sábado, 2 de enero de 2016

LOS MEJORES DISCOS MUNDANOS DEL 2015 - PARTE III (21-16)

El 2015 ha sido un año fantástico e impensado en lo que se refiere a visitas de bandas extranjeras a nuestro país, lo malo es que a diferencias de años anteriores por razones laborales y del “bendito”  dinero no se dieron los medios para estar ahí presentes. Eso es lo malo de vivir a 14 horas del lugar del concierto o 100 dólares de distancia,  así que entre lo visto y recogiendo los comentarios de quienes estuvieron presentes en el lugar de los hechos podemos presentar el siguiente recuento.
Los belgas de Front 242, leyendas del EBM, nos regalaron un recital espectacular y ofrecieron varias gemas que no formaban parte de su repertorio en años, gran show. Los rusos de Motorama nuevamente visitaron no solo Lima sino provincia, promocionando su último álbum, Proverty. Sorpresivamente Las Warpaint nos ofrecieron un concierto  gratuito en medio de una desorganización tremenda. El terrorismo sonoro y nihilista de Margaret Chardiet bajo el alias de Pharmakon estuvo presente en la capital, que a decir de los presentes se constituyó en uno mejores conciertos del año. Los Californianos de Moon Duo y su drone-psicodélico hicieron delirar a  sus seguidores. El histórico Mark Burguess con Chameleons Vox ofreciendo un gran show repasando material que forma parte de los  anales de la música contemporánea y regalando otro show para los “amigos”.  El maestro Simeon Coxe  de Silver Apples, demostrando toda su sapiencia. Los escoses de Belle & Sebastian dejando por siempre en la retina de sus acérrimos hinchas un show de ensueño. Los indie DIIV y Wild Nothing, estos últimos quienes también cayeron de sorpresa, dejando más que satisfechos a sus ansiosos fans. Y cerrando el año Morrissey,  con unos  exorbitantes precios de entradas, más que la primera vez y su cancelado Intimate Nights, y que sus pacientes fanáticos pudieron sortear adquiriendo la reventa de menos precio en los días previos y del concierto, se cobraron con creces la decepción que significó haberse quedado con las ganas el 2014, tan solo a horas de  iniciarse la presentación.
Sin duda un año más que motivador y que nos hace abrigar la esperanza que lo mejor todavía está aún por venir, y que es posible ver a artistas del momento en su apogeo, aunque claro sería  iluso pensar en festivales de grandes magnitudes, conformémonos con lo poco, que ya es mucho, que los intrépidos  empresarios nos pueden  ofrecer. ¿Marc DeMarco? Sinceramente no me interesa. 
Ahora la tercera parte de nuestro recuento, que justamente trae los trabajos de algunas de las bandas que se presentaron en nuestro país el año que pasó.         

21
ECLIPSE
TWIN SHADOW
Warner Bros
Este año el músico de origen dominicano George Lewis Jr, mejor conocido en el mundo pop como Twin Shadow, volvió a tener un encuentro cercano con la muerte, al estrellarse contra un tráiler en Colorado, el bus que transportaba a él y su banda como parte de la gira de su último álbum Eclipse. Lewis tuvo que ser sometido a una cirugía reconstructiva en la mano.  
Pero con lo que el que artista parece siempre darse tumbos y para nuestro bien, es con su pasión hacia el “radiable” pop-rock ochentero masivo, pero el de buena factura. En Confess (2012)  lo había sido con las sonoridades de la primera mitad de aquella época, con el new wave para ser más exacto, en esta nueva entrega lo es con la parte final de aquel decenio, en donde la balada pop “Alone”, interpretada con Lily Elise y sus referencias Richard Marx (¿¡!?)  O  “To The Top” saltan más a la vista. Chicago, Starship, son algunas influencias que se dejan entrever en esta nueva producción dispuesta a entregarse sin miramientos a la “masa”, a la vez que significó su estreno con Warner Bros, tras dejar la indie 4AD.
Su evolución del brumoso pop sintetizado de Forget (2010) al macizo pop rock, también bañado por “sintes”, de Confess (2012), y los dos años de silencio discográfico nos hacían creer que el nuevo trabajo de Shadow tomaría nuevos rumbos y afanes experimentales, pero nos equivocamos (salvo las tres pistas finales), pues Eclipse se convierte en una prolongación de su grandioso antecesor, con menos revoluciones, intensidad y piezas de baile, algo más reposado y melódico, pero también con momentos más “sintéticos” pero igual de envolventes, donde las cajas de ritmos, guitarras procesadas y “overdubs” siguen  “retumbando” en sus canciones, como en la inicial y elegiaca “Flatiners”. 
En “When the light turno out”, la ligera voz de Lewis flotando sobre sintetizadores espaciales y percusiones sintetizadas nos hace evocar atmósferas ochenteras. El épico grito-coro “whoa” en “To The Top” nos golpea con todo, además de su portentosa sonoridad power-pop, lista para ser tocada en un estadio. El ya comentado dúo con Lily Elise en la pieza romántica de corte soul-pop, “Alone”, se convierte en una de las mejores del disco, por su conmovedora interpretación y pulcro trabajo de sonido.
A partir de la tensa “Eclipse”, tema de atmosféricos y tribales tambores acompañados por minimalistas teclados, el álbum adquiere tintes más sombríos, como el sonido “seco” y compacto de la introspectiva “Turn Me Up” a pesar que Shadow intenta una seductora interpretación. Luego las guitarras chirriantes de “I’m Ready”, que van cambiando hacia sonoridades cada vez más sintetizadas y ascendentes hasta que terminan estallando y conquistándonos con sus empalagosos “I´m right here, i’m ready/ I need this love”, causándonos cierta sensación triunfal.
El house-beat de “Old Love/New Love” nos trae de nuevo la luz al álbum, tras algunos minutos de oscuridad,  con su fluido dance-pop, de exquisitos riffs a lo Chic y pulsantes pianos. Tras ofrecernos esta agradable pieza de baile, Shadow nos deja para recta final de Eclipse sus temas más arriesgados, como los saturados sintetizadores en “Half Life”, la inconexa electrónica de “Watch Me Go”, que por instantes se torna psicodélica y enajenada, perfecto fondo musical para que Lewis, reproduzca la palabra “…insane”, otra de mis favoritas del disco, y la finalmente la nostálgica y épica a la vez “Locked & Load”. 
Twin Shadow ha ido a la seguro, aunque con letras más dramáticas que buscan el amor en medio de tanta desilusión,  deseando el efectivo “gancho” con sugestivos riffs, sintetizadores cautivantes, sonoridades rock que suenan a “clásico”, música para estadios, todo ello matizándolo con ambientaciones nebulosas.


20
SHADOW OF THE SUN
MOON DUO
Sacred Bones Records
Cuando el dúo conformado por “Ripley” Johnson en las guitarras y Sande Yamada en los teclados, se presentaron en Lima, algunos de los comentarios negativos que circularon por las redes sociales, que fueron muy pocos, es que practicaban  una música muy monótona. Exactamente eso es lo que hacen, se trata de música “drone” de corte psicodélico, no en vano definen al estilo que ensayan como “repeat-o-rock”, donde a pesar de sus repetitivas melodías y sonoridades, que resultan asombrosamente hipnóticas, una atenta escucha nos hará disfrutar de una serie arreglos  de guitarras, teclados, percusiones, distorsiones y cajas de ritmo, que van sucediéndose una tras otra a lo largo de las piezas de Shadow Of The Sun enriqueciendo notablemente sus cíclicas texturas sonoras.          
Los rigores de una gira, como son sus extensos viajes y la adrenalina de tocar en vivo, fueron algunos aspectos que influyeron en el dúo para la consecución del sonido de Shadow Of The Sun, que se inicia con los peculiares sonidos de unos saturados teclados, cajas de ritmos, guitarras y osciladores, que van y vienen sin cesar en “Wilding”. Unos secos golpes de batería macará el paso para que punteos de guitarra, hipnóticos teclados, la misteriosa y cuasi susurrante  voz de  su vocalista, vayan desfilando repetitivamente hasta su fin en “Night Beat”, sin moverse un ápice de su cíclico curso. Un cautivador redoble de batería se convierte en el anzuelo perfecto  para dejarnos llevar por unos psicodélicos teclados para luego entregarnos a una sobrecarga  de  distorsiones y corrosivos punteos de guitarra eléctrica  en la magnética “Free The Skul”. El lado A (pues tengo el disco en vinilo, que viene con el single 7” “Animal”, corte de aceleradas revoluciones) finaliza con “Zero”, donde nuevamente con unos sugestivos redobles de percusión que nos enganchan con un festivo punteo de bajo de corte post-punk, a lo B’52, para esta vez sacudirnos los sentidos con sus delirantes teclados.
El otro lado del LP, comienza con unos disonantes rasgueos de guitarra entremezclándose con resonantes punteos y una “machacante” percusión ejecutando una aletargada marcha en la densa “In A Cloud”. Siniestras sonoridades y etéreas voces intentado sonar atmosféricas son detenidas por repetitivos punteos y golpes de tarolas, cual  disco rayado, soltándose de la monótona marcha unos oníricos arreglos de cuerda, hasta  el “desvanecimiento” del sonido en la redundante y oscura “Thieves”. En “Slow Down Low” unos teclados, guitarras y percusiones intentado ensayar una comparsa rocanrolera sirve de piso para que se asienten atmosféricos arreglos, ensayando una marcha uniforme. Cierra la cara “B”, la ¿rave? ¿techno-psicodélico? “Ice”, que guardando sus distancias,  me recuerda al extraordinario “Soon” de los My Bloody Valentine, ocasionando un cuadro de “hipnosis-dance”, estupendo cierre para este PSICODELICO disco con todas  sus letras mayúsculas. 
Ojalá nos vuelvan a visitar la pareja de músicos y esta vez sí pueda apreciarlos en vivo para disfrutar de su dizque “monótona” propuesta.         


19
EVERY OPEN EYE
CHVRCHES
Universal Music Group
Desde la salida de su anterior álbum, el grandioso  The Bones of What You Believe (2013), sus convincentes presentaciones en los diversos festivales alrededor del globo, y la figura de su dulce cantante Lauren Mayberry como nueva estrella pop, elevaron nuestras expectativas y ansias con respecto al nuevo trabajo de los escoceses a niveles muy altos, tanto  que al  recibir este disco y compararlo con su antecesor,  la sensación es decepcionante, no porque Every Open Eye   sea un mal disco,  sino  porque  nos habíamos concientizado a recibir algo de niveles superiores o semejantes al debut, pero nunca estuvo dentro de nuestros planes recibir algo ligeramente inferior ni siquiera diferente, como esas sonoridades tan fantasiosas e infantiles de “Empty Threat” mismo pop pre-fabricado de Disney Channel.    
Ante este panorama aparentemente tan adverso, ¿por qué consideramos como uno de los mejores  discos al del trío de Glasgow? Sencillamente todo recae en la primera parte del álbum, que es la más “dance”, se constituye como la mejor y nos presenta una seguidilla de temas increíbles e irrepetibles, mientras que la restante solo reúne una serie de temas cumplidores.  
“Never Ending Circles” nos “engancha” de inmediato con sus hipnóticos sintetizadores, así como las sonoridades sintéticas de rasgos atmosféricos de la dulce pieza synth-pop “Leave A Trace”, el galopante sonido discotequero de “keep You on My Side”, así como la avasalladora “Make Then Gold”, que alcanza instantes gloriosos con sus sugestivos teclados logrando inocentes sonoridades que conmoverán al corazón más duro, la pegajosa “Clarest Blue” atrapándonos con sus maraña de beats y ritmos bailables, o el corte disco  de “High Enough To Carry You Over”. De aquí para adelante paramos de contar.
Todo estaba listo para declarar a Lauren Mayberry como la reina del pop sintético y a Chvrches como sus embajadores, pero nos dejaron con los crespos hechos, habrá que seguir esperándolos y no entusiasmarnos demasiado, sino ser más prudentes con nuestras expectativas y más receptivos con lo que nos propongan. Pero hay que agradecerles los 20 minutos iniciales de magistral synth-pop que nos entregan en su nueva obra, tan intensos y majestuosos que difícilmente se vuelvan a repetir. ¿Estaremos frente a un caso más de la maldición del segundo disco? Parece ser que sí.           
  

18
MISERESS
MUERAN HUMANOS
ATP Recordings
El dúo argentino radicado en Berlín, en el mes de noviembre lanzó este álbum de oscura electrónica, persistiendo en su idea de  compartir “mensajes en un fondo de ruido”.  Para conseguir sus propósitos, Carmen Burguess y Tomás Nochteff  grabaron el material en su hogar y lo mezclaron en el estudio de los mismísimos  Einstürzende Neubauten (¡!).
Miseress combina lo abstracto con el pop más frenético, sin ningún problema,  como en la pista “Mi Auto”, pero vayamos desde el principio, con el misterioso tema que da nombre al álbum, con una susurrante Burguess, estrenándose como vocalista, en medio de sofisticados ambientes, donde solo queda entregarnos ante sus adictivos sintetizadores. Los ensordeceros golpes sintéticos y maquinales de la enfermiza “Un Lugar Ideal” la hacen sonar tenebrosa y maligna. 
Los envolventes sintetizadores en clave Kraftwerk de la discotequera “Mi Auto”  nos conducirá por ambientes de un futurismo incendiario, luego vendrá el macizo EBM de la gótica “El Círculo” donde una andanada de sórdidos ruidos, synths, guitarras sampleadas, beats y esquizofrénicas voces perturbara nuestra alma. Los retorcidos sintetizadores y ambientaciones de “Espejo en la nada” contando con la participación de Jochen Arbeit de los legendarios Einstürzende Neubauten en las guitarras. La desorientada “El vino de las orgías” a pesar de sus interesantes ensayos, suena forzadamente tétrica, convirtiéndose en el punto flaco del álbum.   Los sonidos industriales  de magnitudes infernales y los guitarrazos mismo Ministry, explotan en la densa “Guerrero de la Gloria Negativa”,  mientras que la experimental “La Torre de la Hora” exhibiendo una serie de sonidos espeluznantes y la tensa “Epilog” pondrán el final de este mefistofélico trabajo. 
Los argentinos con este disco han consolidado su siniestra y compleja propuesta sonora, conectada por el noise, la electrónica y lo industrial en pos de sacar a flote nuestros más profundos infiernos. 


17
MAZE OF WOODS
INVENTIONS
Temporary Residence LTD
Segunda entrega del proyecto conformado por Matthew Cooper de Eluvium y Mark T. Smith de Explosions In The Sky,  a quienes dejamos en el olvido tras descartar su epónimo debut entre lo mejor del 2014, donde solo nos resultaron atractivas algunas piezas pero que en estos días tras leer la reseña anual de los favoritos de  nuestro amigo Mario Reggiardo, nos recordó la existencia de estos tipos que trabajan bajo el nombre de Inventions.
El primer track del álbum no muestra nada espectacular, pero en medio de una marcha de aletargados beats se deja escuchar una voz sampleada a manera de declaratoria de principios para este álbum “I wanted to do something that I don't know how to do." Por ello el dúo en esta ocasión bajo su convención de crear atmósferas ambients, apelan a un sinnúmero de elementos sonoros (ruidos, samplers, sintetizadores, registros vocales y un largo etcétera), creando un disco complejo pero a la vez pletórico.      
Si bien el título del álbum (laberintos de madera en español) nos pueden referenciar ambientes bucólicos, el dúo recrea paisajes congelados a través de su música como lo muestra su portada. “Springworld” señala el inicio del recorrido por los ambientes mencionados, como si los músicos estuvieran perdidos en medio de ellos y nos compartieran sus sensaciones al contemplar dicha naturaleza. Las hermosas voces atmosféricas sobreponiéndose a un taciturno piano en “Peregrine” resultan oníricas, así como en “Slow Breathing Circuit”.En la majestuosa “Wind From All Directions” unas atmosféricas voces nos acompañan en un solitario viaje por la nieve, además de sus etéreas percusiones. “Wolfkids” es otra joya del disco, asimismo la magnética “Moanmusic”, y la espiritual “Feeling The Sun Thru The Earth At Night”, sostenida en sus ritualistas voces. Hasta aquí el viaje concluiría pero todavía quedan tres pistas más: el dancístico remix de ”Peregrine” realizado por The Field,  la versión del gran Leyland Kirby  del tema “Springworlds”, y el remix de “Slow Breathing Circuit” ejecutado por A Winged Victory for the Sullen.   


16
GIRLS IN PEACETIME WANT TO DANCE
BELLE & SEBASTIAN
Matador
Un lustro después los escoses retornan con un nuevo álbum, como lo sugiere su título, es de corte dance y ambientes más festivos con respecto a sus antecesores aunque precisamente no sean tiempos de paz. Desde el entusiasta espíritu que inspira “Nobody’s Empire”, la pugna de guitarras eléctricas y acústicas que exhibe ”Allie”,  las sonoridades disco de “The Party Line”, los guiños dance de “The Power Of Three”, el sonido de Pet Shop Boys discotequero de “Enter Sylvia Plath”, hasta llegar a las alegres sonoridades antillanas de la exótica  “Play For Today”, todavía más embellecidas por la interpretación vocal de Dee Dee Peny de Dum Dum Girls, demuestran que  Girls In Peacetime Want To Dance  nos recarga de vibras positivas, nos conmueve y purifica de las maldades de este agobiante mundo a través del baile.   
Por otra parte, los bellos parajes de la melodramática balada orquestal “The Cat With  The Cream”, de conmovedores arreglos de cuerdas sinfónicas, el pop barroco de “The Everlasting Muse”, las percusiones tribales y urbanas de la etérea “Perfect Cuples” girando sobre su final hacia sonoridades sesenteras, el folk de “Ever Had a Little Faith” , la susurrante voz de rasgos espaciales de Murdoch fluyendo sobre delicados arpegios de guitarra y ligero sinfonismo  en ”Today (This Army’s For Peace)”, son las piezas que aportan equilibrio y la pausa ante tremendo festín.
Los escoceses se han reinventado esta vez recurriendo a sonidos para la pista de baile pero sin perder su identidad musical con este melódico, inocente y bien arreglado disco, que los seguirá manteniendo en su sitial como uno de los abanderados del indie-pop y que en su reciente concierto en Lima así se lo demostraron a sus fans.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario