lunes, 13 de junio de 2016

MIYAGI PITCHER: HONEY-reseña

HONEY
MIYAGI PITCHER
CHIP MUSIK
(2016)
Esta nueva entrega de Miyagi Pitcher, Alexander Fabián Gómez (quien también es  Ozono, Siam Liam, Alcaloidë, Ban and Flap y líder del colectivo electrónico Chip Musik), consolida la creatividad del músico, en esta ocasión dejando de lado las reversiones de “clásicos” para experimentar aún más con los teclados y las programaciones, avocándose a ampliar su horizonte sonoro, consiguiendo piezas tan majestuosas como la astral “Dreams”, yendo en pos del ambient music y lo etéreo como bastión de su obra, producto de haber “sentido electricidad en las venas al trabajar en este disco…”
En nuestro recuento anual 2015 señalamos a su anterior álbum, Blonde,  como un “feliz hallazgo”, trabajo que nos dejó con la expectativa al tope ante la aproximación de una nueva incursión sónica. Honey  no hace sino darnos por bien servidos, merced a su hipnótico ambient, idóneo para encuentros oníricos.
Todo arranca con la sonoridad “pastrula” de “Dendrita”, hechizándonos la fantasiosa (y distorsionada) voz de Cassie Leclair, acelerada en revoluciones y acompañada por una serie de percusiones sonando a añejos engranajes, prosigue las ambientaciones introspectivas y surrealistas de “Explosions Of Feelings”, de magníficas percusiones espectrales. Incitándonos hacia la levitación sigue la cósmica “Honey”, sin duda la mejor del disco, pista de corte ambient, evocando por momentos a los grandiosos Silvania, un tema que juega con nuestras emociones más profundas y extrañas, teñida por grisáceas sonoridades, imposible dejar de relacionar su sonido con pasajes de la serie “Cosmos” de Carl Sagan, como si fuera la “cortina” de esta. En esa onda espacial continua “Galaxy”, pieza que hace honor a su nombre, poniéndonos por instantes en órbita.
“Express 88” se convierte en el soundtrack perfecto de infinitos parajes galácticos, inspirándonos sensaciones dramáticas, llevando nuestros sentido a través de las constelaciones, mientras que “Rapptor” nos regresa a la tierra, cuyas sonoridades se encargan de reproducir paisajes naturales ocasionados en gran parte por sus peculiares sonidos emulando el mañanero canto de las aves.
Tras la calma de la pista anterior, unos enloquecidos sonidos computarizados flotando sobre una atmósfera ambient son disparados sin reservas en “Bunny” (con la participación de Siam Liam), tema que guarda cierta relación con electrónica producida por gente como Daniel Lopatin (Oneohtrix Point Never). Más momentos delirantes llegan con el onirismo sideral de “Honey”, ambient en su estado más puro, otra joya del disco a pesar de su brevedad. Más alucinación ambiental arriba con “C4U”, reconstruida sobre la base de la pieza “Crazy For You” extraída del álbum Pigmalion (1995) de los Slowdive, donde transcurren envolventes sonoridades brumosas e hipnóticas. Las portentosas y empalagosas percusiones de “Pets” (otra vez apoyadas por las voces de Leclair) resquebrajan la atmósfera  para que sutilmente se sucedan susurrantes y fantasiosas voces, así como delirantes arreglos de guitarras, convirtiéndose en otro viaje musical pasado de vueltas.
“Aroma” a fábrica es el que se respira en la fría “Velvet Eyes” (nuevamente con la participación de Leclair), sensación gélida que persiste con la sonoridad entrecortada del remix de “Honey” realizado por Alcaloidë. La sonoridad dantesca de “Susi” (con apoyo de Leclair y Siam Liam), cual avalancha de nieve, luce amenazante hasta que es detenida por hipnóticas percusiones y una serie de sonoridades que parecieran querer alcanzar las estrellas, para finalmente enrumbar en una marcha astral, donde el subconsciente es dirigido hacia el tercer cielo. Excelente cierre para esta espectacular obra.       
Resulta llamativo y digno de una entrevista a futuro, saber cómo Miyagi Pitcher se las arregla para poder diferenciar el aporte que brinda cada una de sus identidades musicales a los temas del álbum. Aunque para algunos puede sonar exagerado, estamos ante el mejor disco en lo que va del año, dentro de las producciones nacionales, sin mucha pompa ni publicidad de por medio, como caracteriza a las producciones de este sello. 
Esperamos con anhelo el anuncio de puntos de venta de ediciones físicas de Honey, que por ahora parece ser un álbum insuperable.  



No hay comentarios:

Publicar un comentario