sábado, 16 de noviembre de 2013

DEERHUNTER: CAÓTICO ECLECTICISMO



MONOMANÍA
DEERHUNTER
4 AD (2013)
Cinco sujetos de Georgia, Atlanta, Bradford Cox, Moses Archuleta, Frankie Broyles, Josh McKay y Lockett Pundt, han descrito a su licuado de estilos indie-rock, art-rock, shoegaze, post-punk, pop, noise, ambient, country, neopsicodelia, garage, shoegazing, rock’n’roll como “ambient punk”, ellos se hacen llamar Deerhunter,  llevan  más de 10 años como banda y son culpables de uno de los mejores álbumes de la década, Hacylcon Digest (2010). Este año nos entregan otro genial álbum, Monomania, dispuestos a seguir sorprendiéndonos con su peculiar sonido y rompiendo paradigmas, esta vez autodenominados como "nocturne garage".
La banda fundada el 2001, por su líder el vocalista Bradford Cox y el baterista/tecladista Moses Archuleta, uniéndoseles luego Colin Mee, se pusieron Deerhunter por su interés en la serie de juegos con ese nombre. En el 2004 el primer bajista del grupo, Justin Bosworth, murió víctima de un accidente practicando skateboarding, su reemplazo fue Joshua Fauver, proveniente de la banda punk de Atlanta Electrosleep International. La muerte de Bosworth influyó en el sonido del primer álbum de la banda, Turn It Up Faggot (2005), Cox manifestó que el álbum era “…resultado de un montón de negatividad”. Grabar el disco fue difícil para el grupo ante la pérdida  del amigo, Cox    diría “No quiero hacer un álbum como este nuevamente”. Después de su lanzamiento, pediría a uno de sus mejores amigos de la secundaria, Lockett Pundt, a unirse a la banda, quien aportaría una sonoridad más sucia en las guitarras, gracias a sus saturadas reverberaciones.
Deerhunter saldría de gira con Lightning Bolt y Gang Gang Dance, culminado el tour, la banda preparó todo para una sesión de grabación con la aclamada música folk, Samara Lubelski, pero los desacuerdos con Cox hicieron que este material no prospere, pero Cox guardaría una copia de esos pedazos de las respectivas sesiones en un CD-R y  posteriormente las subiría al blog de la banda.
En solo dos días de noviembre del 2005, Deerhunter grabaría material de lo que sería su segundo álbum, titulado Cryptograms, pero recién vería la luz en enero del 2007. Sí el primer álbum fue dedicado a la memoria de su bajista fallecido, este disco fue dedicado a Bradley Ira Harris, un amigo de Cox, adicto a la heroína que murió en el 2005.  En mayo del 2007, saldría el primer  EP de la banda,  Flourescent Grey.    
En abril del 2008, la banda retornaría al estudio para grabar su siguiente álbum, Microcastle teniendo como bonus disc, Weird Era Cont lanzado en octubre de ese mismo año. Durante ese año, Deerhunter abriría conciertos para The Smashing Pumpkins y Nine Inch Nails. Después del lanzamiento del álbum, Colin Mee dejaría el grupo, siendo reemplazado por un amigo de Cox, Whitney Petty. Mientras transcurría la gira   del álbum, Cox grabó en un estudio, On Platts Eyott  Casette, sacándolo en un lote de dos grupos de 100 copias cada uno, una edición en casetes rosados para los ganadores de una competencia de su sello discográfico, y casetes naranjas que fueron vendidos en un concierto especial por halloween en Atlanta, el 31 de octubre del 2008. Meses después, el recién incorporado Whitney Petty, dejaría la banda. También en plena gira, el grupo lanzaría su segundo EP  Rainwater Casete Exchange, conteniendo material de las sesiones del Microcastle, Deerhunter seguiría con las giras y tras su participación en el All Tomorrow’s Parties del 2009, Cox anunció que la banda tendría un receso por un largo tiempo.  Entonces los integrantes se dedicarían a trabajar sus respectivos proyectos personales, como Atlas Sound y Lotus Plaza.  
HALCYCON DIGEST (2010)
En enero del 2010, la banda volvería a juntarse para dar una serie de conciertos y estrenar nuevas canciones, como “Helipcoter”, “Primitive 3D”, “Fountain Stairs” y “Revival”. En junio Deerhunter hizo un alto a sus presentaciones para grabar su nuevo álbum.  En esta ocasión trabajaron con Ben Allen, quien había sido parte del aclamadísimo Merriweather Post Pavilion de Animal Collective. ¿El resultado? Un magnifico disco, lleno de variados e ingeniosos arreglos musicales, melodías emotivas y oportunos cambios de acordes. Los Deerhunter en la plenitud de su madurez musical. Ahora sí, el batido de estilos musicales que por años habían intentado hacer, estaba en su punto.     
El álbum se inicia con la espectacular “Earthquake”, cinco minutos de ensoñadora música brumosa,  entre ambient y shoegaze,  que nos deja algo desconcertados  si lo comparamos con los trabajos anteriores de la banda, pero nos permite entusiasmarnos con lo que ha de seguir. “Don’t Cry” es un pieza de pop sesentero y luminoso. “Revival” sigue ese mismo estilo musical que su predecesor pero combinado con un toque de glam. “Sailing” es una indescifrable y atractiva rareza acústica. “Memory Boy” es una cautivante y colorida marcha pop, que se convierte en un excelente puente sonoro para dar paso a la extraordinaria, “Desire Lines”, exhibiendo algo de influencias de la Velvet Underground y Television, con una línea de guitarra que hace lo justo y necesario para encandilarnos y conducirnos hacia el delirio. La mejor del álbum.
