio pasado y trayendo lo mejor de esa época al presente, haciéndolo sonar fresco, en gran parte como lo mencionamos antes, gracias a la ayuda de Visconti, cómplice de los célebres actos de antaño.
Desde el arranque con el tema inicial que da título al disco, “The Next Day”, Bowie nos hace saber que la característica del álbum será el guitarreo rockero-glam como estandarte, el  de sus mejores épocas. El tema enciende la llama y crea momentos geniales. La canción nos relata una historia medieval de un hombre que es arrastrado y mutilado por una furiosa turba. Luego, los geniales sonidos del saxo ejecutado por su eterno colaborador, Steve Elson, nos terminan domando y retorciendo con la blusera e hipnótica “Dirty Boys”. “The Stars (Are Out Tonight)”, es otra muestra de esa reinvención musical utilizando como base su glorioso pasado. Teclados psicodélicos abren paso a las incesantes ráfagas de guitarra en “Love Is Lost”, rescatando el sonido glam de aquellas épocas de la trilogía de Berlín, que a pesar de su añeja base sonora, sigue sonando vigente.
La balada “Where Are We Now?” con su lúgubre y angustiante sonoridad, nos remonta nuevamente a la trilogía berlinesa, introduciéndonos a un ambiente brumoso, perturbador y melancólico, una de las mejores piezas del nuevo álbum,  y que de paso nos conecta con otra hermosa pieza, “Valentine’s Day”, de grandiosa y melodiosa guitarra. Sigue “If You Can See Me”,   que nos remite al  mejor sonido Bowie de los ochentas, Scary Monster y Let’s Dance, pero las perlas aún continuarían, con esos cautivantes punteos de guitarra en “I’d Rather Be High”, y la visceralidad de “Boss Of Me”, construida por la línea rítmica y el saxo de Elson.      
La relación entre guitarra y synth construida en “Dancing Out In Space”, evoca nuevamente el glorioso pasado en Berlín. A épocas aún más antiguas, nos remite la histriónica “How Does The Grass Grow?”. En esa misma dirección sonora transita “(You Will) Set The World On Fire”, de portentosas y furiosas guitarras. “You Feel So Lonely You Cold Die” con su excelsa emotividad soul y el  imponente canto fantasmal de Bowie, en medio de un ambiente sonoro sombrío en  “Heat”, ponen el correcto cierre al álbum. La edición deluxe contiene tres bonus track, la sesentera “So She”, y la instrumental “Plan”, pieza que pareciera ser extraída del excelente Low, y finalmente la psicodélica y estridente “I’ll Take You There”, hasta aquí un álbum que debe estar entre lo mejor del 2013.
Bowie ha pegado la vuelta, y de qué manera, entrando por la puerta grande, con un álbum vibrante y delirante, sostenido por su lado rockero, cuyas prolíficas guitarras logran perpetuar su longevidad, y nos hace esperanzar que aún habrá Bowie para algunos años más.
DISCOGRAFÍA BÁSICA    
“Artífice del glam-rock, pionero en la búsqueda de laidas rítmicas con base en la música negra (soul,funky,disco), aventajando sintetizadores de los avances de la ectrónica, las técnicas del arte conceptual y el bagaje sonoro de la música oriental y africana, el Delgado Duque Blanco, se las arregló durante una década para estar siempre un paso por delante de sus coetáneos sin  que ello mellara su impacto masivo. Inmejorable muestra de ello son [sus] álbumes…Space Oddity (1969), [Hunky Dory(1971)], Ziggy Stardust (1972), [Alladin Sane (1973), Diamond Dogs(1974)], Station To Station (1976), Low (1977), [Heroes(1978)] y Scary Monsters (1980)” Juego Sin Fronteras, Pedro Cornejo G. página 86.    
Box Set que contiene sendas deluxe editions desde Outside hasta Heathen
En su  época ochentera la música de Bowie experimentaría un notable bajón, siendo rescatable únicamente el álbum Let’s Dance, de esa debacle musical no se recuperaría hasta el lanzamiento de Outside (1995), álbum de corte electrónico y experimental, Earthling (1997) seguiría ese mismo sendero sónico, Hours (1999) continua el paso de la exploración pero de manera un tanto más reposada y melódica, Heathen (2002) acto que flota entre el rock sombrío, post-rock y flashbacks al pasado  y finalmente Reality (2003) un tanto más rockero y ligero que el anterior, y tomando aire del Scary Monster. Como vemos en sus últimas entregas Bowie se ha caracterizado por reinventarse experimentando y arriesgando con la tecnología, y tomando como referencia su pasado o auto homenajeándose, opción perfectamente válida, frente a otros músicos de su “promoción” que optan por inundarnos con recopilaciones e inútiles en vivo.      

                                         

COLECCIÓN PERSONAL
Añadir leyenda

No hay comentarios:

Publicar un comentario