viernes, 10 de junio de 2016

RRAYEN: “ODIO QUE ME DIGAN ARTISTA”-entrevista y reseña con Maia Koenig

Entrevista
Una anarquista en 8-bits
Maia Koenig (1987), es una “artivista” (¿qué es? sigue leyendo) argentina quien bajo el seudónimo de RRayen, se encarga de componer caótica y extrasensorial  música electrónica en 8 bits, creando sus propios instrumentos, manipulándolos, desviándolos y programándolos, en especial con su  consola Game Boy Nintendo de 1989 utilizando un cartucho LSDJ, toda una locura… y experiencia singular, inusual y bizarra para quienes en sus presentaciones en vivo hemos sido “triturados” por sus maquinales, asfixiantes y frenéticos ritmos.
Maia ha emprendido una extensa gira por América denominada “americascarfo 2016” a raíz del reciente lanzamiento de su segundo álbum como RRayen, Vida Game. El tour se inició en Paraguay, continuo por Bolivia y hace poco pasó por nuestro país paseando su “ruido blanco” por Puno, Arequipa, Cusco, Ayacucho, Lima y Trujillo. Ahora alista presentaciones en Ecuador y Colombia para finalmente “anclar” en México. Durante su estadía por Arequipa aprovechamos la oportunidad para disfrutar de su música y conversar con ella, demostrándonos ser una "incendiaria" chica de "gameboys tomar”. 
TM: ¿Cómo se inicia tu fascinación por la experimentación con “juguetes” electrónicos para provocar sensaciones caóticas?
Maia: Yo creo que siempre fui ahí como medio experimental, pero un tema así como por la fascinación de los “ovnis”, ¿no? …como que creo que tiene que ver con algo del cosmos así lo que es la experimentación, yo a la música. Empecé con el punk, me hice punk y anarquista a los 15 años y sigo siéndolo pero de pronto soy una tipa muy abierta y sé apreciar principalmente lo que es la conexión, cuando “baja” la información en el mismo instante, eso para mí es algo único, es realmente sentirse un canal y poder transmitir en el mismo momento lo que está pasando, tiene que ver con la improvisación más que nada, y sí, improvisar es lo que más me gusta.
TM: ¿Qué músicos o bandas te han marcado?
M: Creo que muchas, desde las Tortugas Ninja hasta Gloria Trevi (¡!), Earth, Oneida, Hole, Babes in Toyland… puedo estar así muchos años nombrándote bandas que me encantan y no puedo dejar de escuchar, como Buzzcocks, The Adicts, The Clash… soy bien versátil.
TM: ¿Cómo iniciaste tus proyectos musicales?        
M: Comencé teniendo una banda de chicas punk en la Patagonia, llamábamos “Quientas”. Yo cantaba y hacíamos versiones como el himno nacional modificado con una actitud bastante anarquista, también haciendo fanzines y otras cosas, después me metí más en lo que es el “grunge”, más lo que es la experimentación, empecé a hacer mis primeros pedales y sintetizadores, y “tirarme” más a lo experimental, después a los “juguetes” y de ahí a los “8 bits” (1).
TM: ¿Cómo nace RRayen?     
M: Es un nombre mapuche (donde no se pronuncia la “rr”), yo tengo descendencia Mapuche y alemana, “RRayen” significa flor, que también está relacionado con mi segundo nombre que es Florencia, y bueno ahí hay como una doble r y “r con r guitarra…”. Hay como una mística de cosas que todavía no quiero hacer pública.
TM: ¿Cuéntanos de tu segundo álbum, Vida Game?
M: Bueno el primer álbum de “8 bits” fue In Secta que es del 2008 pero lo saqué el 2012, fueron cuatro años de estar gestionando su salida hasta poder grabarlo, pues te tardas mucho en programar una canción en 8 bits.
TM: ¿Por qué “Vida Game”?
M: Bueno hice un viaje a Uruguay con unos amigos, que hicimos “Candy flipper”, una mezcla de drogas linda, y nos llevó como al “Vida Game”, a veces la vida se transforma como en un juego, es como jugar “el juego de la vida” y fue “el juego de la vida”. Ser consciente de que quizás esto es una realidad ante tantas que puedas tener.
Me gusta llevar el sonido no solo a algo musical, sino algo que cause, un medio combativo. Yo hablo mucho sobre el “artivismo”, que es la causa del arte. Yo no soy artista, odio que me digan artista ¿por qué? Porque me parece una estupidez ser parte del entretenimiento. Sí aunque soy parte de ello, que sucede, yo tengo una causa que es la “obsolescencia programada”, es decir, "sí toco con una gameboy, porque vos tenés la última “play"'. Sí transformo los juguetes, hago mis propias cosas, soy autodidacta, no soy institucional, no estudié para hacer esto, estudio con internet, no necesito nada y de pronto, sí, se transforma en una causa que es el “artivismo”, como que me siento más “artivista” que artista y sí estoy luchando con la música y con el arte desde un lado más positivo que tirar una bomba ¿no?
TM: ¿Qué puede encontrar el buscador de nuevos sonidos en Vida Game?   
M: Es un sonido muy ruidoso, es todo programación con gameboy... colliding sound beat shake que es el programa que uso, son cuatro canales, dos de pulso, uno de wave, uno de noise, este último básicamente es de ruido blanco que me encanta, hay mucha gente que está programando con éste, con el colliding… que hacen cumbia, hacen techno, pero yo lo que hago es otra cosa, algo más formativo, más punk o como quieras llamarlo, como trato de generar  un estilo nuevo dentro del género nuevo, “innovación de innovaciones”, y eso sí me llama la atención por lo menos distribuirlo en Latinoamérica donde todavía no hay gente que esté haciendo esto.      
Con Maia antes de su presentación
Dejamos a RRayen para que “suba” al escenario y empuñe su gameboy con lsdj, convirtiéndonos en testigos de toda su furia y descontrol ante sus arrebatos sonoros en 8 bits... una experiencia excepcional.  
(1) ¿Qué es música en 8-bit? se refiere a un estilo de música electrónica inspirada (y realizada) por el sonido de un ordenador antiguo o de consolas de la época de 8 bits de los videojuegos. Esta música a menudo refleja los sonidos de la tecnología que se ve como primitiva o "anticuada", como la Game Boy y sintetizadores caseros. 
Disponible en https://es.wikipedia.org/wiki/8-bit_(m%C3%BAsica)


