martes, 29 de octubre de 2013

SUEDE: “NO SE PREOCUPEN (BLOODSPORTS) YA NO SUENA ‘A NEW MORNING’, SUENA A SUEDE” CAPÍTULO III (2000-2013)


BLOODSPORTS
SUEDE
WARNER BROS (2013)
La expectativa generada por el nuevo álbum de Suede, Bloodsports, tras once años de abstinencia discográfica, era grande  y también algo mórbida, tras la catástrofe que había significado A New Morning para la banda,  pero el propio Brett Anderson fue el primero en dar un anuncio que daría alivio y esperanzas a los fans al declarar: “No intentamos reinventar el sonido del grupo, hacer eso sería un desastre. Creo que, posiblemente, es lo que fue mal en nuestros últimos dos discos: no sabíamos qué hacer con ese sonido, así que buscamos caminos nuevos, con resultados desiguales. Pero éste va ser de grandes canciones, grandes ganchos guitarreros, de mostrar el poderoso sonido del grupo. Suena a Suede y creo que les  gustará. No se preocupen: no suena  nada parecido a A New Morning”.
Anderson también dejaría en claro de qué se trataba Bloodsports: “…Son diez canciones furiosas, de nosotros mismos volviendo a lo que Suede siempre han sido: drama, melodía, ruido” con estas declaraciones del líder de la banda, solo nos quedaba esperar con ansias el lanzamiento del álbum. Tras escuchar Bloodsports, solo nos quedó darle la razón a Anderson, y volver a colocar a Suede en nuestro altar, por fin la trilogía iniciada con sus álbumes Suede y Dog Man Star encontró su perfecto  colofón. 
DE ‘A NEW MORNING’ A ‘BLOODSPORTS’
Poco después del lanzamiento de Head Music, Nude Records dejó de existir y esto llevó a  que Suede firmará con Sony Music para el quinto álbum de la banda. La extensa y atribulada gestación del nuevo álbum, motivó la salida del tecladista Neil Colding de Suede, siendo remplazado por Alex Lee. La nueva producción sería titulada como A New Morning, una clara referencia a la nueva vida que Brett Anderson había emprendido y en donde no contó con la ayuda de alucinógenos para componer las canciones de dicho disco. 
Siete estudios de grabación, cuatro productores durante dos años, un gasto de casi 1 millón de libras esterlinas fue el saldo que dejó la creación de este álbum, que finalmente contó con la producción de Stephen Street (The Smiths, Blur). 
El disco fue un  rotundo fracaso,  no llegó a estar dentro del top 20 y nunca se lanzó en los Estados Unidos. Solo dos singles “Positivity” y “Obsessions”, fueron lanzados; y  Anderson se deprimió ante el pobre resultado obtenido del álbum, y quizás a cuestionar si había valido rehacer su vida. Como presagiando el fin, la banda dio una serie de shows en septiembre del 2003, en la que durante 5 noches en el Institute of Contemporary Arts de Londres, dedicaron  cada noche a tocar un álbum  en pleno, con sus  respectivos b-sides, rarezas y encore. En octubre de ese año, lanzaría su segundo recopilatorio  pero esta vez de singles, que incluía un nuevo tema, “Attitude”.  Aún había esperanzas de seguir viviendo, se crearon algunos temas que se caracterizaban por poseer un sonido más agresivo al tradicional, pero todo quedó en planes.   
Luego de presentarse en un  programa de tv para promocionar Singles, que además coincidió con el lanzamiento de su biografía Love and Poison, Suede  el 5 de noviembre a través de su página web, anunció que “no habrían más proyectos bajo el nombre de Suede  y no harían ningún álbum hasta que la banda sintiera que era el momento apropiado para hacerlo”. El 13 de diciembre, durante su último concierto de dos horas y media en el London Astoria, Anderson anunció  solo quiero que sepan. Habrá otro registro de Suede. Pero todavía  no”.
Diez años después, Bloodsports quizás sea ese registro prometido. Salió a luz en marzo pasado bajo una gran expectativa gracias a las declaraciones de su cantante, quien comentó que el álbum sonaría como un cruce entre Dog Man Star y Coming Up. Otra aproximación que Brett dio sobre la nueva obra de la banda era que trataba “…acerca del eterno juego carnal del amor. Es posiblemente lo más duro que hayamos hecho pero ciertamente lo más satisfactorio”. 
El renacimiento de Suede se inicia cuando la banda decide reunirse el 2010 para dar algunas presentaciones y luego iniciar giras por Europa y Asia, ese mismo año se lanzaría un Best Of …. Luego el 2011 se da marcha al proyecto de reediciones de sus anteriores trabajos bajo el sello Edsel Records, y en donde se entrevista a Butler y Brett para los extras del dvd,  pero el retorno era con la formación post-Butler, Brett, Oakes, Gilbert, Osman y Codling, la vuelta de Bernard fue solo para las declaraciones registradas en los videos de las reediciones de Suede y Dog Man Star, pero igual tendríamos nuevamente a Suede con nosotros y la esperanza de volver a deleitarnos con ese sonido que nos había cautivado en el pasado.
Durante el 2011, la banda presentó nuevo material que ya había sido trabajado en el estudio, entre ellos “For The Strangers” y “It Starts And Ends With You”. Para el nuevo álbum, Suede vuelve a trabajar con el productor Ed Buller, responsable de sus dos primeros exitosos álbumes y del Up Coming, quien además ha metido su mano en otras importantes obras como en el  His’n’ Hers de Pulp o el maravilloso Souvlaki de Slowdive. Sobre su productor Brett hadicho: “Ed Buller es muy fan de ese tipo de música pop, de la que realmente conecta con el oyente, del sonido Bolan (T-Rex), así que ha buscado ir en esa dirección de gran pop de estribillos”.
El disco se grabó en dos partes, mayo y noviembre de 2011, en el estudio de Trevor Horn, mítico productor de los años 80. El 7 de enero de este año, la banda anunció el lanzamiento del esperado sexto álbum de la banda para marzo. 
BLOODSPORTS (2013)
El lanzamiento del álbum  fue precedido por la salida de la canción “Barriers” para descarga gratuita, en el mes de enero.  En febrero se lanzó el primer single oficial “It Starts and Ends with you”, en mayo salió el segundo, “Hit Me” y el tercero “For the Strangers” en este mes de octubre. Posteriormente el 20 de abril se lanzó un 7” de “Barriers” teniendo como b-side una versión de estudio de “Animal Nitrate”.
Bloodsports fue lanzado el 18 de marzo, obteniendo de inmediato buenos comentarios de la prensa musical, y debutando en el puesto 10 de los Uk charts, puesto que no lograba desde 1999 con Head Music.   
El álbum señala un digno regreso para la banda, de buenas canciones y hits directos, mostrándonos un pop sin fisuras, en donde Oakes recrea  con exactitud esas chirriantes guitarras que nos conquistaron en el pasado y se volvieron eternas, fulminantes, que nos sacuden los sentidos  y que al combinarse con esos dolorosos cantos de amor y desamor de Brett, logran la fórmula perfecta para nuestro delirio.
Podríamos dividir Bloodsports en dos partes, una más  pop, enérgica y visceral mientras que la otra un tanto más lánguida y oscura, pero todas encajadas dentro de un ambiente melodramático, tan propio de Suede.  Pero revisemos el álbum canción por canción:
 “Barriers” es un épico, romántico y demoledor arranque para el disco, es Suede nuevamente,  una pieza que resume perfectamente lo que será el disco,  retorcidas guitarras y lamentos de Brett que se encargan de estrangularnos sentimentalmente sin piedad, en donde el bajo también luce avasallador, “Barriers” es una canción imparable y efectiva para enamorarnos en una de este nuevo disco.  “Snowblind” nos transporta al debut de Suede, por la bizarra y venenosa sonoridad de sus guitarras y la melancolía de sus tonalidades, en donde otra vez la voz de Brett se encarga de impregnar un dramatismo único en el ambiente sonoro.  “It Starts And Ends With You”, el primer single del álbum, es una enérgica y melodiosa pieza  que está un poquito por debajo de las dos anteriores, aunque quizás sea una opinión subjetiva, pues es entre lo dramático y tortuoso por donde Suede me cautiva más, y eso pasa con “Sabotage”, canción redonda, melodramática, dolorosa y  conmovedora, una invitación al lamento amoroso. Los agradables  punteos y acordes de  “For The Strangers” se encargan de endulzarnos un tanto los oídos.
La segunda parte de la obra   se inicia con otro single del álbum, “Hit Me”,  otra pieza que parece una autorevisión al pasado, seductora sin lucir melosa, gracias a esas geniales líneas de guitarra de denso glam-rock, y a la sensual voz de Anderson. Prosigue “Sometimes I Feel I’ll Float Away”,  pieza que se inicia con un juego melodioso de punteos de guitarra y bajo, que poco a poco se van tornando furiosos y en crescendo,  hasta llegar a sonar ruidosos y combinándose sobre el final con unos dramáticos teclados.  “What Are You Not Telling Me? Es a una hermosa pieza espacial, triste, angustiante y delirante, que gira sobre la base de piano y suave líneas de teclados, en donde la voz de Anderson llena el ambiente, y va oscilando  a la par con efectos de guitarra,  que en su concepción guarda semejanzas a lo hecho con “Black Or Blue” o “Still Life”.  Los teclados y las guitarras se encargan de crear ambientes melodramáticos al servicio de Brett en “Always”. “Faultlines” cierra el álbum,  otra vez suena ambiental,  de parajes dramáticos, así como fue el final con “The Next Life” y “Still Life”. 
Suede lo ha logrado,  volver a encandilarnos con un gran álbum, de aquellos que parecían se había olvidado a crear o nunca volveríamos a escucharles, simplemente haciendo lo que más sabe hacer, sonar a Suede, sin caer en la tentación de hacer tributo de ellos mismos, ni buscando a estas alturas experimentar con lo desconocido.  El talento nunca se les había ido, y ahora luce tan vigente y a la par como en sus gloriosas épocas.   


No hay comentarios:

Publicar un comentario