viernes, 8 de febrero de 2013

SE ACABÓ EL SHOW: CUANDO LA ANARQUÍA TERMINÓ CON EL ROCK SUBTERRÁNEO



SE ACABÓ EL SHOW, 1985 EL ESTALLIDO DEL ROCK SUBTERRÁNEO
CARLOS TORRES ROTONDO
MUTANTE. 2012.

Este libro relata el estallido del rock subterráneo centrándose en las cinco bandas emblemáticas de la llamada  “primera camada”: Narcosis, Leusemia, Autopsia, Guerrilla Urbana  y Zcuela Crrada. Y sitúa como punto de quiebre el año 1985, cuando la escena es fortalecida con la producción de las primeras maquetas y seguidillas de conciertos. SE  ACABÓ EL SHOW  es una crónica narrada por los propios integrantes de las agrupaciones mencionadas además de otros personajes entre músicos, intelectuales, artistas y seguidores que formaron parte de dicha escena rockera. Pero también es una radiografía del nacimiento, vida y podría decirse muerte del ¿movimiento? subterráneo.
SE  ACABÓ EL SHOW   remonta sus antecedentes hacia los finales de los años  setentas e inicios de los ochentas, cuando algunos rockeros y aficionados siembran la idea de cantar rock en español a través de  fanzines como Rock, Rock del Sur, La Hojita Eléctrica, Costra entre otros de corta duración. Así como la aparición de las bandas como Frágil, Up Lapsus y Anarquía, y los orígenes de la discoteca No Disco, fuente del punk rock y la new wave que influiría notablemente en la música que crearían las bandas subterráneas. Otro factor determinante fue el intercambio de discos  y “pirateada” de cintas entre adolescentes y jóvenes melómanos quienes finalmente serían los principales artífices de la escena subterránea. Todos estos elementos contribuyeron en el posterior estallido del rock subterráneo.
La primera maqueta compilatoria
Carlos Torres ha colocado en orden cronológico las declaraciones de los protagonistas, obtenidas en distintas entrevistas, dándole  una apropiada secuencia al relato permitiendo al lector la eficiente contextualización de los hechos.  El libro ofrece un sinnúmero de detalles interesantes  de  acontecimientos míticos como “El Rock en Río Rímac”, los festivales “Bestiarios” o “El rock Subterráneo vuelve atacar Lima” en la concha acústica del parque Salazar, entre otros.  Así como los pormenores de la producción de las primeras maquetas y el LP de Leusemia, el único editado bajo un sello oficial.
SE  ACABÓ EL SHOW  contiene fotografías inéditas y un diseño que respeta la estética subterránea de los fanzines.  Su presentación es impecable y  va desde la calidad de su papel (por fin uno en que no se queda impregnado la huella del dedo) hasta su excelente encuadernación.. Ironizando quizás sea la publicación menos subterránea que trata sobre lo subterráneo. Pero su riqueza recae en la valiosa información que contiene y que dejará más que satisfecho al melómano lector. Sobre todo para quienes nos iniciamos en el rock escuchando música subterránea cuando éramos casi unos niños. Es una lástima que algunos hayan limitado sus comentarios sobre el libro a su aparente elevado precio, que lo será para quienes no valoran  realmente la calidad de esta publicación. 
Primera Dosis- Narcosis
 “Se acabó el show…” era el estribillo de una de las canciones de la banda Guerrilla Urbana y creo también se convirtió sin querer en una frase profética de lo que ocurriría con la escena subterránea al año siguiente de su estallido ocurrido en 1985. El caos y la anarquía que proclamaban las bandas “subtes” como actitud frente al sistema se infiltró dentro del mismo movimiento, ocasionando su posterior ocaso. Todo lo forjado por las primeras bandas subterráneas y sus seguidores se fue destruyendo por las insensatas pugnas entre los llamados “misio-punks” contra los “pitu-punks”, la lucha de clases se trasladó a la escena subterránea, algo que nunca debió ocurrir. Además de las confrontaciones de egos, celos, “falta de brújula”  y porque no decirlo parte de la idiosincrasia autodestructiva peruana. Todo se convirtió en un pandemonio y esa unión que existió al inicio se convirtió en una serie de grupos sectarios caracterizados en muchos casos por el radicalismo sin razón y el resentimiento social.
Segundo compilatorio de grupos subtes
Tras la lectura de SE  ACABÓ EL SHOW  uno se queda con un sinsabor y cierta amargura al saber que por causas realmente estúpidas se perdió la gran oportunidad de consolidar una escena rockera peruana e independiente así como existe en otros países, y que si bien luego surgieron otras bandas que propusieron sonidos más innovadores hacia  finales de los ochentas, y se hicieron otros intentos en los noventas, la oportunidad ya se había perdido.    

 
LP de Leusemia, lanzado por el sello el Virrey


No hay comentarios:

Publicar un comentario