jueves, 24 de octubre de 2013

SUEDE: DOG MAN STAR, "UNA EXTENSA CANCIÓN DE AMOR" - CAPÍTULO II (1994-1999)



DOG MAN STAR (1994)
“El álbum fue concebido como una extensa canción de amor; un lamento por el amor perdido y una vida quebrada…”    
Brett Anderson
Lima, 31de octubre del 2011, día de brujas/canción criolla, fue una noche fría y lúgubre. Congelado dentro de las cuatro paredes de mi habitación no solo por el frio sino por la soledad, alejado de mí familia por más de mil kilómetros de distancia, escuchaba la reedición de Dog Man Star, mientras casi toda la ciudad celebraba. Las diversas canciones del álbum crearon el soundtrack ideal para el estado depresivo, nostálgico y triste que experimenté aquella noche.
Dog Man Star radica su belleza en lucir ambiguo, triste, rabioso, seductor, conmovedor. Según Brett Anderson, cada canción con sus enfermizas liricas y relatos plasmaron a la perfección la visión inicial que la banda tenía sobre la música que debían hacer. Sus antecedentes se remontan hacia finales de 1993 cuando en sus giras comienzan a estrenar canciones que formarían parte del segundo álbum de la banda.
En febrero de 1994, aparece un nuevo EP, Stay Together, que llegaría a ser N°3 en el UK chart, donde Brett y Butler sin reparos nos meten un puñal al corazón, dejándonos bien en claro que ese será el camino a seguir a futuro, música directa a la vena, al “bobo”, sin piedad. Así pues el 14 octubre de 1994 se lanza Dog Man Star, que representa la cima de la madurez musical de la banda, Suede en todo su apogeo, una verdadera obra de arte que estuvo a punto de no salir.
Los egos se dañaron y la sociedad Brett-Bernard terminó
El origen del álbum, de lejos el mejor de la banda, fue complicado, debido a un infeliz desencuentro entre Butler y Anderson, donde el guitarrista acusó al cantante de trabajar muy lento con sus composiciones, mientras que Brett señaló que el músico tenía un potencial linitado, dimes y diretes que determinaron la salida de Butler de la banda, dejando Suede antes de iniciar la mezcla del nuevo disco.  Con la partida de Butler se podría decir que con él, se fue la mitad de Suede. Ante esto el resto del grupo decidió convocar a una audición, publicando un aviso anónimo en NME, solicitando que los postulantes estén informados sobre Suede.
En las audiciones realizadas en septiembre de 1994, Richard Oakes, un joven de diecisiete años era capaz de repetir los bizarros juegos de guitarra de Butler dejando deslumbrado al resto de la banda, por lo que ganó la convocatoria y se convirtió en el nuevo guitarrista de Suede. Por ahora la misión de joven Oakes era solo replicar todo lo hecho por Butler.
Para Brett Anderson,  El álbum fue concebido como una extensa canción de amor; un lamento por el amor perdido y una vida quebrada…”. Las sesiones del álbum fueron tensas, la relación entre los integrantes de la banda se estaba resquebrajando, pero el anhelo de ir más allá de todas sus posibilidades musicales y experimentar con ellas los llevó a crear canciones espectaculares.   Las sesiones de grabación se llevaron a cabo en el Master Rock de Kilburn, y contó nuevamente con la producción de Ed Buller, en estas se vislumbraba que  la forma del álbum estaba yendo a convertirse en una declaración monumental, un álbum conceptual sobre el lamento y la tristeza, tomando elementos del avant-garde, allí están “Alphabet World” como una muestra de ello, buscando a la vez sonar  eclécticos, como la influencia oriental mantra exhibida en “Introducing The Band” o experimentando la orquestación como en “Still Life” o con ambientes sonoros nunca antes trabajados como en “Black Or Blue”.
Brett recuerda que la primera vez que escuchó el demo de “Introducing The Band”  no podía ver cómo esta podría llegar a convertirse en una canción, pero entonces lo logró, la canción podía ser la primera parte de una suite de canciones, el prólogo de una historia, la primera línea del relato… “la visión holística del relato del álbum fue naciendo, y fuimos estructurándolo como una completa experiencia, con un inicio, desarrollo y fin; una jornada a través de nuestro destrozado panorama emocional” declararía Brett en el 2011.  Hacer este álbum significó para la banda un ejercicio catártico, que los llevó a mutar su sonido, haciéndolo más experimental e introspectivo, oscuro pero bello a la vez.   
El primer single del álbum, "We Are The Pigs"
Dog Man Star es desafiante y excitante desde su hipnótico tema que abre el álbum, “Introducing The Band”, hasta el  último tema, el orquestal “Still Life”. Su primer single “We are the pigs” continua el legado de sordidez urbana de su primer álbum, con sus filosas y chirriantes guitarras; el dramatismo y extraño sonido de  “Heroine” es realmente cautivador; hermosas canciones como “The wild Ones” dominada por el sonido de la batería y la guitarra acústica,  y “The Power” lucen un Suede más melodramático que nunca. El glamour de “This Hollywood Life”  abre paso a la conmovedora “The 2 Of Us”, el lamento hecho canción, construyendo una atmósfera dominada por la depresión, y creando el ambiente perfecto para derramamiento de  lágrimas. La sonoridad apaciguada de “Black Or Blue” nos invita a continuar en ese ambiente introspectivo. La grandilocuente “The Asphalt World” con sus 10 minutos de duración, es casi como una ópera rock, un tema que señala el paso hacia delante en exploración sónica que Suede había dado,  y que culmina colocándole el broche de oro con “Still Life”, cuya orquestada musicalidad nos levanta los ánimos, nos infunde esperanza de seguir en la brega, luego de habernos llevado por un viaje tormentoso, angustiante y deprimente representado en casi todos los temas del álbum. Suede había logrado su registro más ambiciosos; justo lo que los fans podían desear. Dog Man Star era la obra maestra de Suede.
Matt Osman y Brett Anderson
El disco se lanzó el 10 de octubre de 1994 y alcanzó el N°3 en el Uk Albums Chart, pero lamentablemente los singles no lograrían lo mismo. Suede se embarcaría en un tour entre fines de 1994 y la primavera de 1995, antes de comenzar a trabajar con su próxima producción.  En enero de 1996, ingresa a  la banda Neil Codling, para tocar los teclados y la segunda guitarra.
El tercer álbum de la banda  Coming Up, salió en julio 1996 y contrastó con lo todo hecho anteriormente por el grupo, con un sonido un tanto más ligero. Un disco que luce descompensado, y que tiene en su single “Trash”, la canción más lograda del mismo. Sin embargo, Coming Up fue el álbum que tuvo mayor alcance y suceso mediático, sobre todo en Europa, Asia y Canadá, pero como ya era costumbre, el éxito les fue esquivo en los Estados Unidos, en donde para colmo de males en mayo de 1997, el camión que transportaba todos sus equipos fue robado después de un concierto en Boston, Massachusetts. El siguiente trabajo de la banda sería la colección de B-sides  Sci-Fi Lullabies, que alcanzaría el N°1 en el UK Album Chart.
HEAD MUSIC: EL FIN DE LA DÉCADA, ¿Y TAMBIÉN DE SUEDE?(1999)
Suede dejaría a su productor Ed Buller, tras siete prolongados años de colaboración,  para buscar nuevos horizontes sónicos, reclutando en el cargo a Steve Osborne, quien había trabajado con Happy Mondays y New Order, y dejaría su huella logrando que la banda incursioné con la electrónica y el groove, pero teniendo siempre a las guitarras como aliadas.
La banda lanzarían el single “Electricity” como un adelanto de su cuarto álbum, Head Music (1999) que se caracterizó por dar mayor preponderancia a los sonidos de sintetizadores y teclados ( allí estaba la mano del nuevo productor), dividiendo la opiniones entre sus seguidores y de la prensa musical, quienes cuestionaban las letras de Brett, acusándolas de flojas y poco trabajadas, así como repetitivas, más adelante el cantante y compositor confesaría su prolongada adicción al crack y los efectos perjudiciales de esta droga en su trabajo, y quienes mostraron su agrado de que la banda incursionara en nuevos territorios sonoros.  
Head Music  nos regala una de las piezas más bellas que la banda haya podido crear, “She’s In Fashion”, cuya línea hipnótica de synth y pegadizos coritos nos dejan más que cautivados, el tema de inmediato se hizo del N°1 en los charts británicos. Otra buena canción es “Can’t Get Enough”  con su peculiar sonido de los osciladores.  Sin llegar a ser un excelente álbum, se vislumbraba un futuro esperanzador para la banda, ante un trabajo elegante que irradiaba un alentador pop moderno, pero lamentablemente tres años después vendría la debacle con New Morning.
REEDICIONES EDSEL RECORDS (2011) 
Regresando a Dog Man Star, el 2011, Edsel Records  lanzó una impecable reedición de este gran álbum, en un set de dos discos y un dvd, conteniendo el disco completo, demos, rarezas, como la interpretación de “The Power” en francés, inéditos, singles  y sus respectivos b-sides. Además de los videos de “Stay Together”, el Dog Man Star Tour Films, que fue creado para la gira del álbum y la filmación de dos conciertos en Paris, Francia en noviembre de 1993, aún con Butler en la formación, donde estrenaron canciones que formarían parte de Dog Man Star. Finalmente también figura una entrevista a Brett Anderson y Bernard Butler ofrecida en febrero del 2011, poco después  de la reunión del grupo. Hay que señalar que Edsel Records también  editó las reediciones de Coming Up, Head Music y New Morning, siguiendo la misma estructura desarrollada para  los dos primeros álbumes. 
 




No hay comentarios:

Publicar un comentario