jueves, 28 de febrero de 2013

THE CURE: FAITH 1980 – 1981 (Parte 3)



La fe es tener confianza en algo o en alguien. Aunque el proyecto para el tercer álbum de The Cure no tenía título, el tema de la creencia merodeaba en la mente y sentidos de Robert Smith, como figura a ser explorada en su próxima entrega. “Estuve pensando acerca de cuando uno es más joven y es con frecuencia adoctrinado y animado a confiar en algún ‘otro’ ser. Quería obtener diferentes expresiones de esa confianza, para entender  por qué la gente la tenía, encontrarlo fue verdaderamente una tarea para mi” diría Smith al respecto.  


“QUERÍAMOS SER FÚNEBRES PERO APASIONADOS…” Robert Smith
Algunas cosas que habían pasado a los integrantes de la banda influenciaron en los pensamientos de Smith. Vayamos por partes, el 9 de septiembre de 1980, la banda comenzó con los ensayos de lo que sería su tercer álbum, pero el cuarteto que concibió el espléndido “Seventeen Seconds” se redujo a trío por la partida del tecladista Matthieu Hartley al finalizar el tour a Australia. Smith recuerda que “algo había cambiado… Matthieu no parecía disfrutarlo al igual que nosotros. Todo fue difícil  y esto nos fue conduciendo al resto de nosotros hacia la locura”. Luego siguieron algunos ensayos en estudios Morgan en Londres, de donde saldrían “Primary”, “All Cats Are Grey” y “The Holy Hour” pero para Smith las versiones sonaban pobres, “queríamos ser fúnebres pero apasionados, y simplemente las cosas no funcionaban” diría Smith.   
1980 había terminado con Smith con la mente perturbada por su proyecto que parecía no encontrar rumbo, pero el tema de las creencias seguía invadiendo a Smith, quien tenía sed de entendimiento de algo que le resultaba inexplicable.
Cuando la banda retornó a estudios Morgan, el 2 de febrero de 1981, el trío se vio afligido por  las muertes de amigos y parientes, entre ellos la abuela de Smith, además de diagnosticarse  una enfermedad terminal a la madre del baterista Lol Tolhurst. “Durante ese periodo, asistía a la iglesia local porque quería sentirme conectado…tenía conocimiento religioso, pero quería sentir lo que  los demás experimentaban. Quería algo en que creer…entendí que toda la gente que estaba en la iglesia creía en un personaje ‘eterno’. Comprendí que no creía del todo en ese ser ‘eterno’, y estuve asustado. Un día escribí las letras de ‘Faith’, supe que tenía el titulo de la canción” recuerda Smith, quien tras observar a los creyentes empezó a estructurar sus pensamientos de manera más coherente, y los escribió bajo la forma de liricas. Smith ya tenía cristalizada la esencia del álbum en su mente, pero las sesiones en febrero no irían bien a causa de la creciente adición a las drogas y el alcohol por parte de la banda.  
A pesar de los desafíos, The Cure encontró confianza y optimismo en el productor e ingeniero Mike Hedges quien había grabado con ellos los dos álbumes anteriores, y además les enseñaría algunos trucos de grabación. Pero a pesar de ello, la banda seguiría sumergida en sus excesos, y no tendrían completados ni seis canciones, hasta que se acabó el tiempo en estudio Morgan y tuvieron que ir a otros para acabar con el álbum, perdiéndose mucho tiempo probando los equipos de cada sala de grabación.
En medio de todo Smith vivía sintiéndose cada vez más enturbiado por su vacío existencialista, paradójicamente parecían que todos estaban divirtiéndose en las sesiones de grabación del álbum, pero estás resultaban realmente perturbadoras para el joven líder de la banda. Todas esas malas “vibras” inundarían el aire que se respira en el disco.
La banda estuvo exhausta tratando de completar el proyecto. Smith terminaría de hacer las voces en  los estudios Abbey Road  sintiéndose vacío por dentro pero sabiendo que estaba cerca de alcanzar lo que quería.
FAITH
El álbum más depresivo de la historia del rock fue lanzado el 11 de abril de 1981 en el Reino unido, entrando al chart dos semanas después y alcanzando la posición N°14, el lugar más alto que había logrado uno de los álbumes de The Cure.
Smith logró con Faith una de las obras más depresivas del rock
Smith había logrado hacer el álbum más triste de toda su carrera, con la excepción del tema “Primary”, pero también un disco espiritual y que tiene en la búsqueda de la niñez perdida otro tema que es abarcado en Faith.
La grisácea portada del álbum la compone una foto de la abadía de Bolton en la niebla y prácticamente nos da una idea de cuán lúgubre será el mundo sonoro que exploraremos, quizás aquel que sirva de fondo musical para los momentos en que nos hemos sentidos solos, faltos de amor, desconsolados, deprimidos, nostálgicos, melancólicos, en fin esa tristeza que a veces lucha por acompañarnos o a veces masoquistamente queremos que siga con nosotros.
Horrorosa, claustrofóbica, angustiante, emocionalmente intensa pero a la vez estéticamente bella, así es la música de Faith, un disco como nunca antes se había hecho.
El periodista John Gill de Sound diría sobre Faith: “lleva un mensaje de profundas raíces de esperanza y creencia”. Con respecto a su obra Smith señalaría: “Amo el álbum, aunque en aquel tiempo realmente no estaba seguro que habíamos hecho lo correcto. Probablemente no fue tan extremo como esperaría que fuese”.
Faith dio lugar a dos tours: el Primary Tour  que abarcó solo Uk y Europa, y el Picture Tour donde se le añadirían USA, Australia y Francia
FAITH – RE ISSUED (RHINO RECORDS 2005)
Relanzado en Uk el  25 de abril del 2005 y el 26 en Estados Unidos como parte de las series Deluxe Edition, como para celebrar sus 25 años de lanzamiento. La edición está compuesta por discos y un folleto que contiene el contexto del álbum desde la perspectiva de Robert Smith, el primero incluye la versión remasterizada del LP original, y trae como bonus track la canción “Carnage Visors". 
Abre el disco “The Holy Hour” con un tenso bajo que va marcando la pauta de la canción y que se enlaza con un tenue y denso sonido de teclados, para luego unirse a los sencillos acordes de la guitarra de Smith y su fantasmal voz que nos introduce a una extraña atmosfera sonora, pero que la veloz guitarra de “Primary” se encargará de desaparecerla y sacudirnos del letargo, además de la peculiar voz de Robert y un bajo que suena espectacular. En “Others Voices” otra vez el bajo de Gallup se encarga de construir la atmosfera sonora pero ahora algo más brumosa y amenizada por los cantos fantasmales de Smith, teniendo como fondo los minimalistas golpes de batería de Tolhurst.
El aporte de Smith en los teclados fue genial 
Golpes de Batería y teclados nuevamente en clave minimalista nos introducen a la sombría “All Cats Are Grey” que poco a poco se va desvaneciendo hasta que el triunfal y sinfónico sonido de los teclados nos anuncian “The Funeral Party”, una conmovedora y triste pieza, en donde el canto de Smith parece lamentarse por perdidas ya sea de personas y oportunidades. Es un verdadero himno a la melancolía extrema y para colmo puede festejarse, que tienen otra vez como fondo el punzante bajo de Gallup y los golpes secos de batería de Lol. A mi gusto la mejor canción del álbum y que cada vez que la escucho me hace sentir emociones indescriptibles. Como para no dejarnos tan abrumados el pegajoso ritmo de “Doubt” nos hace olvidar en algo la pena, y nos muestra a un Smith cantando desenfadadamente. Pero como para no creérnosla, Smith otra vez nos quiere atormentar con el melancólico y fúnebre sonido de “The Drowning Man” elaborado por cajas de ritmos, guitarras, bajo y otros sonidos electrónicos de sintetizador, además del tortuoso y depresivo canto de Smith, y con esos fondos de ecos de voces espectrales que se dejan oír sobre el final del tema. Simplemente suena depresivamente genial. Se cree que Smith se inspiró  en una serie de novelas de Mervyn Peake, para componer la canción. Otra canción que goza de mi absoluta preferencia.
Finalmente “Faith” cierra el tema con su lúgubre introducción instrumental que da paso a al canto quieto pero desesperado de Smith, la melodía irá de manera cíclica a lo largo del extenso tema, sin llegar a caer en lo monótono. El tema extra “Carnage Visiors: the soundtrack” es un extenso delirio sonoro que se prolonga por casi 28 minutos y que nos muestra a unos Cure capaces de dar rienda suelta a sus oscuras alucinaciones sin ninguna ambición más que el de la autosatisfacción sonora. El track venía como bonus de la edición en casete de “Faith” de aquella época.  
El segundo disco está una colección de demos, canciones en vivo, y el single “Charlotte Sometimes", aterradora canción que no fue incluido en ninguno de los álbumes de la banda. Las versiones en directo de “All Cats are Grey”, “Other Voices”, “The Funeral Party”, “The Drowing Man” y “Faith” son sencillamente extraordinarias, The Cure sonaba genial en concierto. Hay que destacar también otra toma en vivo, “Forever” canción que no forma parte de ningún álbum, pero es una muestra de lo infernal que podía sonar la banda.
“Faith” forma parte de la trilogía cumbre de Smith, un álbum que para Smith no sonaba tan extremista como se lo había propuesto pero que el destino se encargaría de recompensarlo con su siguiente y tormentoso acto llamado “Phornography”. Smith no llenó su vacio existencial ni llegó a comulgar con la deidad con “Faith”, pero sí logró acelerar con este álbum, el número de sus fieles seguidores a su creencia depresiva y sonora. “Faith” es un álbum auténtico, único e inigualable. Amén. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario