martes, 1 de diciembre de 2015

3AM: TRANSMISSIONS, “… es el disco con el que me siento más feliz, en cuanto a sonido, letras y ejecución”

ENTREVISTA CON EL CHINO BURGA
Días antes de iniciar su gira europea donde está promocionando su segundo álbum como 3AM, Transmissions, Miguel Ángel Burga o para los amigos, Chino Burga, estuvo por Arequipa para presentarse en la Fila (con su proyecto Ande) y en el festival Espora. Con él conversamos extensamente sobre su nuevo LP y cada una de sus canciones, que justamente transmiten con bastante generosidad, sus diversas influencias, consiguiendo en conjunto uno de los mejores discos de este año. También hubo espacio para hablar sobre sus video con  Giacomo Cochella, Ande y otros asuntos que giran alrededor de su nueva producción.      
TM ¿Es el concepto de Transmissions,  la rendir tributo a tus influencias?
CB. A lo largo de mi vida hay palabras que me han marcado. “kaos” por ejemplo la tengo tatuada en los dedos de mi mano. “Transmissions” es una que siempre me llamó la atención, además de ser una canción de Joy Division que me ha influenciado muchísimo y que me pareció apropiado otorgarle ese nombre a un disco que no era como el primero, que iba más en plan personal, narrando lo que era la vida en carreteras, a través de las giras y la gente que había conocido, pero este nuevo álbum va por un lado todavía más personal, las cosas que no me gustan, son como pequeñas transmisiones de realidades, de opiniones mías, entre que es una palabra fetiche para mí, entre que es una canción de Joy Division, me pareció que era apropiado llamarlo así.
TM. ¿Cómo fue el proceso de la producción del disco?
CB.  Igual que todos en la cocina de la casa (risas). Trabajé hace un tiempo con The Dead-End Alley Band, que es una banda de psicodelia,  les produje su segundo disco y como retribución me prestaron sus equipos para poder grabar, que básicamente era una consola y un micrófono. Empecé a grabar en diciembre del 2013, y con lo obsesivo que soy, pensé grabar 3 canciones y terminé grabando como 20, pues dejaron sus cosas por meses; hice algo básico, luego lo “redondee”, lo trabajé en casa, lo grabé, produje, mezclé y mastericé, para luego dejarlo a cargo de un amigo, Martín Elguera. Todo fue “súper casero”, “DIY”, de muy bajo presupuesto, sin procesadores, amplificadores inmensos, analógicos o a tubos. Todo muy básico pero con el oficio de encontrar el sonido a partir de la carencia de la tecnología. 
TM. ¿Y cómo te sientes con el resultado?
Bueno estoy bastante satisfecho, de hecho sé que suena a cliché, “el mejor disco de mi carrera”, pero este, sumando La Ira y otros que he tenido anteriormente, es el disco con el que me siento más feliz, en cuanto a sonido, letras y ejecución.  
TM. El tema “UHF” ¿Es un recuerdo de tus épocas entre la infancia y adolescencia donde solo en los canales de esa señal se podía acceder al rock?                   
CB. De hecho tenía 8 a 10 años cuando el canal 27 UHF en Lima comenzó a funcionar, ponía música muy del “momento”, donde podía observar vídeos de Iron Maiden, Ramones, Siouxie & The Banshees, Sister Of Mercy, aunque en verdad todo lo pirateaban de MTV, pero eran cosas muy actuales en esa época. Recuerdo llegar del colegio (3ro o 4to de primaria) y ponerme a almorzar viendo canal 27. A mí me dio mucha cultura y educación musical. Eventualmente el canal cerró y abrió el 33 UHF, que en un inicio también ponía solo música actual, estamos hablando de comienzo de los 90s, era súper bonito prender la televisión y ver videos de My Bloody Valentine, The Jesus & Mary Chain o Sonic Youth, lo cual me ayudó mucho musicalmente hablando; y esa canción directamente es un homenaje a esos dos canales, que en Lima eran raro que existieran. No sé quiénes fueron dueños o los programadores, pero de verdad que “les mando un aplauso”, les haría un monumento por haber hecho eso.
TM. ¿Por qué la decisión de cantar “UHF” en español, si todo tu repertorio es dominado por el inglés?            
CB. En realidad no fue una decisión. Lo que pasa es que mi idea inicial para 3AM era que una amiga lo cante, y yo tocara la guitarra, la base programada y al final no se pudo realizar, ella estaba muy ocupada, le pase la voz a otra amiga, y me dijo “sí ya lo hacemos”, y nunca lo hicimos, y vi que terminé arrinconado y hacerlo yo mismo. Tenía bastantes canciones listas para este proyecto, replanteé muchas cosas, como el sonido, y terminé haciendo el primer disco de 3AM, pero esta canción era parte de ese proyecto primario, que al escribirla salió en español.  Cuando salió 3AM la idea era cantar en inglés, así que esta canción quedó en el recuerdo, me gustó mucho, me planteé hacerla de nuevo a ver qué sale, y me gustó, y me pareció apropiado arrancar el segundo disco, después de sacar el primero todo en inglés, con una canción en español, por el hecho que es nuestro idioma, me pareció como un “statement” frente al primero y al mercado europeo,   que es donde me muevo, decir “todo bien, pero yo vengo de acá, de ser un hispanohablante”.
TM. ¿Cuál es la intención tras la densidad y atmosfera oscura de “Cóndor”?
CB. Resulta anecdótico que me lo preguntes, pero “Cóndor” fue la primera canción con La Ira… año 99, 2000 más o menos, era como el “intro” de lo que después terminó siendo “Empírea”, que apareció en el primer disco de La Ira… pero esa introducción terminó mutándose y ese riff quedó allí, olvidado en el baúl, y cuando estaba grabando las sesiones del Transmissions, se me vino el riff a la mente, pensé “¿qué cambios le hago?”,   la empecé a trabajar y bueno quedó una canción súper larga, basada solo en cuatro notas y le puse una letra súper  minimalista, de hecho primero salió la letra, es solo una línea que se repite constantemente y a partir de esa línea dije: “Cóndor” me pareció obvio el título, porque la siento una canción bastante tedia, voladora y  psicodélica.
TM. Cuéntanos de la influencia “ramoniana” de “Rock’n’Roll Radio”.
CB. La canción es solo una nota y un riff que nunca cambia. Me acuerdo perfectamente del momento que la compuse, estaba esperando que “baje” el  chico que mezcló el primer disco de 3AM, pues tenía que darme el master y lo estaba esperando en el estacionamiento, de repente se me vinieron sonidos a la mente, agarré el celular y empecé a tararearlos, y la letra salió inmediatamente. Además por esa época en Lima, el impresentable de Alfredo Ferrero, secretario  de la Sociedad Nacional de Radio y Televisión, había sentenciado que no existía espacio para la programación de música nacional “porque aquí no hay talento…”, entonces la prensa le reclamó que estaba obligado por ley a asegurarse que el 30 % de la programación sea producción nacional” y éste replicó “nosotros en realidad superamos ese 30% porque en realidad, el Dj es peruano, el programador es peruano, la señal es peruana, la empresa es peruana, así que todo es peruano y superamos lo establecido”, pero “¿a esa producción se refería la norma?”,  “la ley no específica” fue su respuesta. Entonces la letra va un poco en contra de eso, “yo ya no puedo escuchar la radio”, había que hacer una tercera estrofa, y me pareció genial hacer un pequeño tributo a los Ramones.
TM. El tema que cierra el disco “You’re Never Gonna Bring Me Down” es uno de los más frenéticos del disco, además de ser de corta duración, contrastando con el resto de la obra ¿Cuál fue la intención y por qué colocarla canción final?        
CB. Un día estaba ensayando en la casa de Camilo Riveros, del proyecto Black Saqras, de repente entre afinando y poniendo a tocar cualquier cosa, dije “¡guau! esto suena muy bien, me lo llevo a mi casa y voy a seguir trabajándolo”. Me dije “esta canción va a ser rápida”, la traté de armar y salió cortita. Recuerdo que no tenía voces pero la letra la grabé sobre el “pucho”, me puse el micrófono y salió. Trata un poco de la reafirmación, “…no me interesa no tener plata, si no llego a ser nadie, si me quedo solo, si no tengo amor, si soy un loco tirado en la calle, igual, tú no me vas a tirar abajo” . “Puedo estar en la peor de las situaciones pero me voy a levantar”, ideales que han sido en parte una cuestión de toda mi vida.
TM. ¿”Flying Low”?
CB. Es un pequeño tributo a los 90s, el riff es tomado de un tema de Bowery Electric.
TM. ¿“Rocks”?
 CB. Es una canción que también salió rápida, dos notas que son básicamente las de “Can’t Stand”, que es una progresión melódica que a mí me encanta, un “mi” y un “la”, un “do”, un “la” y un “sol”, me parecen súper oscuros, súper directos y rocanroleros.  La letra es bien cliché “no me importa el fracasar, yo voy a seguir para adelante”.
TM. ¿“A minute”?
CB. Es una canción que si bien es lenta y  media relajada, sí es bien contestataria, la letra es súper fuerte y habla cómo me siento con respecto a la sociedad, y a la manera cómo se hacen las cosas actualmente, con respecto al consumismo, a la televisión, a los medios, la tv basura -que en este país abunda-, es una queja frente a todo eso.
TM. ¿“Joy”?
