lunes, 29 de diciembre de 2014

BÚHO ERMITAÑO: HORIZONTE-Reseña

HORIZONTE
BÚHO ERMITAÑO
G.O.D. RECORDS (2014)
Que gusto encontrar discos como estos dentro de la escena nacional, que no suenen a más de lo mismo, ni recalcitrante post-punk, ni a "revivals". La banda limeña Búho Ermitaño a pesar de paradójicamente no ofrecernos algo innovador o vanguardista en su disco debut Horizonte, sí nos presenta algo diferente, poco explorado en nuestro medio y con resultados más que satisfactorios y eso es más que meritorio. Además de contar con el apoyo de un sello griego (¡!) para su edición.
¿Qué de novedoso tiene Horizonte?  El explorar a través de sus 7 temas con diversos estilos, donde música exótica y andina puede juntarse con cumbia, mezclándose con sonoridades progresivas, psicodélicas, post-rock y hasta folk. El jugárselas con 5 temas que sobrepasan los 10 minutos y otros dos que pasan los seis. Cada uno ellos siguiendo el espíritu del rock progresivo de estructurar piezas musicales, cada una con sus respectivas partes, capítulos, episodios o cómo quisiéramos llamarle, que no se observan en el tracklist, pero una atenta escucha nos dará la alerta de los cambios que van experimentado las composiciones durante su ejecución. 
El proyecto fue iniciado en el 2008 por Franz Nuñez (guitarra, quena, charango) y Diego Pando (guitarras eléctricas y acústicas, bajo, charango), pero no será hasta febrero de 2012 que se presentan con el nombre de Búho Ermitaño en un concierto en el distrito limeño de Barranco. En el disco participan también Irving Fuentes (Sintetizadores, charango, guitarra y bajo), Leonardo Pando (bajo, guitarra, sintetizador) Juan Camba (Batería), Ale Borea (percusiones exóticas) y contó con la colaboración del ex Espira, Serpentina Satélite y Ahora Registros Akásicos Aldo Castillejos en la batería de algunos temas.
Abre el álbum la extensa "Kharisiri" peculiar por su reposada y etérea música, cuyas sonoridades de influencia oriental evocando característico folklore hindu que por momento se mezcla con la cumbia, donde las guitarras y tambores girarán hacia ritmos más acelerados y por momentos bailables, donde unos esporádicos teclados espaciales le darán un toque psicodélico al tema, y las cuerdas irán llevándonos por ensoñadores parajes exóticos. En "Odisea del Espacio" se despachan más de 14 minutos de lisérgico Krautrock, sobre el minuto 10 unas retorcidas guitarras mutarán hacia una expulsión de corrosivos feedbacks, punzantes bajos y abrasivas cuerdas hardrockers. La breve y minimalista "Kundalini" -tocada solo con órgano- servirá de correcto interfaz para conectarnos con los espaciales tambores y delirantes charangos de "Impresiones de Marcahuasi", instrumento éste útlimo que durante tramos de la pista se mandará con unas espectaculares "ráfagas" sonoras haciendo mayor nuestro festín auditivo, aunque esa eclosión de sonidos de irá diluyendo para desembocar hacia atmosferas más sosegadas. 
Un ecleticismo que resulta alucinógeno expulsa Búho Ermitaño en su disco
En "Camino a la Montaña" la banda prosigue por las pausadas sonoridades  que nos dejó el tramo final del tema anterior, pero bajo un clima más lóbrego, donde una lenta marcha tribal irá in crescendo conforme avancen los minutos, y unos momentáneos riffs, sutiles punteos y psicodélicos wah wah aparecerán para crear ambientes más cromáticos. Unas afiladas guitarras siguen una marcha oscilante sobre la base de exóticos tambores y replicantes platillos en la abrumadora "Estampida de Elefantes" que sobre su cierre se "empujen" con unas sabrosas guitarras "noise" como para rompernos los oídos. Finalmente en "Asunción" nuevamente unos adictivos tambores, son una invitación a la danza étnica de rasgos orientales, ofreciéndonos sus siderales punteos de guitarra un psicodélico disfrute.
Quizás algunos temas podrían pecar de pretenciosos, y tornarse sosos por instantes, pero no podemos negar que este trabajo, abstraído del "jammear" con un afán sincero de explorar e ir más allá de lo convencional en la búsqueda de un nuevo horizonte sonoro, nos entrega música embargada por un contundente eclecticismo, que nos hace estar ante una de las propuestas más atrevidas y se podría decir inéditas de la actual escena nacional -Esto sí suena experimental-.

Delira con las eclécticas sonoridades de Búho Ermitaño aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario