jueves, 16 de noviembre de 2017

PIPE VILLARÁN:MALA INFLUENCIA, ROCKEANDO CON FERVOR. Reseña

MALA INFLUENCIA
PIPE VILLARÁN
A Tutiplén Records
(2017)
Las distorsiones y ramalazos guitarreros iniciales que desatan el estallido rocanrolero con el que Pipe Villarán abre su segunda entrega solista, el single “Cruel”, es una clara intención del músico por salir de la atmósfera introspectiva que rodeó su anterior trabajo, para trasladarse a otra atmosfera más rockera y festiva, sin dejar de lado a la psicodelia y sonoridades “hippies” como aliadas. En “Mala Influencia”, no hay espacio para lo bucólico ni agreste, sino para ambientaciones más coloridas y eufóricas.
Este nuevo álbum, ha sido producido Kieran Kelly en sociedad con Rafael de la Lama, la misma dupla de “Cosmos” (2014). Grabado entre Nueva York y Lima durante 2016 y 2017, el disco contó con la participación de Marcos Maizel (Uchpa) en solos de guitarra, Iván Mindreau y Kieran Kelly en la batería, Joni Chiappe en los teclados, Gonzalo Polar en el saxo, Cleia Luna y Daniela Ghersi en los coros, Luis de la Lama en el bajo y Rafael de la Lama en la guitarra acústica.
Sigamos con el álbum. Luego que las incendiarias guitarras de “Cruel” se extinguen, surgen las embelesadoras melodías y coros de “Hijos de la Revolución”, más rock explosivo, concluyendo con unos estridentes arreglos de cuerdas. Pero cuando parecíamos alejados de la influencia Beatles, que asomaba en gran parte de “Cosmos”, irrumpe “Superstar”, pero los guitarrazos psicodélicos de “Medicina”, nos vuelve a esa atmósfera delirante y desenfrenada con la que arrancó el disco. Mientras que “Stone”, evoca diversos pasajes “dance-gospel-rock” del Screamadelica de los Primal Scream, coronado su éxtasis sonoro, sus delirantes solos de saxo.
Luego de un pausado preludio, los acelerados riffs “vaqueros” y bluseros de “Cae La Tarde”, construyen una entusiasta ambientación, donde emergen también exquisitos punteos y solos de la guitarra. Una reposada ambientación, cuyos rasgos lucen cercanos al pop ensoñador, persiste con “Parece Que He Encontrado Algo”, destacando sus sólidas armonías, terminando con sonoridades atmosféricas.
Para el trayecto final, en la nostálgica “Deja Vu”, Pipe nos lleva por parajes reflexivos luego de tanta bohemia sonora. Cierra “Superstar” (reprise)”, cuyos teclados inconexos y líneas de guitarra, de a pocos irán construyendo una hipnótica melodía, impulsada por un lúdico y sideral ¿moog?, que la vuelve adictiva, sumándose a ello, las guitarras de Pipe, con arreglos que, recrean un ambiente triunfal como colofón del disco. 
Pipe Villarán en esta segunda entrega solista, ha pasado de la psicodelia introspectiva a la extrovertida, sobresaliendo la espontaneidad exhibida por su guitarra, y ese contagioso entusiasmo por rockear en esta ocasión, el mismo que ha logrado una serie de piezas que nos embarga de frenesí.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

22/09/1953 : ZETANGAS AND THE MONSTER OF COMIDA. Reseña.

22/09/1953 ZETANGAS AND THE MONSTER OF COMIDA (2019) Dos años atrás honrábamos al “Paradiso Eterno” como la obra cumbre de Carlos Ga...