CB.  Es un tema bien denso y muy personal, es el “remar, remar y remar”  en esta escena de rock subterráneo, underground o como le quieras decir y que aparentemente no llegas a ningún lado, que es lo que hecho toda mi vida. Muchos me dirán “has hecho giras, has logrado discos”, pero llegas a un momento en que dices “¿qué estoy haciendo con mi vida? ¿De esto no puedo vivir? No me está conduciendo a ningún lado”, ese desgaste de estar sintiendo que estás empujando y empujando y no vas a ningún lado, como digo en la última frase “Soy un idiota, estoy viejo, estoy equivocado, pero la función debe continuar”.
“¿Qué es este camino que he elegido de este tipo de música?”. ¡Drone! ¡¿Quién hace drone?!
Este nadar contra la corriente. Le dedico horas, días, semanas y años a esto y “¿qué gano?”, que  me hagan una reseña, que me digan “qué paja está tu disco”, “¿voy a vivir de esto?”. Estoy en una edad que me planteo tener una familia, ¿puedo mantenerla haciendo esto? ¿Puedo seguir haciendo esto, teniendo una familia?     
Finalmente es mi gozo, es duro, es tedioso, es medio idiota hacerlo en realidad, no tiene sentido pero lo haces, es para lo que has nacido. Ahora que tengo un bar, “vivo del rock’n’roll”, toda mi vida gira en torno a la música, y es mi vida, es mi gozo. Estoy por cumplir 41 años, y recién a esta edad me puedo sentir satisfecho de la opción que tomé muchos años atrás.
TM. ¿Cómo se dio lo de tu nuevo sello, Lay Bare Recording?
CB. Es un sello holandés. El primer disco salió con uno de Dinamarca, llamado Levitation. La dueña de Lay Bare fue a vernos a uno de nuestros shows de la  primera gira, en un festival de Bélgica, cuando terminamos de tocar, se nos acercó para mostrar su interés por ficharnos. Quien me ayudaba en la segunda guitarra, era el dueño de Levitation, tras meditarlo, me sugirió que debía irme con ella, pues su sello era pequeño, “pensemos en un mejor futuro y creo que con ella podrás” me confesó.
Escena del clip RTTJ 
TM. ¿Cómo se dio la “seguidilla” de videoclips realizada por Giacomo Cochella? Casi todas las canciones de tu disco tienen un video.
CB. Giacomo está loco, un día vino y me dijo que tenía unas escenas que había grabado. “Quiero hacer un video pásame un par de canciones” me pidió, tomó una canción y la grabó. Le había pasado música para un corto, y me dijo “te hago un video” y ahí salió el clip de “Run Through the jungle”. Tiempo después me dijo que tenía unas imágenes, le di un tema, y después me dijo que tenía más ideas para cuatro canciones, ¿de qué me estás hablando?, “yo no tengo plata” le dije.
Todo lo hemos hecho lo-fi, no hemos gastado nada, cero presupuesto, todos los que aparecen son amigos, las locaciones son el bar, mi casa, la calle, el carro de Giacomo. Lo hizo porque le gusta la banda, nos entendemos muy bien, hay un “feedback” continuo que hacía que las cosas vayan creciendo,  se armaron los videos, y así de la noche a la mañana, aparecimos con 5 videos del último disco que no es muy usual. Le agradezco en el alma el haberlo hecho.
TM. Cuéntanos sobre Ande, tu proyecto paralelo
CB. Tenía la idea de hacer algo Death In June, y salió Ande. Grabándolo en mi casa, yo mismo, soy solo yo, no hay bajo, son solo guitarras, sí es un proyecto decididamente focalizado en el paganismo, sobre todo en la cosmovisión andina, las letras son como alabanzas al sol, cantos a la luna, himnos a la naturaleza en general. Desde que tengo uso de razón, me he considerado un pagano y esa es mi religión. Podríamos decir que Ande, es un proyecto religioso-espiritual. Un poco de retribución, de agradecimiento a mis raíces, a mi cultura. El Perú es ande.
TM. ¿Por qué estás apelando últimamente a tu versión del tema de Deformales, “Tengo una granada” como cierre o encore en tus presentaciones?   
Es una canción que me gusta mucho por su letra, sobre todo como está la situación actual. Me parece que es como para tirarle una, al congreso, ir a palacio y tirarle otra, a la Televisión, y a Cipriani. Agarre un pedazo de la letra de esa canción y le puse una música media industrial.
En muchas de mi canciones tomo de otras y las reinterpreto no en plan de robarles y decir mira yo lo he hecho, sino en plan de tributo,
TM. Yéndonos al otro extremo, “I can Stand” se ha convertido en un clásico para iniciar los conciertos.
CB. Básicamente por el “intro”. El cine de bajo presupuesto de clase b, todo lo que sea zombies, ufo, ovni, pagano, películas independientes, es decir todas esas cosas mal hechas, me encantan. 
TM. Finalmente, “The Game” fue uno de los primeros temas nuevos que presentantes, incluso en espacios on-line y siempre la tocas en tus conciertos ¿por qué no entró en Transmissions?

 CB. Simplemente no entró porque será parte de otro disco, que irá por ese estilo. 








No hay comentarios:

Publicar un comentario