viernes, 26 de diciembre de 2014

WILDER GONZALES AGREDA: LIMA NORTE METAMÚSICA - Reseña

LIMA NORTE METAMÚSICA
WILDER GONZALES AGREDA
SSR 37 (2014)
Cuando en 1997 tuve la oportunidad de entrevistar a los integrantes del colectivo Crisálida Sónica, quien me dejó sorprendido por sus ideas extremistas, alucinadas y algunas de ellas disparatadas en cuanto a experimentación sonora, fue sin duda Wilder Gonzales, quien por esa época lideraba Fractal, proyecto en el que ensayaba música totalmente abstracta, por momentos inquietante pero arriesgándolo todo en pos de la innovación sónica. Con el tiempo el buen Wilder desarrolló otros actos experimentales como Avalonia, Peruvian Red Rocketts, entre otros y lanzaría su propio sello Superpace Records por donde ha publicado sus obras y la de sus compañeros en la lid del ruido. 
“Ideado y ejecutado entre los años 2009 y 2012 en Los Olivos (distrito del cono norte limeño), Lima Norte Metamúsica trata de abstraer las sonoridades y ruidos provenientes de la  congestionada urbe en mención, del ambiente y enturbiado estado que resulta vivir en una “jungla de cemento” y los avatares que ha ocasionado la modernidad en ella, de ahí que varias piezas nos resulten claustrofóbicas, sórdidas y colindante con lo tanático, sino como explicar las perturbadoras sensaciones que ocasiona la delirante “Aves Mares Voz” y la angustiante “All I Want”, llevándonos casi al borde de la paranoia. Las interferencias de ondas electromagnéticas que se repiten una y otra vez en “Pangea”, los cíclicos teclados de la oriental “Noguchi”, las repetitivas voces ininteligibles de “Sé Tu Propio Tótem” que resultan por momentos de una insania espeluznante, de aquellas que solo podemos experimentar cuando nos hemos amanecido trabajando e intentamos conciliar el sueño y solo entre nuestra cabeza y la almohada, resuenan una y otra vez en nuestros oídos, tortuosas e indescifrables conversaciones. Ruidos “martillantes” se suceden uno tras otro en la alienígena “Mi Frecuencia”, más desasosiego es plasmado en el ambiente con el breve ensayo de sonidos incoherentes de “Súpermenta”. Es decir esta obra se constituye en un viaje hacia la demencia.
Definitivamente Lima Norte Metamúsica no es una obra apta para puristas ni oídos acostumbrados a lo convencional sino para aquellos que están dispuestos a ir más allá de sus paradigmas sonoros, a probar con emociones raras, por momentos quizás incomodas, todo en búsqueda de nuevas sensaciones. Wilder demuestra que su entusiasmo por la alucinación musical y su radicalismo permanece incólume, creando música capaz de trasportarnos por los senderos de la vesania.        

Realiza un viaje hacia sonidos realmente radicales haciendo click aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario