sábado, 31 de octubre de 2015

BAUHAUS: 35 AÑOS DE UN GÓTICO ESTRENO -IN THE FLAT FIELD

IN THE FLAT FIELD
BAUHAUS
4AD (1980)
Inglaterra, finales de los 70s, tiempos desafiantes para los británicos, golpeados por las reformas económicas de Margaret Thatcher, una juventud sumida en el desempleo y la falta de oportunidades, la euforia punk se había esfumado, los new romantic deciden coger sus sintetizadores y escapar de la realidad, los post-punk innovar y explorar con ritmos exóticos llegando al eclecticismo, mientras que cruzando el atlántico, en Nueva York asciende la No Wave y el avant-garde. En medio de ese ambiente surge Bauhaus y su estilo gótico también denominado por otros como dark.
Formados en 1978, bajo el nombre de Bauhaus 1919, en tributo a la escuela de arte experimental alemana, los cuatro estudiantes de arte y amigos desde la niñez, habitantes de Northampton, Peter Murphy (voz) Daniel Ash (guitarra) y los hermanos David J y Kevin Haskins  imaginan un nuevo sonido, un hibrido de sus influencias (David Bowie, T.Rex, The Velvet Underground,Roxy Music, The Stooges, etc), debutando la noche de fin de año.

La química entre Murphy y Ash fue instantánea, solo en la primera sesión se construyó la base de lo que sería In The Flat Fields, su primer álbum, las letras afloraban del instinto y de la improvisación. En septiembre de 1979, publican el single “Bela Lugosi’s Dead”, oscuro y prolongado tema de 9 minutos de duración, grabado en directo en Beck Studio en Wellingboroughtorg, permaneciendo en el chart británico por cinco años.  Antes el mismísimo Chris Perry de Elektra (Sello de The Cure) los había rechazado.
La banda anhelaba crear un sonido que “tumbará” los huesos, sea afilado, y minimalista en esencia, pues su lema era “no sonar como nadie más”. Dos meses después firmarían con Beggars Banquet’s  subsidiaría de Axis Records, que posteriormente se convertiría en 4AD. Su segundo single sería la adrenálinica “Dark Entries”, publicada en enero de 1980, y emprenderían su primer tour europeo. Su tercer single sería “Terror Couple Kill Colonel”, mientras el cuarto,  la genial versión de “Telegram Sam” de T.Rex., para posteriormente iniciar su primer tour americano.
John Peel al escucharlos los invitaría  para algunas sesiones en vivo de Radio 1 de la BBC, quien con anterioridad tuvo la audacia de poner al aire la extensa “Bega Lugosi’s Dead”.
In The Flat Field  sería lanzado en el primero de octubre alcanzando el número 1 en los charts independiente y 72 en los pop charts. Según David J, el título del disco representaba el “vacío” de vivir en Northampton entre finales de los 70s e inicio de los 80’s. Para él la música representaba todo lo que hacía para liberarse de la vida. Su sonido incendiario combinaba diversos estilos como el glam rock, free jazz, krautrock, blues, reggae, dub, con letras provocativas, quebrando los paradigmas tradicionales con un modelo anárquico  y apasionado.  El experimentar con sus diversas influencias daría pie a un nuevo sonido, convirtiéndose en sus pioneros.
La inicial “Double Rare” es una pieza de tenebroso punk, críptico, infernal y enfermo, donde voces fantasmales junto a los gritos angustiosos de Murphy, suenan aterradores, acompañados por una caóticas guitarras y portentosos redobles, cuyas distorsiones finales harán conexión con la demoledora “In The Flat Field”, tema de un dinamismo realmente asfixiante, merced a la galopante marcha de su bajo y batería, además de sus “chillonas” y estridentes guitarras, con un Murphy desgarrador y misterioso en el canto, para luego dejarnos un enajenado ambiente sonoro prevalezca hasta desvanecerse.
Las guitarras electroacústicas de “God In An Alcove” suenan filosas, entrometiéndose el suculento bajo de David J, la acertada combinación de tambores y platillos y la “mefistofeliana” interpretación de Murphy, que posteriormente serán sepultadas por el anarquismo sonoro, en “Dive” un desafinado saxofón establece una enrarecida atmosfera, consiguiendo un tema inclasificable, donde se combinan jazz, funky y post-punk,  pero la lóbrega “The Spy In The Cab” sonará aún más surrealista, “sazonada” con elementos electrónicos  y una ensordecedora capa “noise” sobre el final intervenida por las voces acosadoras y psicópatas de Murphy, ¿hemos escuchado la voz del demonio?, en la simpática “Small Talks Stinks”, la menos gótica y ecléctica del disco, montando grabaciones a manera de interferencias y salpicando sonidos de resortes, atestiguan del potencial musical de los Bauhaus, los tintes dance y “¿pre-rave” de “St. Vitus Dance” son realmente marcianos, en medio de los alaridos de Murphy, y un sinnúmero de  ruidos bizarros y unas percusiones machacándonos los oídos.
El tenso y amenazante bajo de David J en “Stigmata Martyr”, sirve de introducción para que una acosadora masa sónica de corrosivas guitarras escarapele nuestro cuerpo y el golpe de tambor de Haskins quiera rompernos el tímpano, causándonos una sensación de pavor desde que Murphy proclama “crucifixation ecstasy” hasta mentar con demencia a la trinidad, luego de restablecernos del “shock”, cierra el álbum una serie de ruidos experimentales que dan paso a unos pianos jazzísticos hasta llegar a la locura en “Nerves”.

El disco dejaba al descubierto los pilares sonoros de la banda, la discordante guitarra de Daniel Ash, el bajo en clave funk de David J, la amarga y elocuente prosa de Murphy, todo un acróbata durante las presentaciones de la época y un Haskins  haciendo sonar cavernosa su batería. Décadas después la prestigiosa revista  Q consideraría al disco como “uno de los mejores álbumes góticos de todos los tiempos”, que por cierto también podríamos señalar que fue el primero en su género. De ahí su importancia como legado y la obra influyente para las generaciones emergentes y futuras.  

Escucha completo el álbum aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario