miércoles, 8 de junio de 2016

EL OTRO INFINITO: ELECTRÓNICA LÓBREGA POR PARTIDA DOBLE- Reseñas

KALI
EL INFIERNO EN TUS OJOS
Chip-Musik
(2016)
Alfonso Noriega, el cerebro que está detrás del proyecto electrónico El Otro Infinito, sigue lanzando producciones por partida doble, este año lo ha hecho con el EP El Infierno en Tus Ojos, lanzado en abril, y el álbum Kali, editado en  enero, ambos trabajos disponibles para libre descarga, pero ¿Qué de nuevo nos trae Noriega? Pues más ambientes trasnochados, espectrales y enigmáticos desplazándose sobre una firme amalgama de sonoridades sintéticas.    
Comencemos con Kali cuya pista inicial, la inescrutable “Creta”, se asoma de manera ascendentemente para luego envolvernos con sus sutiles e hipnóticas percusiones, prosigue los sedantes sonidos saturados de “Sagitario”, por donde transitan ligeros y sensuales beats, ofreciéndonos sugerentes dosis de electrónica narcótica. Las “limpias” percusiones, en onda minimalista, de “Spleen” sirven de autopista para que se deslicen una serie de acogedoras sonoridades noctámbulas, pero todavía más oscura y misteriosa resulta la enigmática “Kali”.  La resonante “Las Horas de Tu Ausencia” crea sugestivos ambientes espectrales, mientras que en la amenazante “Miércoles de Ceniza”, una serie de fantasmagóricos y tétricos sonidos se van sucediendo conforme pasan los minutos. Cerrando con la hibridez semi-industrial de “Mehires (Kali rework)”  y  el misterioso remix de “Creta” realizado por Siam Liam, donde somos capturados por variopintas sonoridades electrónicas colindantes con el ambient.  
Ahora el turno es para el EP El Infierno en Tus Ojos, que tiene en “Errático” su punto de partida, cuyas percusiones minimalistas  van abriendo espacio para que transite una sutil pero diligente marcha sintética, los sonidos computarizados y las volátiles percusiones de “White Abyss” se tornan espaciales, mientras que en “El Infierno en Tus Ojos (Burning Rework)”  y “Bad Dreams” pese a resultar atrayentes sus oscuros beats, parecieran haber sido cortados con la misma tijera, cayendo en cierto monotonía. Finalmente los etéreos teclados y pulsaciones sonoras de “Exterminio”, nos vuelve a sacudir el subconsciente, logrando una magnifica pieza de cierre. 
Si te gustó el disco de Ghost Culture, debes darle vueltas a estas sombrías producciones para danzarlas bajo la penumbra. Nuevamente Noriega nos ofrece dos buenos aportes a nuestra electrónica underground.  






No hay comentarios:

Publicar un comentario