sábado, 16 de febrero de 2013

NEW ORDER: MOVEMENT 1980-1982 (Parte I)



NEW ORDER
MOVEMENT
DE JOY DIVISON A NEW ORDER
El inicio de la historia de New Order es un relato de persistencia, esperanza e integridad ante la adversidad. De las cenizas de Joy División se dieron maña para sobreponerse y reinventarse bajo el nombre de New Order. Durante la década de los 80s se erigieron como una de las bandas más emblemáticas de la época. Dieron origen  a toda una movida en su natal Manchester, constituyéndose en una de las bandas más influyentes de  la música contemporánea.
“En Joy Division, trabajamos 4 ó 5 años tratando de hacer exitoso al grupo…creo que la belleza de New Order fue que lo superamos y seguimos juntos como amigos, y nos volvimos quizás aún más exitosos que Joy Division. Creo que realmente fue un logro” sentencia Bernard Sumners sobre la mutación de Joy Division a New Order. Mientras que el periodista musical Jon Savage declaró al respecto: “era increíble que este grupo de rock gótico [Joy Division], muy oscuro, se volvieron en unas divas de discoteca [New Order]”.
Tony Wilson dueño de Factory Records y descubridor de Joy Division, le comentó a Savage su premonición sobre el futuro de la recién reestructurada banda: “Escucha mis palabras. Esto es como cuando Syd Barret dejó a Pink Floyd, y New Order será como Pink Floyd, van a ver…dentro de 3 álbumes estarán vendiendo millones en Estados Unidos”.  La profecía de Wilson se cumpliría al pie de la letra.
“Desde el comienzo fuimos una banda de culto, de empezar tocando en clubs nuestra audiencia se duplicó y luego se triplicó…de tocar para 800 personas pasamos a mil y hemos llegado a tocar hasta para 23 mil personas…” comenta Sumners sobre el impacto de New Order en sus seguidores.
Aquí pues la primera parte de una serie de entregas sobre New Order, una verdadera leyenda viviente del pop-rock, a quienes tendremos la oportunidad de verlos en concierto el próximo 5 de abril.
18/05/1980
Ian Curtis, R.I.P
Un día antes de que Joy Division enrumbe vuelo a  los Estados Unidos para realizar  su primera gira por territorio americano, su líder, cantante y letrista Ian Curtis tomó la decisión de suicidarse. Cuando también estaba próximo el lanzamiento de su segundo álbum, Closer. Ese 18 de mayo de 1980, el guitarrista y tecladista Bernard Sumner, el bajista Peter Hook y el extraordinario baterista Stephen Morris se quedaron conmovidos con la noticia, su “frotman” y compositor había partido hacia el más allá.
Tras la muerte de Curtis una serie de inquietudes sobre el futuro de la banda inundaría la mente de los músicos, pues a pesar que adoraban lo que hacían se preguntaban ¿Qué haríamos? ¿Seríamos Joy Division sin Ian Curtis? ¿Funcionaría? ¿Quién cantaría?. Las respuestas simplemente no llegaban en esos días posteriores  a la partida de Curtis.      
ENCONTRANDO REMPLAZO PARA IAN CURTIS
El 29 de Junio 1980, los tres integrantes de Joy Division ejecutaron un corto set instrumental en el Beach Club de Manchester; cinco semanas después de esto, volaron hacia América a cumplir con los shows que se habían pactado antes del fallecimiento de Ian Curtis. Para esas presentaciones Sumner, Hook y Morris compartieron el rol de cantante. El mánager de la banda Rob Gretton era de la idea que el cantante fuera el baterista Stephen Morris, y que se debería colocar la batería al frente del escenario pero Morris desistió de la idea por parecerle poco accesible cantar y tocar la batería a la vez.
Gillian Gilbert  y su peculiar look
Según Stephen Morris  se decidió hacer un sorteo para elegir al cantante y la suerte recayó sobre Bernard Sumner quien varios años después declararía lo siguiente: “Yo no lo vi como algo difícil reemplazar a Ian, porque lo consideré realmente como un honor”. Pero Bernard tendría el inconveniente de tocar guitarra, teclados y además cantar, es así que en Octubre de 1980 a sugerencia de Rob Gretton, Gillian Gilbert quien era la novia de Stephen Morris ingresó a la banda para ejecutar la segunda guitarra y los teclados, para aliviar la carga de Sumners. Se escogió a Gillian porque antes ya había apoyado a Joy Division en una presentación en vivo en el mítico  Eric’s Club de Liverpool. Cuenta Sumners que en aquella ocasión en los camarines antes del show, estaba jugando con Rob Gretton a lanzarse botellazos, y uno de ellos le cayó en la mano, durante el concierto a causa del dolor  no pudo seguir tocando e invitaron a Gillian para que lo remplace en la guitarra. La primera presentación de Gilbert con el grupo fue el 25 de Octubre de 1980, en el The Squat de Manchester. Con la llegada de la novia de Morris, la banda se había completado.
NEW ORDER
Para la elección de un nombre para la banda se presentaron varias alternativas, entre las que figuraban: “The Witch Doctors Of Zimbawe”, “Black September”, “Barney, Stephen y Peter”, “Barney And J,Ds” y “New Order” que fue propuesto por Rob Gretton, quien lo sacó de un artículo de The Guardian  titulado “The People's New Order of Kampuchea”, siendo finalmente aceptada como nombre oficial de la banda. 
Era septiembre de 1981 cuando en New Jersey la banda grabó su primer single “Ceremony” y  “A Lonely Place” como lado “B”, ambas fueron escritas por Ian Curtis dos semanas y una semana antes de morir respectivamente. Solo se tenían los fragmentos de las canciones y Bernard tuvo que unir los audios de las maquetas para poder tener la letra completa de las canciones. Las tomas de esos temas con  la voz de Curtis se pueden escuchar en el Box Set de Joy Division “Heart And Soul” editado por Rhino Records.
Con la alineación completa y nuevo nombre, pero sin ideas claras de realmente qué es lo que querían hacer musicalmente, entraron a su acostumbrado estudio Strawberry de Stockport, en búsqueda de hallar su nueva identidad con la ayuda de su “visionario” productor Martin Hannet quien ya había trabajado con ellos cuando eran Joy Division.
MOVEMENT
Lanzado en Noviembre de 1981, Movement es un álbum de transición, una especie de unión entre el post-punk y el synth pop que continúa con el legado de Joy Division, de melodías oscuras y tenues, y un incremento en el uso de los sintetizadores. Movement fue el puente que uniría lo hecho como Joy Division y el proceso de lo que querían ser como New Order. El álbum alcanzaría el puesto N° 30 en los charts del Reino Unido.
Podríamos decir que el sonido de Movement si bien parecía rendir homenaje a Joy Divison, más sirvió como punto de partida de la carrera ascendente que emprenderían. Hicieron un álbum que cualquier banda post-punk se jactaría orgullosa de haberlo hecho pero como habían sido Joy Division, la expectativa y exigencia era mayor. La acogida no fue la que esperaban, opacada por la salida del álbum retrospectivo de Joy Division “Still” pocas semanas antes del lanzamiento de Movement. Algunos críticos manifestaron que el álbum era inferior a lo expuesto con el single “Ceremony”.
Algunas canciones de Movement ya habían sido compuestas a mediados de 1980, como “Dreams Never End” y “Truth” que habían sido tocadas en los primeros conciertos que ofrecieron como New Order en Septiembre de ese año en los Estados Unidos y cuando aún eran un trío.
Morris, Hook, Gilbert y Sumners
Movement fue grabado en un ambiente tenso. La banda sufría el constante acoso de periodistas y personas que les preguntaban sobre lo ocurrido a Ian curtis. El ingeniero del estudio Chris Nagle según Peter Hook era indiferente ante las sugerencias, pedidos y opiniones de los integrantes de New Order. Martin Hannet estaba cada vez más inmerso y perdido en su “universo” gobernado por las drogas, además de sus disputas legales con Factory debido a un dinero que le debían, pero el principal problema era que la banda extrañaba a Ian Curtis y su capacidad para componer y pulir los temas. “Estábamos contentos con las canciones, pero no con la producción” diría Peter Hook, quien también manifestaría que  lo único positivo de todas las sesiones de grabación, fue que Hannett le mostró a la banda como usar la mesa de mezcla, lo cual les permitió en el futuro producir sus grabaciones por ellos mismos.
Culminada la etapa de grabación, el trabajo extra se realizó en los estudios Marcus de London’s Queensway,  y la mezcla en estudios Island en Basing Street, en esta etapa sería donde Martin exhibiría todas sus bondades como productor dejando su huella en cortes como “Chosen time”, “Doubts Even Here” o “Denial” dándole al disco ese ambiente nebuloso, sombrío y lúgubre en donde aflora la incertidumbre, tristeza y desesperanza. Movement marcó el fin de la relación de la banda con Hannet como productor, él ya les había “enseñado” todo lo necesario para que enrumben el camino que el destino les había preparado.
La portada del álbum fue diseñada por Peter Saville y está basada en un póster futurista de Fortunato Depero. La “F” hace referencia a Factory Records/ Factory Communications Limited y la “L” representa el número 50 en romanos, que era el código de clasificación que se le había dado al disco, FAC50. Las barras o rayas de color azul fueron elegidas por la banda, aunque las primeras copias en Estados Unidos tenían el mismo diseño pero en color marrón sobre un fondo marfil. 

MOVEMENT (Factory Years-2008)
En el 2008, Rhino Records comenzó el proyecto de reeditar todos los álbumes que New Order creó bajo el sello Factory, en ediciones para coleccionistas. La reedición de Movement es una versión remasterizada y expandida compuesta por dos discos, el primero contiene el álbum en su versión original mientras que el segundo está compuesto de singles que no aparecieron en el álbum, versiones 12” y lados “b”. Además de ser presentado en empaque de lujo y una extensa nota de Ian Harrison sobre todos los pormenores de la banda durante la época de la concepción, producción y salida del disco.
Se inicia el álbum con “Dreams never End”, una canción de instrumentación sencilla y efectiva, y que es cantada por Peter Hook de manera sombría. “Truth” nos evoca lo propuesto en  Closer, percusión electrónica que se une con los sintetizadores para crear sonidos lúgubres, además de la fantasmal voz de Bernard, en su esfuerzo por asemejarse  a la de Curtis. “Senses”  es una pieza melódica poblada por sonidos reproducidos por sintetizadores, cajas de ritmos, efectos, efectivos redobles de batería y una guitarra coquetamente funk. El bajo toma un rol más protagónico tanto en “Chosen time” y “I.C.B” que se rumoreaba eran las iniciales de “Ian Curtis Buried”, y nuevamente en estas canciones se repite la fórmula de construir atmósferas sónicas a base de diferentes sintetizadores, efectos electrónicos, redobles de batería y rasgueos de guitarras. "The Him" es una excelente pieza post-punk, donde otra vez los retumbantes redobles de Morris, y los sonidos fantasmales de teclados se unen en marcha progresiva con  vertiginosas y ácidas guitarras, lo mejor del álbum y en donde otra vez el “espíritu”  de Curtis se trata de apoderar de Sumners. “Doubts Even Here” envuelve con sus sombríos teclados, efectos de sonido, ruidos electrónicos, un bajo que irradia tristeza y la potencia de las percusiones al límite, convirtiéndola en una pieza ideal para ambientar un grisáceo atardecer bajo la lluvia. En este tema Peter Hook tendría nuevamente la oportunidad de cantar y sobre el final de la canción Gillian también se uniría al canto. Cierra “Denial” mostrándonos a un Morris dispuesto a terminar de convencernos que es uno de los mejores bateristas de la historia del rock. Sobre la marcha de la percusión se van encimando los teclados y las cuerdas de guitarra, y una tibia participación vocal de Bernard quien a lo largo del disco demuestra que todavía estaba en la búsqueda  de su propio estilo para cantar. 
El segundo disco, contiene canciones escritas y grabadas por la banda entre marzo de 1981 y abril de 1982. Durante ese periodo, en septiembre de 1981, Factory lanzó un álbum de singles que no habían aparecido en Movement, como “Mesh”, “Cries and Whispers”, “Procession” y “Everything’s Gone Green” bajo la denominación FAC53. Luego en 1982, lanzarían 1981 – Factus 8 – 1982, un EP que incluía dos sencillos que serían clásicos de la banda “Temptation” y “Everything's Gone Green”. Pero volviendo al disco, se presentan dos versiones de “Ceremony”, la original y la alternativa, de la misma forma “Temptation” en versiones 7” y 12”.  Siendo los puntos altos de este segundo disco, la marcha fúnebre y criptica titulada “In A Lonely Place”, como para escucharla a  todo volumen mirando imágenes crepusculares de un cementerio, las bailables “Temptation” y “Everything’s Gone Green” (denominada por Tony Wilson como ‘la canción más  importante en el mundo moderno’) que nos muestran los primeros bosquejos y preámbulos de lo que sería la obra de New Order en el futuro: electrónica bajo inspiración post-punk, llevando la música de baile hacia un terreno más introspectivo o como diría Pedro Cornejo en su libro Juego Sin Fronteras “electrodancing depresivo”.
New Order tras su visita a New York en 1981, había recogido influencias del post-disco, “italian-disco” y electro. Stephen Morris había concebido el uso de cajas de ritmos y baterías programadas para enriquecer el sonido de la banda. “Temptation” y “Everything’s Gone Green” eran una clara muestra de todo ello.
TARAS SHEVCHENKO
EL 18 de noviembre de 1981, la banda dio una presentación algo antisocial e inusual en el Ukranian National Home de Nueva York, en donde Bernard nunca saludó ni se despidió del público ni hizo comentario alguno entre las canciones, así como ningún integrante de la banda. Peter Hook se la pasó casi todo el concierto de espalda al público tocando su bajo. El salón y su escaza iluminación ofrecieron un ambiente lóbrego e idóneo para la interpretación de todas las canciones de Movement  y los singles “Ceremony”, “Everything’s Gone Green” y “Temptation”, que fue el tema que cerró el concierto. Llamativo fue también el “look” exhibido por Gillian Gilbert, con un extravagante peinado y gótico maquillaje. 
La tocada fue filmada y lanzada por Factory Records bajo el título de Taras Shevchenko (renombrado poeta de origen ucraniano), presentando 9 temas de aquella noche. Veinte años después esa misma filmación fue editada por Warner Música Vision para ser parte del Dvd New Order 316. Un video imprescindible que debe formar parte de la colección de todo seguidor de la banda, pues sirve como registro histórico de los inicios de los de Manchester.
Hasta aquí la primera parte de la historia, en donde la banda pudo sacudirse y superar paso a paso el fantasma de Ian Curtis y Joy Division para asumir su nueva identidad como New Order e hallando en ese camino su propio estilo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario