viernes, 11 de enero de 2013

MY BLOODY VALENTINE: REMASTERIZANDO EL PASADO (PARTE III)

MY BLOODY VALENTINE
LOVELESS 
SONY MUSIC.2012.UK. 
La versión remasterizada de la obra cumbre de My Bloody Valentine, Loveless pone el epílogo perfecto a sus reediciones lanzadas el año pasado. Se trata de un álbum que ha recibido diversas consideraciones desde ser destacado como el mejor disco de  los noventas hasta el mejor de todos los tiempos. La mayoría de los críticos que lo ha reseñado ha coincidido en otorgarle un puntaje perfecto.
El álbum es presentado en un elegante digipack que respeta su arte original, y nos trae la “novedad” de ser un disco doble, pero no en la acostumbrada versión en que son presentadas las reediciones (disco uno, el LP original y disco dos, demos, versiones o tomas en directo) sino algo nunca antes visto y propio de la personalidad obsesiva y perfeccionista de Kevin Shields, el cd 1 contiene la versión remasterizada de la cinta original (DAT) y el cd 2 proviene de las cintas originales analógicas de media pulgada (es decir el master analógico), muchos seguimos sin entender la extraña decisión de Shields, pues después de varias escuchas de ambas versiones no encontramos diferencias, sólo una muy ligera y casi imperceptible en la potencia del volumen, el primer disco suena un poco más fuerte que el segundo, pero ambos se escuchan muy bien, y la otra es en la duración, el primer disco dura dos segundos menos que el segundo (48’38’’ y 48’40’’ respectivamente). Sólo Kevin Shields sabrá la razón de presentarnos dos discos casi idénticos.     
Dejando a un lado este detalle, Loveless es un álbum que sirvió como influencia y piedra angular sobre la cual se edificaría el sonido de muchas de las bandas que saldrían después como Ride o Lush, y aún de las que están vigentes dentro de la escena indie-rock y pop, logrando así unir a dos generaciones de guitarras sucias y melodías pop , en las que podríamos considerar a Silvania o Sigur rós.
Con Loveless, My bloody Valentine aportó a la música contemporánea la posibilidad de crear construyendo  texturas y yuxtaposiciones sonoras, y hacernos experimentar sensaciones de éxtasis y traslado al séptimo cielo.  Ellos no ofrecieron a sus fans y críticos más de lo mismo sino una invitación a explorar su música bajo sus propias reglas y términos, cada vez menos complaciente pero a la vez recompensado con mayor goce. 
KEVIN SHIELDS: MORE SCIENTIST THAT ROCKER
MBV: Debb, Colm, Kevin Shields y Bilinda
Los ep’s Glinder y Tremolo se habían encargado de preparar los oídos de sus seguidores y de la prensa especializada para lo que sería Loveless. En las mencionadas producciones  se habían presentado canciones como “Soon” y “To here Knows When” que luego serían incluidas en el  álbum, y mostraban los senderos musicales sobre los cuales marcharía el nuevo disco.  
Por esa época, Kevin Shields parecía más un investigador científico que el líder de una banda de rock, al pasar demasiado  tiempo ocupándose en la búsqueda  y desarrollo de nuevos sonidos con bastante diligencia. Él experimentaba con cada instrumento y tenía una obsesión por los pequeños detalles. En Loveless, él mismo se encargó de la producción y la mezcla del disco.  
Con respecto a la concepción y producción de Loveless, Kevin Shields recuerda que “tenía realmente una dirección, llevé ese álbum en mi cabeza, exactamente tal como tenía que ser, durante meses. El problema fue darlo a luz en cintas… Las grabaciones de voz, de batería o de guitarras solo tomaron unas semanas, a veces una sola toma. Pero luego, escuché ruidos en mi cabeza, y había que agregarlos al álbum. Eso atrasó todo. Solo en la canción 'To Here Knows When' pasé más de tres meses tocando sobre el feedback del piano como fondo sonoro. El problema era que durante meses creía que estaba por terminar el disco. Los plazos siempre fueron una maldición para mí”.