“Basement Scene” es otra marcianada acústica de la banda, de aires psicodélicos. “Helipcoter” es una de las grandes canciones de Deerhunter, y en donde Ben Allen, ha dejado impregnadas sus manos, pues parece un tema que encajaría perfectamente en cualquier disco de los Animal Collective, pero son Deerhunter demostrando todas sus habilidades y potencial. “Fountain Stairs” refleja cierta influencia de guitarras Jesus And Mary Chain,  época Darkland-Automatic. Mientras que “Coronado”, es otro gran momento glam del álbum, atribuido también por esos sonidos de saxofón, recordando al mejor Bowie setentero o Rolling Stone. “He Would Have Laughed”  sigue la secuencia sónica delimitada por “Eartquake” y “Helipcoter”, en donde otra vez la mano del productor logra grandes cosechas sónicas, en esta ocasión exhibiendo a unos músicos disfrutando de la libertad para explorar con el pop, haciendo resonar cuerdas y sintetizadores de manera apacible.
Halcycon Digest es un conglomerado de diversos sonidos trabajados cuidadosamente, que irradian belleza, inclasificable, pero admirable. Sin duda los Deerhunter con la ayuda de su productor, habían producido el mejor álbum de su carrera y uno de los mejores de la presente década.            
MONOMANIA (2013)
Para la creación del sexto álbum de la banda, se hicieron algunos cambios, como grabarlo en Brooklin, New York, con otro productor, Nicolas Vernhes, el mismo del buenísimo Nocturne de Wild Nothing, Josh McKay reemplazó en el bajo a Josh Fauver y se incluyó a Frankie Broyles para añadir otra guitarra a la formación. El álbum finalmente vio la luz el pasado 7 de mayo, recibiendo comentarios favorables de la prensa especializada, intentándolo catalogar entre lo “garagero”  y lo “avant garde”.  El 2 de mayo la banda se presentaría en Late Night with Jimmy Fallon, para presentar el tema “Monomania”, para luego emprende la gira de rigor.  
En esta ocasión Deerhunter, nos muestra un pequeño cambio de orientación en su sonido e influencias, apreciándose bandas como The Breeders, Stereolab, Sonic Youth, o solistas como Bo Didley y estilos tan diversos como el disco rhythm ,   krautrock, country, noise, blues y como siempre teniendo como aliado al pop.  Y es que la fortaleza de Deerhunter, recae en que ellos son uno de los pocos grupos en el planeta capaces de experimentar con todas las posibilidades musicales que se les antoje, y poder salir bien librados. Esta vez sonando más corrosivos y fascinantes.
En Monomania, los Deerhunter lucen un tanto más rocanroleros y sucios, “Neon Junkyard”, la pieza inicial del álbum, es una muestra de ello, desligándose totalmente del legado Halcycon Digest , una perfecta introducción de lo que será el resto del disco. Sin tiempo para el respiro, vendrá el siguiente tema, la caótica “Leather Jacket II”, de estridentes y ruidosas guitarras, uno de los momentos más lisérgicos y grandiosos del álbum. Cuando pensamos que seguiremos deleitándonos por las sendas del caos sonoro,  el pop psicodélico y encantador de “The Missing” nos mete una cachetada,  con sus melódicas guitarras y sintetizadores, y una correcta interpretación vocal  del guitarrista Locket Pundt.  Pero los Deerhunter nos meterán otro golpe, con la country “Pensacola” y nos darán de beber más rock’n’roll con “Dream Captain”.  Pero para no perder la costumbre, la banda otra vez nos saca del cuadro  con la progresión delicada de “Blue Agent”  aminorándonos la euforia alcanzada con los anteriores temas,  “T.H.M” nos sigue manteniendo en reposo, pero no será por mucho tiempo.
La adrenalina retorna con la melódica “Sleepwalking” que se pasa veloz y bajo esas mismas sensaciones sigue “Back To Middle” para luego estrangularnos con la furiosa  y ruidosa “Monomania”,   llena de feedbacks y distorsiones, y con un Bradford Cox, que se queda repitiendo “Mono-monomania, mono-monomanía” en medio de ensordecedoras guitarras que parecieran estar a punto de reventar, junto con esos peculiares sonidos de motor de motocicleta. “Nitebike” es otro gran tema de añejo rock’n’roll. La cósmica y country “Punk (La Vie Antérieure)” es una gran pieza que pone el fin a este gran álbum,  el tema se caracteriza por poseer una variedad de sonoridades que resultan realmente hipnóticas y son sostenidas por el rasgueo de una guitarra acústica a lo largo de la canción.    
Monomania, es un álbum de sucio y atmosférico rock’n’roll, de canciones pegadizas (sí, lo caótico resulta atractivo), una apasionante exploración por los terrenos del rock ¿clásico?, y que coloca a Deerhunter como uno de los abanderados del indie-rock norteamericano. Unos geniales músicos posmodernistas, que tienen en lo ecléctico su ideal. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario