martes, 1 de octubre de 2013

JOHNNY MARR: EL MENSAJERO ROMPIÓ SU SILENCIO



THE MESSENGER
JOHNNY MARR
Warner Bros (2013)
Durante los 80s el gran guitarrista Johnny Marr fue el encargado de elaborar extraordinarios fondos musicales con su perfecta guitarra, para las composiciones de Morrissey y dar a luz, con The Smiths, a las mejores canciones que hayan podido existir en la historia del rock. Tras la disolución de la banda en 1987, Marr se mantuvo perfil bajo dentro de la escena musical, participando y colaborando para distintas bandas y proyectos, siendo el más conocido Electronic, junto a Bernard Sumner y los Pet Shop Boys. Veintiséis años después, The Messenger  marca el debut como solista del buen Marr, con un álbum en donde el músico nos muestra un sonido moderno y algo alejado de sus raíces Smith, con una guitarra más dinámica y acelerada,  logrando por momentos un adrenalínico disco.
Luego de la separación de los Smiths, Marr colaboró con grupos como Talking Heads, Pretenders, The The y Kirsty MacColl. Durante los noventas, Marr no fue parte de la gran explosión brit-pop, pero vaya que al escuchar The Messenger podemos ser testigos de cómo logró inferir en gran manera aquel gran legado musical y combinarlos con su estilo y las actuales tendencias musicales.  En el nuevo milenio reaparece con Johnny Marr and The Healers, pero su retorno no lograría mayor repercusión, luego participaría como miembro de las bandas Modest Mouse y The Cribs hasta el 2011. 
El 2012 se anuncia el debut del ex Smith como solista ante una gran expectativa, generada por todo el legado que representa Marr para la música, considerado casi como un genio por haber creado las mejores melodías pop de todos los tiempos. The Messenger  se lanzó el 25 de febrero de este año bajo el sello Warner Bros en Uk y Sire Records en los Estados Unidos.  En este álbum, Marr tiene la exclusividad absoluta de las composiciones, así como su producción, además de cantar todos sus temas a parte de tocar la guitarra, los teclados, entre otros instrumentos.    
La guitarra de Marr, la estrella del disco
The Messenger es un disco guitarrero, pero dentro de un contexto modern rock, noventas, de fantásticos tonos, que suena auténtico,  sin ninguna muestra de parecer forzado ni intención de ser innovador. En donde el  músico saca a relucir su propio estilo, lejos de parodiarse así mismo y de su pasado Smith, más bien explorando diversas sonoridades con su guitarra, haciendo música para distintas generaciones, con un sonido que resulta familiar pero que luce vigente.   Marr  declaró al respecto: “Quería lograr un sonido sin mucho esfuerzo, no deseaba parecer que estaba tratando de inventar la rueda…No estoy interesado en tratar de conseguir seguidores de otros gustos musicales. No los quiero por favor”.
En The Messenger, Marr exhibe su gusto por ritmos dance como en “Words Starts Attack”  o coqueteos con electrónica, así como riffs y texturas de guitarras que podrían haber sido concebidas durante la breve vida de los Smith como en “European Me”, precioso tema que representa el encuentro entre el pasado y el presente del músico. En su conjunto las guitarras del álbum resultan efectivas, creando ritmos muy melódicos y pegajosos, llenos de sensibilidad, que rápidamente logran enganchar al oyente con la obra.  En lo que respecta a Marr como vocalista, éste muestra una voz que sin ser excepcional resulta agradable.
Los sencillos pero eficaces riffs de “The Right Thing Right” dan la acogedora bienvenida a un mundo gobernado por las guitarras, que será una característica del álbum. Prosigue “I Want The Heartbeat” y su vertiginosa guitarra acompañaba por unos efectivos redobles de batería, muy bien secundados por el bajo, para relatar la irónica historia de un hombre enamorado de su máquina, parodiando en algo la obsesión de nuestra actual cultura por la tecnología. Unas cuerdas muy delicadas, crean una melodía muy sensible para  la ya mencionada “European Me”, una de las mejores del disco. Sigue “Upstarts” cuya sonoridad está más alineada a las melodías “indie” vigentes. “Lockdown” marca otro punto alto del álbum, con sus melodiosas guitarras y pegajosos coritos. “The Messenger”  es otro tema sobresaliente por su exquisita melodía recreada por guitarras que marchan sobre la base de synths.
 “Generate! Generate!” da inicio a la segunda mitad del álbum, con energía en las guitarras y en los redobles de batería. “Say Demesne” muestra el lado más introspectivo del registro con sus oscuras, densas y melancólicas melodías, en donde esa genial línea de teclado se encarga de impregnar una atmosfera realmente dramática al tema, logrando la mejor canción del disco. Mientras que “Sun & Moon” se muestra contundente y “The Crack Up” se presenta cíclico gracias a sus ondulantes guitarras y teclados. “New Tom Velocity” es otro tema que irradia intimidad  y delicadeza, cerrando la dance y festiva “Word Starts Attack”.
The Messenger es en suma un buen disco melódico, que si bien no es una obra maestra, hace reposar en su sencillez,  la sólida aproximación de las fortalezas de Johnny Marr como músico. El retorno del ex guitarrista de The Smiths, lo ha hecho salir de gira y presentarse en importantes festivales como el de Glastonbury, ofreciendo muy buenos conciertos y rumoreándose su participación en el Loolapalooza Chile 2014.  Sí es así esperamos que algún empresario lo  traiga a darse una vuelta por nuestro país.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario