jueves, 8 de octubre de 2015

BEACH HOUSE: ETÉREA NOSTALGIA

BEACH HOUSE: ETÉREA NOSTALGIA
DEPRESSION CHERRY
BEACH HOUSE
SUB POP (2015)
Beach House, el dúo dinámico de Baltimore, conformado por la excepcional Victoria Legrand y Alex Scalley, está de vuelta con su ensoñador y nostálgico pop, aquel que es capaz de conmovernos hasta las profundidades del alma y escarbar en el bosque de nuestras memorias los recuerdos más intensos de aquellas imágenes que creíamos olvidadas y que solo el tiempo se encargó de sepultar.  
Han pasado tres años desde Bloom, su último álbum, la espera ha sido larga pero altamente recompensada ¿Qué más podía hacer Beach House, luego de dos obras maestras (Bloom y Teen Dream)? Simplemente seguir haciendo lo que saben, deleitarnos con su melancólico sonido y explorando con ambientaciones más espaciales, hipnóticas y dramáticas, girando siempre en torno de la añoranza, jugando con ecos en las voces e instrumentos, apostando por el minimalismo y lo simple, reinventando sonoridades, percusiones y acompañamientos con el banco de sonidos de un ochentero y viejo órgano Casio (Tone-Bank MA-201 ¿podría ser el modelo?), sí de ese que está guardado en la bodega de la casa, por momentos coqueteando con el ambient  o con el sonido new-age céltico de Enya, como en “Sparks” o “10:37”, sus músicos logran nuevamente que caigamos de pie ante su música o mejor dicho recostarnos a la cama para entregarnos a la evocación. Así pues es innegable que está “deprimente cereza” resulte  tan deleitable.  
La envolvente ascensión atmosférica esculpida por teclados, sintetizadores y las voces de Victoria no puede ser más sugerente en “Levitation”, secuestrando nuestros sentidos de inmediato, para que nos entreguemos a su sugestivo mundo sonoro. Las iniciales volátiles voces de “Sparks” suenan majestuosas y épicas, colocándonos en trance, ambiente que es quebrantado por las distorsiones de Scalley, y del sonido Elec Organ, extraído del sound tone bank de un añejo Casio, acompañados por los golpes precarios y secos de los beats del mismo aparato. Unos teclados in crescendo al que se le une una sutil percusión y exóticos riffs adornados por inocentes sonidos computarizados logran edificar un ambiente  de ternura y llevar nuestros pensamientos hasta la infancia, donde la voz de Victoria por instantes es capaz de sacarnos una lágrima en “Space Song”. La atmosférica “Beyond Love”, adquiere dimensiones oníricas y se encarga de dibujar en nuestras mentes otoñales paisajes taciturnos. En “10:37” sobre la base de atmosféricos beats, desfilan teclados, cuerdas y en la cima, la melancólica voz de Victoria, dirigiendo con maestría la pacifica pieza.
Los hermosos sonidos de cuerdas de “PPP” nos van acurrucando y cual mecedora de infante, lleva nuestras emociones con suavidad de un lado a otro, mientras que la belleza sonora de “Wildflower” resulta estremecedora. Nuevamente la minimalista percusión arrancada  del beat bank del longevo casio, construyen una espectral percusión, de rasgos hipnóticos, por donde transita la dulce voz de Victoria, y las orientales cuerdas de Scally, todo un manjar para el subconsciente.
En la recta final, los teclados, sintetizadores y voces yuxtapuestas de “Days of Candy”, suenan tristes y angelicales a la vez, sacándonos de la tierra para llevarnos al cielo, el broche de oro perfecto para esta nueva obra de arte  concebida por este dúo que pareciera haber sido ungidos por la divinidad.

La grandeza de los Beach House en este nuevo álbum, radica en haber dado rienda suelta a su creatividad y reinvención tan solo recurriendo a sonidos elementales, con melodías básicas  y eso sí, alta dosis de emotividad. Un candidato a disco del año, que resulta imposible no sucumbir a la adicción de hacerlo sonar una y otra vez, pero eso no es todo, pues ni bien Victoria y Alex, terminaron con la grabación de Depression Cherry y la programación de la respectiva gira, el ímpetu y espíritu creativo del dúo era tan intenso que lo plasmaron en una nueva obra, aunque las ideas surgieron en paralelo con DC, así que tendremos dos LPs de Beach House en un año, destinada a ser lanzada el próximo 16 de octubre bajo el nombre de Thank Your Lucky Stars, que según los músicos será diferente a su reciente antecesor, sin duda parece que este 2015 será el de Legrand y Scally.        

   

No hay comentarios:

Publicar un comentario