LOVELESS: ONLY SHALLOW (SUCCESS)
MBV no la pasó muy bien durante la grabación de Loveless
Si bien Loveless y los Ep´s anteriores recibieron elogios de la prensa, el ambiente de éxito que parecía rodear a la banda era algo superficial. Tanto Glinder como Tremolo y este álbum le habían costado a Creation Records aproximadamente medio millón de dólares. Todos estos gastos generados por la perfección que Kevin Shields quería lograr en su sonido. Se dice que para Loveless trabajaron alrededor de 14 ingenieros en sonido (en los créditos de esta reedición figuran que participaron 18 personas entre ingenieros y asistentes). La banda pues se había sometido a un arduo trabajo de grabación para su elaboración.
Los excesivos gastos llevaron a la quiebra a la disquera, ésta prácticamente despidió a la banda y algunos señalan a estos acontecimientos como una de las causas de  la posterior separación de My Bloody Valentine.
La interna que se vivió durante la concepción de Loveless no fue tan  idónea como se había pensado. Sobre el enralecido ambiente que le tocó vivir a la banda a lo largo de la grabación y producción del álbum, Kevin Shields en declaraciones a la prensa aparecidas el año pasado dijo: “No podía trabajar con tal presión, esperaba la tranquilidad para ponerme a grabar. Ese álbum lleva la marca de su entorno nocivo. El sello Creation no tenía un peso, vivíamos en la calle, el estudio nos confiscaba las cintas esperando un eventual pago de las facturas… Estaba constantemente amenazado: llegué a pensar que el álbum no se terminaría jamás. Vivía en una completa inseguridad, y no solo financiera. Una noche robamos los únicos masters del álbum y nos fuimos en un taxi con las cintas, para estar seguros de que no las borrarían como represalia. Queríamos terminarlo sin el menor compromiso; sentíamos que se trataba de un trabajo importante”.
A pesar de las adversidades experimentadas a lo largo de su producción Loveless salió en noviembre de 1991. My Bloody Valentine hizo un álbum que exhibe perfeccionismo sónico, ambición, excesos, superación de los límites y sobre todo mucha paciencia. Es un disco en donde se logra la fusión armónica entre el noise y lo etéreo, la unión perfecta entre el ruido lacerante y perturbador y el pop angelical. Los sonidos y las melodías producidos por oníricas voces son sepultados bajo un enorme estruendo de guitarras distorsionadas, samples y synths de tono a menudo indeterminado. Que nos hace experimentar la sensación de andar por en medio de una ligera niebla que se irá desvaneciendo hasta dejarnos finalmente ver  una tenue luz solar. 
                                                                                       LOVELESS
Tracklist
Reseñar este álbum se presenta como un desafío pues encontrarle las palabras precisas a su bizarra pero a la vez exquisita música y las sensaciones delirantes que producen su escucha no es una tarea para nada fácil,  así que espero hacer mi mejor intento  en  transmitir en algo la calidad y variedad de ideas que exhibe Loveless.  
“Only Shallow” abre el disco con unas guitarras abstractas que van edificando murallas de sonido caótico, en una especie de ondulación sónica y de ritmo hipnótico que finalmente se va desvaneciendo para dar paso a otra pieza de sonidos ambient producidos por la ligera reverberación de cuerdas, se podría decir que se trata de una toma que no aparece en el tracklist, algo ya practicado por Shields en el ep Tremolo (dos canciones por el precio de una).  En “Loomer” Shields le da a la guitarra a punta de efectos con la pedalera, en forma paralela una electroacústica la acompaña, y se une a ellas la susurrante voz de Bilinda. Sigue “Touched” creación musical del baterista  Colm  O’  Ciosoig, la única excepción en medio del dominio creativo de Shields, con su casi minuto de duración la pieza exhibe sonidos alucinantes en donde la mezcla de teclados, guitarras, samples y synths han sido procesados de tal manera que sus notas aparentan cierta deformación, una excelente muestra de la amplitud de posibilidades que se podían experimentar en el estudio. Continua la ambient y  etérea “To Here Knows when” que ya había sido presentada en el ep Tremolo con la única diferencia que aquí se le añade al final otra pieza sonora que no aparece en el tracklist, se trata de una versión de “Glinder” en donde otra vez se ha deformado el sonido, dando esa sensación de estar escuchando un casette malogrado y además de habérsele bajado la potencia a los chirridos de la guitarra con respecto a su versión original, es una intro perfecta para “When You Sleep” quizás el tema más melódico, accesible, convencional y hasta bailable del álbum, el clásico estribillo-coro pero rodeado de alucinantes capas sonoras de guitarras distorsionadas, una verdadera delicia.  En “I Only said” las capas de guitarras noise parecen quererse consumir a los timbres etéreos de synths y voces. “Come in Alone” otra vez el sonido hipnótico producido por las abstractas y caóticas guitarras nos hace mover la cabeza con lentitud de un lado a otro. “Sometimes” se encarga de traer calma y relax ocasionado por la yuxtaposición sonora de cuerdas acústicas y prolongadas reverberaciones de guitarra. En “Blown A Wish” es el bizarrismo etéreo de las guitarras y samples combinados con la angelical voz de Bilinda la que nos da la sensación de conducirnos a paisajes delirantes. Las guitarras “noise” son superpuestas con etéreos teclados y voces en “What You Want”, que finaliza con unos solos de teclados cíclicos de atmosfera ambient que poco a poco se van retirando de la escena para dar paso a  “Soon” pieza musical también aparecida en un ep anterior (Glinder),  una especie de ¿house-noise-tecno-ambient? Llena de pistas, synths, secuencias, samplers que se van de encuentro con el estruendo de guitarras “noise”  y el acompañamiento de susurrantes voces,  que impulsan al baile más frenético y delicioso.    
Loveless es pues un disco que perturba y cautiva  la vez, es la cúspide del equilibrio perfecto entre el ruido y el pop. Loveless completó el bosquejo primitivo que My Bloody Valentine exhibió en Isn´t Anything.
"NO HACEMOS SHOEGAZING" KEVIN SHIELDS
“Me indignaba verme asociado a esa escena shoegazing" K.Shields
Tras la aparición de Loveless la mayoría de críticos de rock señalaron a My Bloody Valentine desde abanderados hasta padres del shoegazing. Ante estas afirmaciones Kevin Shields ha respondido: “Me indignaba verme asociado a esa escena shoegazing: significaba que una gran parte de los comentadores no habían captado nada del disco. Una palabra aparecía una y otra vez en las crónicas, que me exasperaba particularmente: ‘soñador’. Nuestra música jamás estuvo adormecida; tenía siempre un ojo abierto, estaba tensa, al acecho, como los aborígenes que duermen con un ojo cerrado y otro abierto. En los tigres, el cerebro solo está en pausa, alcanza con moverse para enloquecerlos”.
A decir de Kevin Shields, Loveless  fue “muy incomprendido en su época. Estaba seguro de que el tiempo le haría justicia”  razón no le faltaba a este genio pues muchos críticos con el transcurrir de los años valorarían mejor esta obra maestra.
SOON?
La banda en directo durante una de sus presentaciones en el 2008
Después de la salida de Loveless, en 1992 Shields entró al estudio, se prometió nuevo material pero en al año siguiente, Colm y Debbie abandonan el grupo. Posteriormente Kevin Shields colaboró con Primal Scream y Sofía Coppola en la película "Lost In Translation” y en 1997 la banda se separó. Sin embargo,  diez años después en el 2007 Shields anuncia que la banda volvería a reunirse y que estaría grabando nuevo material.
Las presentaciones en vivo de la banda se siguen dando desde el 2008 pero con respecto a la esperada nueva producción al parecer continua siendo una promesa de político, pues en una entrevista concedida a la prensa a mediados del año pasado, Shields manifestó que a finales del 2012 posterior a la salida de las reediciones remasterizadas  saldría a la luz el esperado tercer álbum de la banda. El plazo se ha cumplido y no hay buenas nuevas. Te seguiremos esperando con mucha paciencia Kevin, así como esperamos por años la aparición de estas remasterizaciones.


 
  
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario