miércoles, 6 de febrero de 2013

TWIN SHADOW: CONFESANDO UN VIEJO AMOR



TWIN SHADOW
“CONFESS”
4AD.2012. 
Considerado entre los mejores discos del 2012, Confess es el segundo trabajo de Twin Shadow el proyecto personal de George Lewis Jr. En donde sigue la senda trazada por su antecesor Forget (2010), es decir realizar un reciclaje sonoro a lo mejor de la New Wave, reflejando claramente su influencia musical con ese estilo ochentero pero por sobre todo haciéndolo sentir vigente y fresco a la vez (acaso ¿seguir reciclando el pasado es lo que les queda a las bandas indie-pop?).
Natural de República Dominicana George Lewis Jr. se crió en Florida, USA. Sus primeros “pininos” musicales los realizó cantando en el coro de su Iglesia, mientras su adolescencia la pasó escuchando música punk, Bob Dylan, The Beatles, Boyz II Men, Keith Sweat y Boby Brown.  En el 2000 se mudaría a Boston y conformaría una banda, Mad Man Films con la que lanzaría dos grabaciones independientes. Lewis también grabaría música para teatros y películas. Pero el trasladarse a vivir a Brooklyn, New York en el 2006 fue el punto de partida para iniciar su proyecto, Twin Shadow.   
FORGET: OLVIDAR EL PRESENTE
Portada del primer álbum
Lewis la tenía bien clara para dar marcha a su proyecto musical, sonar new wave y ser un “crooner” y así le salió su primer álbum. En Forget los sintetizadores toman gran impulso sonoro y el canto “Crooning”  de Lewis se superpone sobre la música, dándole una especie de atmósfera “shoegaze” al disco. Aunque también luce íntimo y nebuloso. Para la producción de este trabajo, Lewis contó con el apoyo de Chris Taylor de Grizzly Bear y finalmente se editó bajo el sello Terrible Records.
Grabado en  Terrible Studios, un dormitorio y en un hotel, Forget  ofrece al oyente un banco de sonidos new wave y new romantic en donde uno pueda sentirse que está en los ochentas. Destacan la oscura “Tyrant Destroyed”, “When we’re dancing” y “Yellow Balloon” de clara influencia Human League, así como  “Castles In The Snow”,  “For Now” y “Slow” canciones estas dos últimas en donde el canto de Lewis esboza ciertas aproximaciones con Morrissey.  Forget tuvo una muy buena recepción por parte de la crítica especializada y Twin Shadow fue considerada por la revista Rolling Stone como “la banda de la semana” en Octubre del 2010. Mejor debut no pudo tener la obra de Lewis.
CONFESS: RUN TO MY HEART (TO NEW WAVE)
Confess es la continuación de Forget por algo empieza con el tema 12
Desde el tracklist de la contraportada del disco, Twin Shadow grita a los cuatro vientos que esta obra es una continuación de su primer trabajo, pues si observamos la mencionada lista de canciones veremos que empieza con el número 12 (su álbum  Forget  trae 11 temas). No hay nuevos caminos que explorar, el camino  ya había sido señalado, seguir dándole al new wave y la new romantic, pero con sonidos un poco más sofisticados para sonar más fresco, seguir siendo  “ochentero” pero con mayor vigencia sonora en esta nueva década del siglo XXI. 
Esta vez sin la ayuda de Chris Taylor, el álbum ha sido auto-producido, y editado bajo el sello 4AD.  El cambio de productor se nota al ser Confess un disco más extrovertido y agresivo dejando atrás la intimidad y brumosidad  exhibida en Forget. Para este disco, Lewis se inspiró en su cercana experiencia con “el más allá”, al sufrir hace algunos años un accidente de motocicleta cuando viajaba con un amigo en Boston. Según Lewis, la moto resbaló, y en ese momento su cabeza se llenó de las palabras que quería decirle, que deseaba  “fuesen directamente a su corazón”. Ese relato lo cuenta en el video de “Five Seconds”.
Lewis para este nuevo trabajo añade otras influencias de sus amados ochentas como Prince, Bruce Springsteen, Simple Minds o A Flock Of Seagulls. Por ello Confess exhibe sintetizadores con mayor vitalidad, guitarras eléctricas más protagónicas y vertiginosas pero en sus letras sigue confesando amores imposibles y ficticios. Un aspecto destacable del disco es la exquisitez vocal que está vez exhibe Lewis, cantando sin inhibiciones y asumiendo más que nunca su posición de “crooner”, siendo sus puntos altos en “The One” y su canto épico y emocionante en “Be Mine Tonight”.
La guitarra tiene un rol más protagónico en Confess
Vigorosos sonidos de sintetizadores dan una correcta apertura a “Golden Light”, que luego es sacudida por una atronadora percusión y un pegajoso coro. Prosigue “You Call Me On” con sus riffs de guitarra eléctrica a lo A Flock of Seagull acompañado otra vez de una potente percusión. Una de las mejores del disco es sin duda  “Five Seconds”  una gran pieza de baile synth-pop, cuya estética descansa en su estilo new wave, sonidos de los 80’s y esas líneas aceleradas de guitarra y sintetizador, adrenalina pura y  que resume en buena cuenta lo que musicalmente es Confess, un collage ochentero. Haciéndonos recordar ese gran  amor que le tenemos a la new wave y la new romantic,  aquella música con la que muchos crecimos y nos formamos musicalmente.
Otras canciones sobresalientes de Confess son “The One”, una hermosa canción que hace recordar a The Smiths, por la interpretación vocal que hace  Lewis a lo Morrissey y por su instrumentación.   “Beg For The Nigth” nos ofrece una serie de artilugios electrónicos y sonidos synths galopantes unos sobre otros, otra pieza bailable. Mientras que los cándidos sonidos de sintetizadores de  “When The Movie’s Over” nos evoca al mejor pop ochentero y  en “Be Mine Tonight” la voz de Lewis luce como un luminar en medio de toda la instrumentación de sintetizadores, la entona con tal emotividad y tono épico, sobre todo cuando repite el estribillo “…Be Mine Tonight…”  que la hace digna de ser tarareada con el corazón. El álbum finaliza con  una canción oculta, “Mirror In The Dark,” que no es tan buena como las demás canciones del disco a pesar de mostrarnos interesantes arreglos de sintetizadores, guitarras y percusión programada, pero igual se agradece la “yapa”.
Twin Shadow nos lleva sin prejuicio alguno a lo mejor de la new wave de los 80’s. Su música logra una estética y brillantez  que conmueve. Lewis ha alcanzado con Confess fortalecer su papel de “crooner” dentro de la escena indie-pop. Podría pues escuchar este disco una y otra vez. Pero es porque suena al pasado y eso me hace reflexionar si sólo nos queda oír cómo las bandas indie-pop  redefinen los sonidos añejos y nos lo muestran en una nueva presentación.   



No hay comentarios:

Publicar un comentario