VIDA GAME
RRAYEN
KillerDrumzRecords
(2016)
Este disco es una de las producciones más complejas, enloquecidas y peculiares que he escuchado en los últimos años, y al igual que su creadora coincido que no hay en nuestro hemisferio punto de comparación; su audición cae en un paralelismo como la del “gamer” que inicia la partida y sortea una serie de etapas para ganar el juego, pues cada pista representa una inusual e inédita aventura sónica, ocasionada por su siniestro “gameboy” con lsdj, introduciéndonos a una atmósfera vintange (nuestra infancia y/o juventud entre attaris y nintendos) pero conduciéndonos por senderos que colindan con la locura. Un trabajo menos brutal pero más experimental que su predecesor.
Maia apertura su lúdico caos sonoro con el infernal noise cibernético en clave vintange (¿? Bueno intento darle una definición) de “Maquiavelo”, prosigue el ritmo enloquecido de “DroneZombie”, pura furia a mil revoluciones, un ambiente ochentero merced a sonoridades “nintendo” se respira en “Lunar”, para luego ir reproduciendo galopantes beats y coquetos intentos house. Más ritmos aplastantes vienen con la asfixiante “1987” (¿alguna alusión a su natalicio?), una pista que nos sacude los sesos de un lado a otro.
“Anime” se convierte en una exploración hacia las profundidades de una partida, pero con la misma la intensidad se reduce en “Zoroschibit”, pero la andanada de “cibergolpes” retorna con la breve y enajenada “Vegan”, más baile brutal y frenético se avecina con “Sondas”, una locura extrema. Entre latigazos y contundentes golpazos sónicos transitan “Domo”, “Onion” y “Freaky” presentándonos las posturas más iconoclastas de la obra, así como el ruidismo de “Queena” y la ambientación “game over” de “Rec”, único tema donde se deja de escuchar la voz de Koenig.
En Vida Game  no hay lugar para lo convencional sino para dar rienda suelta a la locura, la brutalidad cibernética y el descontrol. Recomendamos también su anterior trabajo In Secta (2012), de descomunal contundencia para los sentidos.
   

Para que la experiencia sea completa aquí su primer álbum

No hay comentarios:

Publicar un comentario